Antologías: Verbum – Relato “La gótica” de Pilar Pedraza.

Verbum: "La gótica"

Verbum: “La gótica”

 

Datos del relato

  • Autora: Pilar Pedraza
  • Año publicación: 2016,  Fata Libelli
  • Lengua: Castellano
  • AntologíaVerbum
  • ISBN:  9788494415722
  • Fecha de lectura: Noviembre de 2016

 

 

 

Como todos los días, hoy me he despertado intentando adelantarme lo máximo posible al amanecer de mi pequeña. Normalmente con una hora suele ser suficiente para prepararme, ordenar un poco la casa y prepararle el desayuno. Hoy mis planes se han visto truncados por una grata sorpresa que he encontrado entre las notificaciones de mi teléfono.

Un nuevo libro te está esperando. Fata Libelli. 

Sabía de qué libro me estaban hablando, algo que había estado esperando desde que decidí suscribirme a esta pequeña pero inmensa editorial. Y es que para mí, esta antología es especial. No solo porque creo profundamente en los motivos por los que decidieron publicarla, es algo personal, una duda que tengo desde que me he convertido en lector compulsivo de literatura de género. Duda que he comentado en varios de mis artículos, que tiene que ver con el idioma, con la traducción y sobre todo con el traductor.

Pues sí, casi todo lo que leo es Ciencia Ficción y Fantasía traducida al castellano de autores que escriben en inglés y cada vez que termino una novela me pregunto lo mismo, ¿Me ha gustado la obra o la traducción?

Desde que descubrí Cuentos para Algernon, esta pregunta se ha ido poco a poco aclarando en mi cabeza. Son muy importantes tanto autor como historia, sobre todo en los géneros que acostumbro a leer, pero la traducción puede convertir algo brillante en algo mediocre y viceversa. Por eso estoy convencido de que además de que Marcheto elige muy bien los relatos que traduce, gran parte de la culpa de que me gusten casi todos, es por la manera que tiene de traducirlos. Una delicia.

Ahora entenderéis por qué esperaba con tanta ilusión la publicación de esta antología de relatos escritos originalmente en el idioma que utilizo tanto para pensar como para expresarme. Tener la oportunidad de leer grandes historias escritas por autores hispanos, en el idioma en el que se gestaron en sus cabezas, me parece un privilegio. Además, creo que debemos apostar por ellos, tal y como dicen las propias editoras:

Fata Libelli nació como una editorial especializada en digital, cuentos de ficción especulativa y traducciones. Ahora bien, ¿tiene sentido apoyar la literatura de género solo mediante textos traducidos? Si estamos dispuestos a arriesgarnos por fomentar la lectura de cuentos de fantasía, terror y ciencia ficción, ¿no deberíamos contribuir a dar a conocer autores hispanos? Nuestro proyecto es fluido y por eso en 2015 abrimos una convocatoria de recepción de manuscritos originales en castellano que poco a poco se fue transformando en una antología. Justo la que tienes ahora entre manos, querido lector. Vaya por delante que esta no es una antología de «lo mejor de tal», ni de «lo más representativo de cual»; no aspiramos a hacer temblar el panorama de la literatura de género ni a sentar cátedras de ningún tipo. Nuestro impulso es más modesto: una recopilación de textos y autores que nos gustan y que queremos compartir con esa comunidad de lectores que nos han ido apoyando desde el comienzo de nuestro periplo.

Así que arriesgándome a tener que dejar las camas sin hacer (aunque parezca que no, es algo muy peligroso, mi mujer es de armas tomar y mi hija se parece más a ella que a mí, gracias a dios), me he lanzado a leer el primer relato, “La gótica” de Pilar Pedraza, una autora que no tenía el gusto de conocer y del que os hablaré a continuación. Mis conclusiones sobre idioma y traducciones las expondré al terminar la antología.

“La gótica” de Pilar Pedraza

No sé exactamente el motivo que me hizo fijarme en esta escritora desde que supe que uno de sus relatos iba a estar incluido en “Verbum”. Es posible que fuera el hecho de que ejerce como profesora de Cine en la Universidad de Valencia. Es algo que siempre me llama la atención, tal vez porque en las facultades de ingeniería no suele haber mucho “docente creativo”. Espero que sus alumnos sepan apreciar este hecho, a mi me habría encantado en mis tiempos de estudiante (aunque sigo estudiando, espero que para siempre).

Y es que trabajando en la administración pública, más concretamente en el ámbito de la justicia y sobre todo en temas relacionados con víctimas, la educación es algo que me parece fundamental. De momento el sistema penal falla, sobre todo cuando hablamos de víctimas, así que tenemos que centrarnos en la educación de nuestros hijos. No digo que sea labor de los docentes educar a nuestros jóvenes, pero estoy seguro de que muchas veces, son ellos los que despiertan la curiosidad de sus alumnos. Si esa curiosidad se enfoca hacia la lectura, hacia la creatividad o hacia cualquier tema que despierte en ellos algo más que simples intereses académicos, nos facilitará mucho nuestra aventura de ser padres. Y lo digo por experiencia propia.

Así que al ver que esta escritora nacida en Toledo en 1951, además de escribir y enseñar, ha sido Consellera de Cultura Generalitat Valenciana, siento envidia. ¿Una consejera de cultura que escribe relatos de terror y es conocida como “La dama oscura del gótico español”? ¿Dónde hay que firmar?

