Cuentos para Algernon, un regalo inesperado.

Cuentos para algernon

Cuentos para algernon

Hay días en los que uno se despierta con el pie izquierdo, incluso puede llegar a haber días en los que uno se despierta contento y poco a poco va sintiendo como cada vez da más pasos hacia la izquierda que hacia la derecha.

Pues bien, no recuerdo si fue lunes o martes, si me levanté torcido o si me fui torciendo, pero lo que si recuerdo de ese día de la semana pasada, es que por casualidad me encontré con un regalo.

Un regalo para mí, un regalo para la ciencia ficción en español y sobre todo un regalo para toda la comunidad de lectores. Un regalo que hizo que mi día terminase con una sonrisa de satisfacción.

Los que seguís el Blog, sabéis que estoy comenzando a recorrer un camino en el que se mezclan mi personalidad de friki compulsivo, con mi actual pasión (además de mi mujer y mis hijos), que no es otra que la de leer.

Todo partía de mi supuesta falta de tiempo para leer. Pero me di cuenta de que con pequeños cambios, podía cambiar las horas que pasaba delante del ordenador, por horas delante de un libro. Y así pasé de no leer nada, a tener que elegir bien mis lecturas.

Pronto me di cuenta de que para no perder el norte, tenía que ordenar lo que iba leyendo, ya que me había convertido en una máquina de devorar libros. Esto tenía que encauzarlo de alguna manera y como buen ingeniero, tenía que cuantificar y estructurar. Sí, cuantificar y estructurar, así soy yo, friki, obsesivo, ingeniero e informático. Lo tienes todo chico…

Así que me he propuesto un reto de lectura bien estructurado para este año. Un reto que no solo me sirva para marcarme un objetivo, una meta. Un reto que sirva sobre todo para que la meta sea la esperada.

Partiendo de ese enfoque, además de leer novelas y libros (con una serie de objetivos a cumplir), me parecía importante leer relatos cortos, que en el género que más me apasiona, la ciencia ficción, son fundamentales bajo mi punto de vista.

Empecé mi búsqueda por librerías y sobre todo por Internet, pero no encontraba nada que llegara a convencerme. Me hice un Máster Cuántico en relatos cortos y tampoco llegaba a encontrar nada. Hasta que la semana pasada, ese día que tenía torcido, ese día que parecía que era mejor que terminara pronto, me topé con el Blog Cuentos para Algernon, ese regalo del que antes hablaba.

La palabra regalo suena muy poética, pero creo que es la mejor descripción que puede hacerse del contenido que su creadora, Marcheto, nos hace a todos. Vamos a tirar de la RAE, como tanto me gusta:

regalo

  1. m. Dádiva que se hace voluntariamente o por costumbre.
  2. m. Gusto o complacencia que se recibe.
  3. m. Comida o bebida delicada y exquisita.
  4. m. Conveniencia, comodidad o descanso que se procura en orden a la persona.
Dádiva que se hace voluntariamente o por costumbre.

Pues sí, la autora nos hace una dádiva voluntaria y totalmente altruista por el simple hecho de que vio la necesidad de que existieran relatos cortos de grandes autores traducidos al español. Además, he de decir que cuando me preguntaba si el libro lo escribía el autor o el traductor, no iba desencaminado. En este caso las traducciones hacen honor a los autores, en todo caso suman y nunca restan.

Gusto o complacencia que se recibe.

También se cumple. El placer que estoy sintiendo al leer los fantásticos relatos que Marcheto traduce para nosotros, es muy superior al que siento al leerlos en inglés. No es que no los entienda, es que no capto la esencia del lenguaje, en muchas ocasiones se convierten para mí en simples textos carentes de estilo. Tal vez sea mi asignatura pendiente, llegar a controlar el idioma no solo para entender, sino para sentir.

Comida o bebida delicada y exquisita.

Sin duda. Y no solo lo pienso yo, que no soy nadie. Su historial en los premios Ignotus, con varias nominaciones y el premio Ignotus 2014 al mejor sitio web avalan mi opinión. Es una mezcla entre comida y bebida, exquisitas ambas.

Conveniencia, comodidad o descanso que se procura en orden a la persona.

¡Taaaaambien!

  • Conveniencia porque todos los días ojeo su Blog, no necesito nada más para abastecerme. Blog.
  • Comodidad porque tengo decenas de relatos cortos a mi alcance, bien ordenaditos por autor, como debe de ser. Relatos cortos.
  • Descanso porque no tengo que seguir buscando, puedo simplemente leer.
  • Orden porque además de traducirlos, se ha molestado en hacer varias recopilaciones, en diferentes formatos, listos para descargar. Antologías Anuales.

Así que solo queda agradecer a Marchotus su labor, no sin antes recomendaros una entrevista que le realizaron en el blog Donde acaba el infinito, otro de los Blogs por los que me suelo dejar caer.

Gracias, gracias y mil veces gracias.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook156Share on Google+1Tweet about this on Twitter16Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Deja un comentario