El problema de los tres cuerpos.

El problema de los tres cuerpos

El problema de los tres cuerpos

 

DATOS DEL LIBRO

  • Autor: CIXIN LIU
  • Año: 2007
  • Edición: NOVA EDICIONES B, 2016
  • Nº de páginas: 450 páginas
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • TraducciónJavier Altayó
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788445076538
  • Fecha de lectura: Noviembre de 2016

 

 

Hoy no respondo de lo que pueda llegar a escribir. Después de pasar el día de ayer cuidando de mi hija enferma (nada grave, fiebre y catarro) hoy me toca a mí. Los niños tienen el “superpoder” de transmitir las enfermedades multiplicadas por 1000, así que aquí me encuentro, con fiebre, mocos, dolor de cabeza y con la sensación de que si juzgamos mi enfermedad por el malestar que siento, no me puede quedar mucho de vida…

Ante esta situación, tal vez una de las peores decisiones que se pueden tomar es la de escribir una reseña de una novela como “El problema de los tres cuerpos”, pero qué le vamos a hacer, cada uno pasa sus enfermedades como quiere o como puede.

Es por ello que puede que esta reseña no tenga nada que ver con las que he escrito hasta ahora. O puede ser que sea porque la novela no tiene nada que ver con lo que he leído hasta ahora. O a lo mejor me equivoco y me sale igual que las anteriores.

De momento la voy a dividir en partes, que ya es un cambio, más que nada porque quiero mencionar lo mínimo posible el contenido de la novela (me parece que es mejor no saber por donde van los tiros a la hora de leer esta historia), pero a su vez, me apetece comentar varios aspectos.

El autor

Estamos en un mundo en el que las tendencias, las modas, son más importantes de lo que nos pudiera parecer. Me considero una persona difícilmente sugestionable, pero hablando de Cixin Liu, tengo que reconocer que sin haber leído nada suyo y casi sin conocer ni su historia ni su obra, tenía ya una idea preconcebida de su calidad literaria desde hacía algún tiempo.

Quiero pensar que el hecho de que hubiera ganado el premio Hugo a la mejor novela en 2015 tenía más peso que las declaraciones de Mark Zuckerberg, poniendo por las nubes el libro o la idea de Barack Obama leyendo la novela mientras tomaba el sol. Pero nunca se sabe.

Después de leer el libro y ya con más argumentos, puedo deciros que me parece un escritor que va a dar mucho de qué hablar. Tal vez no tanto por su calidad literaria (hablaré de esto más adelante, a la vez que de la traducción), ni por la perfección de sus explicaciones científicas, ni tan siquiera por la manera que tiene de ir cerrando cuestiones que se nos plantean (a veces muy cuestionable). Me parece que va a dar mucho de qué hablar porque escribe desde un punto de vista diferente al que estamos acostumbrados.

Es lo primero que me sorprendió del libro, a veces parece que lo que está diciendo no tiene sentido, hay frases que incluso me parecieron como fuera de lugar, pero opino que es más por falta de entendimiento propia que por defecto del autor. No estamos acostumbrados (por lo menos yo) a leer nada de escritores orientales y creo que su forma de ver la vida y por lo tanto de plasmarla en un texto, es muy diferente a la nuestra.

Sé que lo que voy a decir a continuación puede sonar bastante friki, pero cuando era joven (tengo 38, soy “viejoven”), practicaba artes marciales. Ese hecho, además de otras muchas cosas, me enseñó una manera distinta de ver la vida. Recuerdo que una de las cuestiones que más curiosa me resultaba era su escritura. Aquí igual me estoy columpiando ya que hablo del japonés y no del chino, pero había veces que era difícil traducir al español ciertas cuestiones ya que más que palabras, escriben conceptos. Una mezcla entre su escritura, una sociedad tan distinta a la nuestra y los posibles problemas de traducción, puede ser la clave del estilo tan peculiar que me he encontrado en esta novela.

Por otro lado, hay algo que también me ha sorprendido mucho. Tal vez sea una sensación mía pero me ha parecido muy interesante la visión que tiene Cixin de la historia de su propio pueblo. Leer una obra de un autor que procede de una sociedad tan distinta a la nuestra me ha resultado muy curiosa. Sobre todo al ver que hay partes de la historia muy críticas con el sistema.

Tenía la idea de que todavía hoy, China es un país hermético y bastante poco crítico consigo mismo, pero si este texto ha vendido más de 3 millones de copias en su país y ha ganado 8 premios Galaxy (algo así como un Hugo chino), tal vez estuviera equivocado. Es una de las grandes cuestiones que han rondado por mi cabeza mientras leía a Cixin Liu.

La traducción

Siempre que termino un texto traducido me pregunto lo mismo. ¿Cuánta culpa tiene el traductor de que me haya gustado o dejado de gustar?

Este libro es uno de los pocos ejemplos en los que su traducción al inglés ha sido casi tan comentada como el propio libro. Tengo claro que el hecho de que el traductor sea Ken Liu, que a estas alturas no necesita presentación, es muy jugoso, pero aunque sea la primera obra traducida que gana un Hugo, ver esto en la web oficial de los premios me ha resultado curioso:

The Three Body Problem, Cixin Liu, Ken Liu translator (Tor Books)

No digo que la traducción no sea importante, es más, cada vez que leo algo traducido por Marcheto o las antologías publicadas por Fata Libelli, no puedo dejar de pensar que tal vez lo que me gusta es la manera que tienen las traductoras de plasmar la historia, sin menospreciar al autor claro. Pero sí que tengo la sensación de que con esta novela se le ha dado demasiada importancia tanto a los aciertos como a los errores de Ken Liu.