Teniendo todo esto en mente, me ha costado no saltar directamente al relato nada más descargar la antología. Pero la nota de los editores que acompaña a esta antología ha hecho que tenga que esperar un par de minutos. Os recomiendo que la leáis con toda la atención que merece, no tenéis excusa ya que se encuentra disponible en la web de la editorial (Nota de las editoras). Trata de temas que personalmente llevan tiempo rondando mi cabeza, es más, tengo un artículo preparado que hablar de varios de ellos. Supongo que si os hablo de Premios Hugo, racismo, homofobia y misoginia, no estoy descubriendo nada nuevo… No destripo más.

Una vez terminada y medio asimilada la nota editorial, me he sentado en el sofá, he apartado los relojes y he dejado que el texto me transportara completamente a ese mundo mezcla de realidad y ficción que nos presenta la autora en este relato, dejando solo una pequeña parte de mis sentidos atenta al posible despertar de mi hija, que amablemente me ha dejado terminar el relato 10 minutos antes de reclamar mi presencia desde su pequeña camita de Ikea.

Siempre me resulta difícil categorizar los relatos que leo, pero con el tiempo he aprendido que las categorías son algo a lo que solo dan importancia los expertos y grandes críticos. Como yo no soy experto en casi nada y no escribo críticas sino opiniones, no corro el peligro de que nadie me diga que me equivoco. Si presumes de no tener criterio, como es mi caso, el error no tiene importancia.

Así que partiendo de la premisa de que mi criterio no es algo a tener en cuenta incluso cuando hablamos de textos de Ciencia Ficción, que es el terreno en el que suelo moverme, si hablamos de un texto de este tipo, todavía puedo llegar a patinar de una manera más dramática, espero que sepáis disculparme.

Para mí, este es un relato en el que se mezclan retazos de nuestra historia cercana, con toques fantásticos y con un ambiente de terror de fondo. Fantasía Cotidiana, Oscura e Histórica, mezcladas con Terror. ¡Ahí queda eso!

Ambientada en lo que en mi mente se transforma en la época de la posguerra civil española (la autora menciona el franquismo pero no la época exacta), Pilar Pedraza nos transporta a una sociedad que aunque algunos no llegamos a vivir, tenemos muy viva en nuestros recuerdos gracias a los mejores libros de historia, nuestros padres y abuelos. Esto hace que la protagonista me parezca un personaje todavía más interesante de lo que ya es por sus propias vivencias.

Un personaje que a pesar de tener muchos factores en su contra, decide mantenerse en el camino de lo diferente, lo auténtico y lo políticamente incorrecto en una época en la que esto podía traerte serios problemas, además de los que incluso en la actualidad podemos ver que golpean a las personas que se salen del redil.

Si mezclamos este personaje tan potente con una serie de acontecimientos que le suceden y sobre todo con varios de los personajes que le rodean, tenemos ante nosotros una historia que no os dejará escapar de sus garras. Y es que hay sobre todo otro personaje que me ha parecido impactante, Amara Montoya, una mujer gitana que trabaja en la casa de los abuelos de la protagonista y que nos presenta otro de los principales atractivos que he encontrado en el texto, la riqueza de las diferentes culturas.

El tramo del relato en el que Amara y su cultura toman protagonismo, probablemente es uno de los momentos como lector que más me han impactado. Me he metido tanto en la historia que hasta podía oler y sentir lo que se estaba narrando. He sentido miedo, pero miedo del deseado, del placentero, del que solo este tipo de relatos puede hacerte experimentar. Algo más profundo que una imagen, algo que las palabras hacen que se cree en tu cabeza.

Para no extenderme mucho, simplemente recomendaros que leáis este excelente relato que es el primero, pero no el último relato de terror, que he tenido el placer de leer desde que empecé a comentar textos. La autora me ha parecido excelente tanto en estilo como en capacidad de introducir al lector en la escena. Y un consejo extraído del propio relato que resume lo que me ha hecho sentir:

No os empeñéis en que los muertos parezcan dormidos, porque se despertarán.

Lo releo y vuelvo a estremecerme. Genial.

 

P.D. Hoy las chicas de Fata Libelli han conseguido que desayune solo un café, que no haga las camas y que coma un sandwich mientras escribo esta reseña.

Por favor, procurad sacar las antologías por la tarde o en fin de semana o terminaréis no solo con mi salud, también con mi matrimonio. Y estamos esperando otro niño para marzo, así que a poder ser, hasta abril nada de sacar nuevas antologías (espero que se entienda el sentido humorístico de la frase…), que el primer mes es muy duro, sobre todo para las madres (por un tema físico), pero también para los padres que NO AYUDAMOS A NUESTRAS MUJERES CON LOS NIÑOS, compartimos con ellas la aventura de crear una familia.

Sí, estoy harto de escuchar la frase “ayudo mucho a mi mujer con los niños”. Ayúdate más a ti mismo y aléjate de la idea de que la responsabilidad del cuidado de tus hijos es de tu mujer o compañera.

Yo no ayudo a mi mujer con los niños, ni con la casa, la ayudo (o por lo menos lo intento) cuando tiene un problema o cuando le preocupa algo. El resto son responsabilidades, aventuras y proyectos que compartimos.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook71Share on Google+0Tweet about this on Twitter5Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

Deja un comentario