NaNoWriMo: Anatomía de un fracaso literario

Hoy termina el #NaNoWriMo, hoy muchos escritores celebran haber alcanzado el reto de las 50.000 palabras. El esfuerzo ha sido enorme: han renunciado a familias y amigos, a dormir por el bien de la literatura. Pero lo han conseguido: 50.000 palabras en un mes. Me alegro por todos ellos, su sudor ha valido la pena. Yo quería ser uno, pero no lo conseguí. Mi NaNo terminó el 4 de noviembre con 9.657 palabras.

El ritmo que llevaba era bueno, más de 2.000 al día: ayudó que había 3 no laborables y un viernes. Pero el lunes 5 todo se vino abajo. Y pudo ser solo un día que no puedes escribir, pero el martes 6 también se complicó, los pocos ratos que podía abrir el documento con el original no conseguía retomar el hilo.

Me gustaría compartir en este artículo los aprendizajes de este fracaso.

Foto de Kev Seto en Unsplash

Aceptar un fracaso es el primer paso para salir de él. (Foto de Kev Seto en Unsplash)

 

Primero. Asumir el fracaso.

No le pondremos paños calientes al asunto. El reto eran 50.000 palabras en un mes y no lo logré. Fracasar puede ser malo, pero es peor no asumirlo. Tristeza, dolor y decepción son algunos de los sentimientos de esos días. Y asumir el fracaso es el primer paso para iniciar el aprendizaje y no repetir los errores futuros.

Me preparé para el NaNo siguiendo las recomendaciones de Javier Miró en su canal de YouTube. Empecé a verlos por curiosidad, luego me piqué conmigo mismo y me lancé. Hay muchos consejos sobre cómo afrontar la escritura en general y el NaNo en particular pero, para mí, los de Javier son oro… ¡Y son gratis!

 

Segundo. Soy capaz.

Reorganicé mi vida. Empecé a levantarme una hora antes por las mañanas y a ir a dormir una antes por la noche. Hice ese cambio unos días antes para habituar el cuerpo. Escribía a buen ritmo, con las ideas claras. Trabajaba con mapa, tenía claro el worldbuilding y el trasfondo, tenía mis personajes bien definidos.

Me planteé el reto de convertir el NaNo en un experimento sobre mi capacidad de escribir de forma profesional, no como una afición. Eso es hacerlo de forma organizada, con fechas y objetivos claros. Había visto la necesidad de aprovechar mejor el tiempo que dedico a escribir y hacerlo más eficiente. Las horas de escritor se las quito a mi familia, y eso cada vez me cuesta más porque quiero estar con ellos.

Lo peor es que conseguí todo eso. Pude modificar mis hábitos, adaptar mi modo de escribir a un mapa y aprovechar mejor el tiempo, pero fracasé.

 

Foto de Andy Chilton en Unsplash

¿Cocinar sin mise en place? Escribir parace que tampoco (Foto de Andy Chilton en Unsplash)

Tercero. No me preparé.

Como os comentaba antes, me piqué a mediados de octubre y no tenía clara la idea de lo que iba a escribir. Fui construyendo como lo hace un escritor de brújula, según me iba surgiendo lo que escribía o planificando. Pero me faltó tiempo, mucho tiempo. Cuando empezó noviembre tenia claros los cuatro primeros capítulos, alguno del medio y el final. Pero así no se afronta un NaNo. Y no es casual: cuatro capítulos preparados, cuatro días de escritura eficiente.

 

Cuarto. Cuando te da la crisis.

Asumo que vivo una crisis del escritor importante. Voy dando bandazos y os confesaré que durante octubre planifiqué tres libros distintos. Mis dos libros publicados hasta ahora no estaban pensados para ello. Proyecto Marte era una iniciativa en mi blog mientras escribía “la novela”. Un cálido escalofrío era una idea aparcada que decidí resucitar más por necesidades emocionales mías que no con criterio literario.

No me arrepiento de estas decisiones, estoy muy orgulloso de mis niños, pero me hace ver que más que un escritor de brújula soy un trotamundos sin rumbo. El NaNo es tan exigente que necesitas tener muy claro dónde quieres llegar con la novela que compondrás, pero también como escritor.

 

Quinto. Pedir ayuda.

El 6 de noviembre decidí no escribir nada más hasta saber dónde quería ir, y aún no lo sé. Estoy en un proceso de reflexión. Sé que quiero seguir escribiendo. Sé que quiero hacerlo con hábitos profesionales. Sé que soy capaz. Pero ando perdido, no sé dibujar mapas. Así que he decidido pedir ayuda, y os lo iré contando en Origen Cuántico a partir de 2019. La primera puerta a la que llamaré será a la de Javier Miró.

Foto de Jonny Caspari en Unsplash

Foto de Jonny Caspari en Unsplash

 

Foto de portada de Dmitry Ratushny en Unsplash

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Gracias, Arkaitz

El post que iba a publicar hoy Origen Cuántico era muy,...

Reflexiones y emociones de una lectora de género al hilo de Infiltradas

Infiltradas nos describe el pasado y el presente de las mujeres...

Entrevista a Aranzazu Serano: “Transmitir naturalidad es algo muy importante para mí, y me consta que eso ha ayudado a más de un lector a cambiar su forma de pensar y ampliar sus miras, lo cual me satisface muchísimo.”

En Neimhaim puedes encontrar todo lo que soy, lo que pienso...

Novedades Ofertas Premios
Novedad de Gigamesh Editorial: Solid State, novela gráfica de Coulton/Fraction/Monteys

El 21 de febrero Gigamesh Editorial publica Solid State, novela gráfica...

Y los ganadores de los Premios Amaltea son…

El martes 8 de enero se anunciaban los ganadores de los...

En enero Dilatando Mentes nos trae Durmientes, de Juan A. Oliva Ostos

El próximo lunes, 14 de enero, Dilatando Mentes publica la primera...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
Consecuencias naturales
9/10
Consecuencias naturales: 25 años después

No es solo una novela de ciencia ficción feminista en clave...

9/10
ProyEctogénesis: la mirada de nuestras autoras sobre la gestación externa

Seis relatos y un prólogo que nos hacen ver la ectogénesis...

Reflexiones y emociones de una lectora de género al hilo de Infiltradas

Infiltradas nos describe el pasado y el presente de las mujeres...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Informe de disección: Éxodo (o como salvar a la reina) de David Luna
Tres ojos de bruja: informe de disección
¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...