En cuanto a la traducción al español, que es obra de Javier Altayó directamente del chino, me ha parecido muy correcta. Si bien es cierto que no hay excesivos adornos, supongo que es algo obligado debido a la dificultad de la temática de la novela. No sé si es porque el autor tiene ese estilo, o si es porque resulta complicado trasladar ornamentos y florituras del chino al español o si es una decisión tomada a conciencia para hacer más llevadero el torrente de explicaciones científicas. Lo que tengo claro es que funciona.

Además, no veo nada de lo que he leído en algunas críticas sobre las excesivas explicaciones a pie de página de Ken Liu, es más, me parece que los pies de página son muy importantes en la primera parte de la novela.

Y de nuevo vuelvo a preguntarme cuanta parte de culpa tiene Javier en lo apasionante que me ha parecido la novela.

La novela

Había leído que el texto tiene partes de Ciencia Ficción hard y como gran experto en la materia, lo primero que he hecho ha sido buscar lo que significa (sí, ni idea). Gracias wikipedia.

Pues bien, si entendemos por Ciencia Ficción dura a dar mucha importancia a los detalles científicos, sin duda estamos ante una obra dura no, durísima. Es tal vez el aspecto que más me ha gustado de la novela. Cómo el autor logra explicar mediante ejemplos sencillos y analogías, pasajes que de otra forma serían bastante complicados de comprender.

Se da la circunstancia de que además de ser informático, soy muy aficionado a la astrofísica y que por otro lado, procuro mantenerme informado sobre los últimos avances en materia de física cuántica, más que nada orientado a la computación cuántica. A pesar de ello, aunque os puedo asegurar que hay bastante rigor en la mayoría de conceptos informáticos que utiliza el autor, tengo que reconocer que con la física de partículas, las dimensiones y las comunicaciones interplanetarias, me he perdido.

Con esto no quiero decir que no se entienda lo que el autor quiere decir, simplemente no tengo criterio para llegar a imaginar si está diciendo una burrada o estamos a un paso de poder imitar a los protagonistas. Así que he decidido seguir leyendo y no cuestionar lo que el autor nos cuenta, que luego leemos “ansible” y “saltar al hiperespacio” y nos quedamos tan anchos.

Como curiosidad y sin destripar nada (siguiendo los mandatos del maestro David Olier), sí que me gustaría comentar que el capítulo 17 es una especie de orgasmo friki para cualquiera que sienta pasión por el mundo de la computación y aunque hay cuestiones que son más ficción que ciencia, me lo he pasado bomba mientras lo leía.

Dejando a un lado la cuestión científica, tengo que decir que me ha parecido una de las mejores novelas que he leído. Como único punto cuestionable tengo que decir que según va llegando al final, se ve demasiado que está intentando introducir la segunda parte, tal vez por eso a mucha gente le ha parecido que deja demasiados frentes abiertos. Pero de eso se trata ¿no?, de dejar algo para el resto de volúmenes de la saga.

Yo estoy encantado de que sea una trilogía y estoy deseando que salga la siguiente parte de la saga en español. Si ya me da pereza leer artículos normalitos en inglés, creo que una novela de este tipo no llegaría a disfrutarla. Es más, creo que tendría que leerla con un diccionario al lado.

Otro de los aspectos que me han parecido curiosos de la novela, es que a pesar de que el argumento habla sobre materias que no puede decirse que sean sencillas (física de partículas, mecánica cuántica, computación, etc.), no me he sentido perdido en ningún momento. Como comentaba en el artículo “Los 5 estadios del cerebro al leer una novela de Ciencia Ficción“, generalmente los lectores de este tipo de novelas tenemos que pasar por una fase de incertidumbre en la que no conoces muy bien el terreno que estás pisando. Te sientes abrumado por el número de personajes, la construcción del mundo que quiere reflejar el autor, las distintas tecnologías, etc. Pues bien, esa fase que normalmente suele ser bastante larga en novelas complejas, no la he visto en esta. Desde el primer momento me he sentido relativamente cómodo con la lectura, mérito del autor supongo.

Conclusión

Me ha parecido un autor muy interesante y que me apetece seguir de cerca. Está bien que de vez en cuando aparezca algo diferente y con otro punto de vista. Me alegra ver que un escritor chino que no escribe en inglés puede llegar a vender su libro en todo el mundo e incluso ganar un Hugo.

La novela me ha resultado apasionante, no tengo claro si es porque es una gran novela o porque ha acertado en los temas que más me han interesado durante años. Lo que sí que tengo claro es que no es una novela para cualquier tipo de público, es decir, no se la recomendaría a mi mujer, aunque sea un poco friki. Es una novela que incluso puede no gustar a lectores que estén acostumbrados a una Ciencia Ficción más ligera.

Eso si, si eres de los que te gustan las tramas profundas, con carga científica y no tienes miedo de sentirte algo perdido a veces con las explicaciones tecnológicas, esta es tu novela. Un imprescindible del género de la Ciencia Ficción, por lo menos para mí.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook129Share on Google+1Tweet about this on Twitter11Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Añade un Comentario