Velocidad de lectura muy baja por no leer.

Lento como una tortuga

Lento como una tortuga

Pues sí, he comenzado hace poco a leer libros con cierta asiduidad. Con esto no quiero decir que antes no leyera, tal y como explico en el artículo  Pues yo… yo no leo nada. Con esto quiero decir que he me he puesto en serio a cultivar el hábito real de lectura, es más, se pude decir que ahora devoro libros.

Pero antes de arrancar mi aventura de la lectura compulsiva, me planteé el hecho de que como leía muchos libros, mi velocidad de lectura tenía que ser baja, muy baja, lamentable. Así que esa misma noche (los que seguís el blog ya sabréis que duermo poco y tengo mucho tiempo para hacer cosas) empecé con el Máster Cuántico en “Velocidad de Lectura”.

15 webs abiertas a la vez, varias ideas en la cabeza, un par de manuales de Lectura Rápida ya descargados y un descafeinado de esos que ya vienen preparados y fríos en la mesa. Todo dispuesto para comenzar. Empecemos viendo lo que tengo que hacer para leer rápido según los expertos:

  • Reducir el tiempo que los ojos pasan en cada línea: Resumiendo, en vez de hacer una sola pasada, hay que hacer pequeños saltitos e ir sacando fotos mentales de las palabras de la línea (cuanto más abarques de cada línea, mejor).
  • Volver atrás es de cobardes: Hay que procurar no volver atrás, a veces volvemos atrás pensando que no lo hemos entendido y realmente es o porque estábamos pensando en otra cosa, o porque si que lo hemos entendido pero nos ha sonado raro.
  • Intentar ampliar la visión periférica: Yo lo relaciono mucho con el primer paso, a vece se pueden llegar a entender de una sola vez varios grupos de palabras, sobre todo en textos que no sean de ficción, manuales, libros de texto, etc.

De acuerdo, ya tengo la meta para leer más rápido, o por lo menos para dejar de leer lento. Vamos a ver cómo puedo entrenar mi mente y mis ojos para conseguirlo.

En todos los manuales te aconsejan que te leas un texto de unas 2 páginas y anotes el tiempo. Después tienes que seguir un entrenamiento y volver a medir el tiempo. A mí esto no me convencía mucho porque puedes leer sin comprender, así que encontré una serie de test que miden tu velocidad de lectura y luego te hacen unas preguntas sobre lo que has comprendido. Me guardo los resultados para el final del artículo.

Vamos con el entrenamiento:

  • Señala con un lápiz o con un boli la línea que vas a leer (5 minutos): Pues eso, como cuando éramos niños y leíamos en el colegio con el dedo. Eso sí, hay una condición, no debes pasar más de 1 segundo por línea.
  • Repite lo mismo más rápido (3 minutos): Ahora solo tienes 1 segundo cada 2 líneas. Da igual si no entiendes nada
  • Salta con el lápiz (3 minutos): Para entrenar el campo de visión, apunta primero a la primera palabra de la línea y después a la última. Hay que captar todas las palabras y en no más de 1 segundo.
  • Repite lo mismo pero con la segunda y la penúltima (2 minutos): Pues eso, apunta a la segunda palabra y luego a la penúltima.
  • Repite lo mismo más rápido (2 minutos): Lo dicho, lo mismo pero 2 líneas en 1 segundo.

Ya está, en 15 minutos has tenido que aumentar tu velocidad lectora y si no es así, tienes que entrenar más. Pero en mi caso hay un problema… Antes de ponerme con el entrenamiento, hice un Máster Cuántico en velocidades medias de lectores llegando a la siguiente conclusión:

  • Un lector normal lee unas 200 palabras por minuto.
  • Un universitario unas 250 palabras por minuto
  • Un lector ya entrenado puede llegar a leer unas 500 palabras por minuto, estos cursos acelerados prometen hasta 1.000 palabras por minuto (que es una burrada).
  • La campeona del mundo lee 4.700 palabras por minutos, es decir se lee Harry Potter en unos 40 minutos.

Venga, voy a hacer uno de esos test para ver mi velocidad de lectura. Pero de esos que luego te hacen preguntas, que sin comprender ya sé que soy rápido. Espero pasar de las 200 ya que mi mujer que tiene una licenciatura y 2 másteres siempre dice que leo rápido. Así que empecé con el test y el resultado me dejó perplejo:

737 Palabras por minuto y nivel de comprensión del 100%

Vaya, así que todas esas horas leyendo textos científicos, blogs, el móvil y la pantalla del ordenador no han sido tanta pérdida de tiempo… Pues ya verás ahora cuando lo haga después del entrenamiento… ¡Campeón del mundo!

Así que pasé mis 15 minutos reglamentarios haciendo el entrenamiento y volví a realizar el test. Esta vez con otro texto y otras preguntas. Resultado:

726 Palabras por minuto y nivel de comprensión del 100%

Creo que no voy a ser campeón del mundo…

Conclusión: 

  • Los test de velocidad de lectura y comprensión son bastante certeros.
  • Las técnicas de lectura rápida ayudan, pero si ya lees rápido, tienes que entrenar bastante.
  • Lo que más me ha ayudado aunque parezca mentira es la parte de no volver atrás. A veces relees lo leído sin sentido, sin darte cuenta de que si sigues, lo entiendes bien. Ya lo habías entendido bien antes de seguir.
  • Es muy importante la visión periférica. Pero si lees mucho, supongo que ya la tendrás entrenada, así que costará mejorar la velocidad.
  • Y por último, la conclusión de las conclusiones, mi mujer siempre tiene razón, es decir, leo bastante rápido.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook105Share on Google+1Tweet about this on Twitter5Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Añade un Comentario