Alicia Pérez Gil reseña “The Power” de Naomi Alderman.

The Power

The Power

 

 

 

 

Hoy en OrigenCuántico, tenemos la suerte de que una de nuestras mejores escritoras de género, Alicia Pérez Gil, reseñe The Power, de Naomi Alderman.

Alicia Pérez Gil

Alicia Pérez Gil

 

Supongo que sobran las presentaciones, así que simplemente os recomiendo que visitéis su blog, en el que encontraréis información sobre la autora y gran cantidad de artículos y reseñas muy interesantes.

Os dejo también enlaces a su Patreon, que personalmente me parece interesantísimo, y a sus dos últimas novelas cortas, Carne y Barro, ambas pertenecientes a la trilogía Post Scriptum. Son autoconclusivas, una Fantastica y otra de Ciencia Ficción. No os las perdáis.

 

The Power, reseña de Alicia Pérez Gil

The Power es un libro del que se puede decir que es perfecto incluso conociendo las pequeñas grietas que lo hacen imperfecto. Es un libro poderoso y creo que todo el mundo debería leerlo. Como modo de empezar una reseña es más bien flojo, lo sé. Así que vayamos al asunto.

The Power comienza con uno de esos trucos estupendos que ya se practicaban allá por los inicios de la literatura. Lo que pasa es que, en lugar de un mensaje en una botella, Alderman nos presenta una carta. Es extraño, porque a estas alturas de siglo XXI debería tratarse de un e-mail, pero empieza con una carta. Y esa carta está escrita en un papel con membrete: Asociación de Escritores Masculinos.

Sí, esto ya nos da una pista de por dónde van los tiros. Por si acaso no habéis leído la sinopsis os la dejo aquí, que parece que va bien:

Una niña en la América profunda escapa de un padre maltratador.

Un chico en Nigeria filma a una mujer que está siendo atacada en un supermercado.

La hija de un criminal del este de Londres ve cómo su madre es asesinada.

Una senadora en Nueva Inglaterra se esfuerza por proteger a su hija.

Cuatro personajes que sufren las tensiones construidas a través de siglos de desequilibrio y amenaza están dispuestos a llegar lejos en su determinación por establecer un nuevo orden mundial.

Cuatro chicas que descubren que poseen un poder: el de la electricidad. Con un simple movimiento de sus manos, pueden infligir un dolor agonizante e incluso la muerte.

Un nuevo poder, extraordinario y devastador, ha llegado y cambiará el mundo para siempre.

Antes de que todo eso ocurra, Alderman nos presenta un intercambio de correspondencia entre un escritor masculino y una editora mujer. Una correspondencia absolutamente imprescindible. Hilarante, incluso. Hasta que caes en la cuenta de que esas palabras cruzadas son tan reales como que ahora mismo estoy respirando. Solo que el contenido se cruza en dirección inversa. Y con esa premisa, das la vuelta a la página y te encuentras esto:

The Power
Una novela Historica
Neil Adam Armon

Alderman escoge un alias masculino para contar la historia de cómo el mundo cambió de paradigma. Porque eso es lo que sucede en la novela. Ya lo dice la sinopsis: un nuevo poder ha llegado y cambiará el mundo para siempre. Y ese cambio se producirá porque las mujeres se hacen físicamente más fuertes que los hombres.

La historia se cuenta a través de cuatro personajes principales: tres mujeres y un hombre. Por primera vez, el hombre es únicamente testigo de lo que sucede. De hecho, es un testigo privilegiado que transmite los acontecimientos al mundo de ficción donde transcurre la novela. Vamos, que es un periodista.

Los personajes mujeres son un poco planos, sí. Mucho me temo que no había más remedio. Al fin y al cabo la novela cuenta un cambio a nivel mundial y lo hace tomando cuatro ejemplos. Un poco al estilo que habría tenido la Biblia si los cuatro evangelistas hubieran contado sus propias experiencias y no las de Jesús. Eso sí, en tercera persona.

En los tres casos los personajes son mujeres fuertes antes de descubrir el poder eléctrico que se manifiesta en ellas. Mujeres menospreciadas y abusadas, pero fuertes y determinadas. La mayor parte de la novela nos cuenta sus aventuras, que están escritas con una suerte de prosa ágil, fresca e intensa a partes iguales. Devoré el libro en dos tardes. Eso debería dar la medida de lo bien que se lee.

Esas aventuras son más o menos turbadoras. Hay fragmentos de sororidad extrema, de amistad, de traición. Y un desenlace que a mí personalmente no me gusta pero que considero realista.

Es difícil comentar este libro sin incluir cuestiones extraliterarias. Es imposible, de hecho. Más allá del ritmo ágil, de que la narración decae ligeramente un poco más allá de la mitad de la obra (pero esto no importa porque la primera mitad te ha colocado en un estado de subidón tal que aguantas perfectamente hasta el final).

Con eso en mente, solo resta decir que es necesario leer la correspondencia final del libro. De nuevo entre el alter ego de Alderman y su editora de ficción. El modo en el que esos dos personajes interactúan es un calco de la realidad. Sí, el mismo calco que aparece al principio.  Y está ejecutado con maestría y precisión. Las personas con algún tipo de sensibilidad, sea cual sea su identidad de género, saldrán de esas pocas cartas falsas con el estómago revuelto. Transcribo la última. Recordad cuando la leáis que es eso: la última. Que antes de estas cuatro letras hay tres más de cada correspondiente. Imaginad lo que ha sucedido entre ambos para que la editora diga esto. E indignaos. Porque sino a lo mejor es que estáis muertos.

 

Querido Neil:

Llevo todo el fin de semana reflexionando. Hay mucho que pensar y comentar, y creo que lo mejor es que quedemos y lo hablemos. Me preocupa escribir algo que puedas interpretar mal, y no quiero. Sé que es un tema sensible para ti. Le preguntaré a mi asistente s puede escoger unas fechas para que comamos juntos.

Eso no significa que no apoye el libro. Sí lo apoyo. Quiero asegurarme de que llega al público más amplio posible.

Tengo una propuesta. Me has explicado que todo lo que haces está contextualizado por tu género, que es un marco del que es imposible escapar y es absurdo hacerlo. Todos los libros que escribes se consideran “literatura de hombres”. Así que lo que sugiero es una respuesta a eso, de verdad, nada más. Pero existe una larga tradición de hombres que han encontrado una salida a esa atadura. Estarás bien acompañado.

Neil, sé que tal vez te resulte muy desagradable, ¿pero has pensado en publicar el libro con nombre de mujer?

Besos

Naomi

 

Soy Alicia y tengo un espejo propio. Este en cambio es el espejo de todos.

Comparte la entrada:

FacebookTwitterGoogleEmail this pagePrint this page


Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

2 Commentarios

  1. Carla 15 marzo, 2018
  2. Alicia 15 marzo, 2018

Añade un Comentario

Conectate con



Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad