El pirateo de libros y el mito de los pobres lectores pobres

Cuando los autores y editores nos quejamos del pirateo de los libros y de los problemas que eso nos causa, suele aparecer el argumento del pobre lector pobre: aquel sumido en la miseria y la exclusión social y que quiere leer. Y, por ende, qué malos que somos los autores que les queremos aún más pobres cobrándoles por nuestros libros, si es que no tenemos corazón.

A mi entender, que el lector no tenga recursos económicos para comprar libros, y deba piratearlos, es una excusa de quien lo está haciendo sin esa necesidad. Este artículo va de cómo quienes, usando la pobreza ajena, justifican sus comportamientos.

Y voy a intentar argumentarlo. Voy a intentar aportar datos, y para ello ubico mi análisis en España, para no hacer este artículo complejo sin necesidad, aunque al final haré unas reflexiones sobre terceros países.

Porque sí, los libros pueden ser caros y los precios de los ebooks pueden ser excesivos. Eso ya me lo sé, pero no me vale.

 

Libros muy gratis.

Vamos a leer libros físicos.

Según datos del ministerio de cultura, en 2015 en España había 4.610 bibliotecas públicas, distribuidas en todas las Comunidades Autónomas e incluyendo servicios de bibliobuses. A esta cifra cabría añadir las bibliotecas privadas y las de los centros educativos, las de fundaciones y entidades sociales…

Me cuesta creer que haya tantos ciudadanos que no tengan cerca una biblioteca o que le sea imposible acceder a sus servicios. Aquí solo caben las personas que vivan en zonas rurales o alejadas… De los casi 47 millones de habitantes de España, 3 millones viven en municipios de 2.000 a 5.000 habitantes y otros tantos en municipios de menor tamaño. Según la tasa  AROPE, el indicador europeo de riesgo de pobreza o exclusión social, el 35% de los habitantes de estas zonas pueden estar en esa situación. O sea, tenemos unos dos millones de personas en España en situación de riesgo de exclusión social en zonas rurales. De ellas, habría que ver cuántas no tienen biblioteca cerca. Por ejemplo, la Diputació de Barcelona tiene un servicio de bibliobús que llega a todos los municipios de más de 300 habitantes de su demarcación: eso implica que quedan fuera un 0,2% de la población. Pero da igual, asumamos que puede existir una cifra destacable. Lo asumimos. Así que buscamos el siguiente recurso.

Nota 1. Recordemos que existen tiendas de libros de segunda mano a libros a 1 y 2 €, y muchos proyectos de entidades sociales que reparten libros gratis.

Nota 2. Recordemos que existen los préstamos interbibliotecarios, y que la excusa de “en la biblioteca de mi pueblo no hay nada que valga la pena”, no nos vale mucho.

Vamos a descargar libros digitales gratis de forma legal.

Existe una ingente cantidad de portales donde encontrar libros legales gratis: autores que ponen su obra en su página o en otras, obras libres de derechos de autor, libros en promoción, revistas…  Si pones en Google  “descarga legal libros gratis”, te salen decenas de enlaces.

Mencionaré Lektu, porque ha hecho un gran trabajo en facilitar el acceso a la cultura de forma legal y a precios para todo tipo de lector. En el momento de escribir esta entrada, en lektu aparecen 632 referencias gratis y 752 en pago social (pagas con un tuit, vamos) , 119 en paga si te gusta (y puedes hacer ver que no te gusta) y 20 en paga por follow (siguiendo al autor en twitter, luego lo dejas de seguir y ya). Solo en lektu tienes cerca de 2.000 referencias.

Si podemos o queremos pagar un poquito, en Lektu, en Amazon, en otros portales y miles y miles de títulos a precios de 1€, 2€, 3€… Pero si resulta que estos libros gratis te parecen demasiado indies , si eres usuario de Amazon Prime (o tu hermano, o tu primo, o el vecino…, que vamos, que ahora haremos ver que no compartimos usuarios en estas plataformas), tienes Prime Reading, con centenares de títulos mainstream y bestsellers sin ningún coste adicional. O, sin salir de Amazon, si estás atento a las promociones flash, puedes tener una oferta constante a un coste muy bajo de títulos actuales.

Hoy no es nada difícil encontrar buenos títulos, a un solo click, gratis o a precios muy muy muy bajos. ¿En serio que el dinero sigue siendo excusa?

Oh, espera, ¡el dispositivo!

Vaya, es verdad… estamos hablando de pirateo de ebooks, y claro, para leer un libro digital necesitas algún tipo de soporte: un ordenador, un smartphone, una tablet o un e-reader. Y además de todo eso necesitas una conexión a internet para poder acceder a esos títulos y descargarlos.

Ninguno de esos dispositivos que mencionaba baja de los 100€ (vale, el kindle más barato te sale por 80€). Vaya, tus padres o tú podéis comprar un smartphone, pero no tienes un euro para gastar en un libro. Vaya. Puedes contratar una línea con internet en casa, o datos para tu teléfono, pero no tienes ni 99 céntimos para un libro. Vaya.

Que me dirás que el dispositivo te lo regaló una 3ª persona y que usas wifi públicos… Pues vale, si eres una persona sin recursos económicos y vives en zonas rurales sin acceso a servicios públicos de libros, si toda la ingente cantidad de recursos de títulos para descarga legal no sacia tu voracidad lectora… de acuerdo, piratea. Mándame un mensaje y te regalo mis libros.

Si realmente en España existe esa persona que quiere leer más pero no puede por falta de dinero, hablémoslo. Montemos algo. Muy en serio lo digo.

Hablemos un momento de “países pobres”

El argumento de la pobreza es especialmente manipulador cuando te hablan de personas pobres del tercer o cuarto mundo. Y, en ese proceso de hacer quedar mal al autor que reclama lo suyo, te lo refuerzan con imágenes de pobreza extrema, de niños trabajando en vertederos.

Pues me valen igual la mayoría de argumentos ya vistos:

  • Existen bibliotecas a lo largo del mundo. Que habrá menos, no tengo el dato, así que lo doy por hecho. Haberlas, haylas. Y, también, muchas otras fuentes de libros físicos a libre disposición por el mundo, muchísimas iniciativas de personas individuales u organizaciones sociales que ponen libros de papel en manos de quien no tiene recursos para comprarlos.
  • Existen muchísimos portales con libros digitales gratis, en los idiomas que queráis. Si esa persona pobre tiene un dispositivo y un acceso a internet, puede llegar a ellos. (Bueno, ahora alguien me sacará el bloqueo de la red en China o Corea del Norte… lo que queráis.)
  • Existen en curso muchos proyectos de grandes fundaciones internacionales dedicadas a la educación que ofrecen dispositivos y contenidos culturales (entre ellos, libros) a esos colectivos especialmente vulnerables en esos países especialmente en riesgo.

No aceptaré discursos morales sobre la pobreza en el mundo. Por mi trabajo, conozco mucho y muy a fondo las tareas que llevan a cabo muchísimas entidades sociales en España y en todo el mundo para llegar a personas en situación de pobreza y pobreza extrema, y abrirles el camino a los recursos que necesitan. Además de ayudarles a cubrir sus necesidades de subsistencia, muchas de esas entidades trabajan para darles una educación y recursos culturales a los cuales no pueden acceder. Hablamos de personas que lo que desean no es la última novedad de, pongamos por caso, Dan Brown. Son personas que lo que desean es aprender a leer y poder leer, lo que sea.

Así que, amigos moralistas que usáis vuestra voz en la red para decirnos a los autores que somos egoístas por querer cobrar a los pobres lectores pobres,  os invito a dar un paso más allá y a contribuir con alguna de esas organizaciones que, de verdad, trabajan para asegurar un futuro digno a esas personas. Yo ya lo hago. Os dejo unos cuantos enlaces:

Acción contra el hambre   Acnur   Educo   Oxfam Intermon   Plan   Taula

 

¿Quién piratea?

