El capítulo 21 de La naranja mecánica.

La naranja mecánica

La naranja mecánica

Decidí crear esta entrada nada más terminar de leer La naranja mecánica. La edición de la novela que tengo, viene con un prólogo escrito por el autor en el que explica las diferencias entre el libro original, el libro publicado en estados unidos y la película de Stanley Kubrick.

Me sorprendió muchísimo  la manera que tiene el autor de referirse a ese capítulo 21, que al final da un giro inesperado a lo que muchos conocíamos como el final de la obra gracias a Kubrick. Os recomiendo que no leáis el prólogo hasta terminar el libro, ya que se cuenta el final.

Yo, como no, leí el prólogo antes que la novela, no esperaba que el propio autor se dedicara a ir destripando sus libros antes de mostrar el texto, así que decidí escribir un borrador de esta entrada sin leer el capítulo 21, para no estar contaminado.

Partimos de la base de que La naranja mecánica es el trabajo más famoso de Anthony Burgess, probablemente porque la adaptación de Kubrick de la novela tuvo un gran éxito. Es su ópera prima, pero a su vez es el trabajo del que más ha renegado.

La novela está inspirada en un desagradable incidente que sufrió el propio Burgess durante la segunda guerra mundial, cuando mientras paseaba con su esposa por Londres, fueron atacados por 4 marines estadounidenses que violaron a su mujer, que estaba embarazada en ese momento y le provocaron un aborto

No es de extrañar que este incidente pudiera originar una de las obras más violentas y más representativas de una futura sociedad con una visión de la moralidad bastante alejada a la de hoy. Es una distopía oscura, desagradable y llena de detalles que pueden haber sido originados por el propio sufrimiento del autor.

Ultraviolencia

Ultraviolencia

Teniendo en cuenta todo esto, supongo que la novela fue un proyecto muy personal de Burgess y cuando su editor estadounidense le dijo que la iba a publicar quitando el último capítulo, tuvo que ser un golpe directo al alma. Pero al final accedió, todos tenemos que comer.

Por una parte me parece extraño que en una sociedad como la estadounidense, donde se fomenta el “final feliz”, el editor tomara la decisión de dejar en el aire la “moraleja” de la novela, pero por otra, supongo que quería dar un toque efectista al relato, como posteriormente haría Stanley Kubrick en la película.

Un Stanley Kubrick que siempre dijo que la edición que él leyó, no incluía el famoso capítulo 21, de hecho, hasta 1986 no se publicó la obra completa en estados unidos . El autor, siempre ha dudado de Kubrick y sus enfrentamientos son ya famosos en el mundillo.

La naranja mecánica de Kubrick

La naranja mecánica de Kubrick

Personalmente me resulta triste ver como se cambia la obra de un autor, imponiendo un final diametralmente opuesto, por el simple hecho de que al editor le parecezca que va a funcionar mejor así. Imagino la de obras que abran sido modificadas, haciendo que no sean lo que el autor tenía pensado y siento pena, mucha pena.

Por otro lado, veo que un genio como Kubrick toma la misma decisión, la de suprimir el capítulo 21, según él porque desconocía su existencia. Supongo que si hubiera leído la obra completa, la decisión hubiera sido la misma, sobre todo viendo como quita importancia a una de sus conversaciones con Burgess, en la que parece que poco o nada le importaba la opinión de este:

Prácticamente no tuve oportunidad de discutir la novela con Anthony Burgess. Me llamó una tarde aprovechando que estaba de paso por Londres y mantuvimos una breve conversación telefónica. Más que nada, fue un intercambio de ocurrencias graciosas. Además no me preocupaba especialmente ese tema porque en un libro brillante como La Naranja Mecánica era muy difícil no hallar las respuestas a las posibles preguntas que pudiera plantear el texto. Estoy convencido de que todo lo que Burgess tenía que decir sobre la historia está plasmado en la novela.

En fin, que cada uno saque sus propias conclusiones, pero que una de las obras más importantes y más representativas de las distopías tenga 2 versiones tan diferentes, me parece curioso. Sobre todo si el autor no comparte una de ellas.

La frase anterior sería un buen final para la entrada, pero creo que debo decir algo antes de terminarla. Me gusta mucho más la novela sin el capítulo 21.

Alex en estado puro

Alex en estado puro

 

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook4Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

Deja un comentario