Seamos sinceros, ¿cuánta gente cumple ese perfil de una persona sin recursos ni capacidad real para acceder a libros que su única vía es el pirateo?

Pensemos en quien conocemos que piratea libros (o música, o pelis…). Os compro que, hace unos años, acceder a determinados contenidos culturales era difícil y caro. Llegar a determinados títulos de forma legal en España era, directamente, imposible. Pero hoy piratear contenidos es más complicado que conseguirlos de forma legal (creo q todos conocemos personas que comparten cuentas Netflix o Spotify y pagan 1 o 2€ al mes por eso, o incluso no pagan nada).

Yo conozco gente que piratea libros. Yo lo hice en algún momento. Y no era por necesidad económica, no me hubiese quedado sin comer por eso. Y también conozco los casos de otras personas que, os aseguro, no dejan de pagar la luz por comprar libros, ni de salir de noche y tomar copas, ni de…  ¡Oh espera! ¿Ha dicho tomar copas? Lo he dicho, copas, o comprar un modelo de teléfono, o determinados pantalones o…

Las decisiones de consumo, son eso, decisiones: tenemos nuestros recursos económicos y decidimos cómo los gastamos. Piratear libros, en la mayoría de casos, es una elección más de consumo: esto lo pillo gratis y me gasto la pasta en otra cosa que puede que sea más difícil robar. Es una decisión individual racional: esto lo puedo conseguir gratis y, por lo tanto, no lo pago. Sería absurdo hacerlo.

Así que no me vendáis más motos, no me habléis de pobres lectores pobres que no tienen para comer… Descargar libros sin tener en cuenta los derechos de autor es, en la mayoría de casos, una decisión voluntaria no basada en una necesidad económica real de quien lo descarga sino en su decisión racional de no pagar por un producto. Pequeñas decisiones racionales que no tienen en cuenta el efecto global de ese pirateo.

Ahora hablemos de autores que no tienen para comer casi, si queréis.

 


Fotos:

Pirata: Markus Spiske en Unsplash

Libros: Eli Francis en Unsplash

Reader: Kingston Chen en Unsplash

Dedo: Slim Emcee (UG) the poet Truth_From_Africa_Photography en Unsplash

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.

LJSalart

Escritor de distopias con alma utópica. Creo en Asimov sobre todas las cosas. Público en el astronauta imposible.

4 Comentarios

  1. manuti 11 junio, 2018
  2. Susana 11 junio, 2018
  3. Feérica 17 junio, 2018

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Helena Lennox se hace mayor en El príncipe de los prodigios

Destaca por la contraposición entre los parajes idílicos de ciudades mágicas...

Entrevista a David B. Gil: “No me interesa una historia sin personajes femeninos fuertes y proactivos.”

Hoy más que entrevistar a un famoso escritor, tengo la sensación...

Libros solidarios

Os traemos tres iniciativas solidarias que tienen que ver con libros...

Novedades Ofertas Premios
Novedad de Dilatando Mentes: Magia del caos (para escépticos)

Un ensayo sobre la magia más transgresora escrito por un cineasta...

Entrevista a Eloi Puig a propósito de la CATCON (Convención Catalana de Ciencia Ficción y Fantasía)

Este próximo fin de semana (24 y 25 de noviembre) se...

Todos los finalistas a los Premios Amaltea

Desde el pasado viernes se conocen los finalistas a los Premios...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
7/10
Territorio de pesadumbre (de Rodolfo Martínez) y el príncipe

Rodolfo Martínez compone una novela muy breve, que no necesita de...

Impresionante portada de Sombra de Mariana Palova
Todas somos Sombra: breve análisis teológico-combativo de la última novela corta de Alicia Pérez Gil

Pero Sombra no es una obra de especulación religiosa sino una...

Hijos del hielo
8.8/10
Hijos del hielo o cómo engancharse a David Jasso

Una buena historia de terror que parece que termina, pero no....

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Tres ojos de bruja: informe de disección
¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Diseccionadores de Novelas.
Diseccionadores de Novelas: Repaso, experiencias y datos del grupo
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...