Entrevista a Aranzazu Serano: “Transmitir naturalidad es algo muy importante para mí, y me consta que eso ha ayudado a más de un lector a cambiar su forma de pensar y ampliar sus miras, lo cual me satisface muchísimo.”

LOS CUATRO GUERREROS. Durante este diciembre, en OC entrevistamos a cuatro autores de éxito que, además, son amigos entre ellos. Os lo contamos aquí. Hoy cerramos con la cuarta guerrera: una joven vikinga que siente despertar en ella un poder que no quiere.


Creo que he conocido pocos autores que viven en tanta armonía  como los mundos que crean como Aranzazu Serrano, puede que solo la iguale Concha Perea. A Aranzazu la llaman la Vikinga, y ella vive feliz ese apelativo. Y es que parece que Aranzazu, en vez de en Madrid, vive en Neimhaim –la saga de mitología nórdica de la que recientemente ha sacado su segundo volumen, el Azor y los Cuervos (Plaza&Janés / Fantascy)– y, de vez en cuando, sale a saludar a los mortales. Esa pasión por sus mundos te la transmite cuando la oyes hablar: se nota que prepara sus presentaciones no sobre lo que va a hablar, sino decidiendo todo lo que va a dejarse en el tintero. Vale, la intro me ha quedado algo intensa.

Aranzazu Serrano, foto de Blanca del Amo

 

Iba a empezar esta entrevista a Aranzazu preguntándole por los orígenes de Neimhaim y sobre la trama “el Azor y los Cuervos”, la segunda parte de la saga y que salta una generación con respecto al primer volumen. Pero… Aranzazu tiene una web actualizada sobre su saga con un montón de curiosidades sobre ello, además de contarnos cosas en su Twitter, así que dejaremos que Concha Perea inicie la entrevista: ¿qué pros y contras ve al trabajar por generaciones en lugar de mantener los mismos personajes?

Neimhaim. Los hijos de la nieve y la tormenta

Me encanta que me hagas esa pregunta (risas). No, en serio, me parece una gran pregunta, porque nadie hasta ahora se ha parado a pensar en todo lo que supone. Cambiar de personajes en cada título de una saga es algo que, para empezar, va a contracorriente. Es mucho más productivo cautivar al público con uno o pocos personajes: si los lectores les cogen cariño, serán un gran gancho para las siguientes entregas. Así ocurre casi siempre en la fantasía: Harry Potter, Juego de Tronos, Gerald de Rivia, Memorias de Idhún, y mil ejemplos más. Pero siempre he ido al contrario que los demás, es algo que me pasa a menudo sin proponérmelo. Tal vez es porque soy Piscis y vivo en una burbuja, sin ser demasiado consciente de lo que ocurre a mi alrededor. Las modas y las tendencias ni me influyen ni me importan. Escribo lo que me pide el cuerpo, sin pensar en los efectos secundarios, así de kamikaze soy. Cuando empecé a escribir Neimhaim, a muy poca gente le importaban los vikingos o la mitología nórdica. Una editorial a la que envié el manuscrito (una de primera línea y muy conocida, por cierto), me respondió: “Nos encanta cómo escribes, si cambias los vikingos por vampiros te la publicamos”. No podía creerlo, pero sí, estas cosas pasan, el mercado editorial es así. Cuando finalmente salió publicada en 2015, la tendencia era el grimdark y la fantasía oscura, y Neimhaim es una reivindicación en mayúsculas de la épica, los héroes y el afán de superación. Supongo que he tenido suerte, que el público ha encontrado una historia que le ha apasionado sin importarle el envoltorio. Y ahora contesto a la pregunta XD. Contras de trabajar con generaciones: como escritor es más fácil continuar con los mismos personajes, son viejos conocidos, les quieres mucho y a veces es muy duro dejarlos marchar, me ha pasado especialmente con El azor y los cuervos. Saltar de generación implica un importante esfuerzo creativo, un borrón y cuenta nueva en cada título. Te arriesgas a que los lectores se queden enganchados a los personajes anteriores o que simplemente no conecten (algo que, por fortuna, no me ha sucedido). Es más trabajo y también implica más peligro. Pros: para mí era fundamental que todos los libros de la saga de Neimhaim fueran independientes entre sí, no quiero atar a nadie ni que los lectores se queden colgados esperando la siguiente parte. Mis historias son cerradas y pueden leerse en cualquier orden. Trabajar con generaciones te ofrece esa posibilidad, y al mismo tiempo, que los nuevos personajes mantengan un vínculo con los anteriores o los posteriores. Cada libro es en realidad un hilo con el que trenzas un gran tapiz. Esa es mi idea para Neimhaim. Así sucede, por ejemplo, con los libros de Tolkien. Me encantan las historias que evolucionan a lo largo del tiempo histórico y que trascienden a los propios protagonistas. En este sentido, tengo dos modelos claros: Marion Zimmer Bradley con la saga Darkover y Frank Herbert con Dune.

 

Más allá de toda la acción de tus novelas, de sus guerras y torneos, de su magia, planteas grandes temas de fondo, a menudo, con los retos de la juventud en primer plano, como el debate entre quien quieres ser y quien te dejan ser.

Neimhaim. El azor y los cuervos

En Neimhaim puedes encontrar todo lo que soy, lo que pienso y lo que me preocupa. Me encantan las tramas álgidas y las batallas, pero detrás de todo eso siempre hay mucho más: la tolerancia hacia el que no piensa como tú, la violencia y la moral, el ecologismo, la familia, la muerte, el afán de superación… El descubrimiento personal y la maduración está muy presente en mis novelas, pero no estoy nada de acuerdo con que este tema sea algo propio de la juventud o la adolescencia. La búsqueda del yo nos acompaña toda la vida: cuando empiezas a vivir con tu pareja, cuando tienes un hijo, cuando fallece tu madre o tu padre. Cada vez que hay un punto de inflexión en nuestra vida, nos enfrentamos al abismo de la identidad. Muchos no se encuentran a sí mismos hasta que cumplen 40 o 50 años y al mirar atrás se dan cuenta de que toda su vida ha sido una gran mentira porque se han dejado llevar por las convenciones sociales, por el qué dirá la familia o los amigos. Para muchos, es más fácil huir hacia delante que enfrentarse a los problemas. Otros se dan cuenta de que no están haciendo lo que realmente querrían hacer, y rompen con todo. Mi gran crisis personal no ocurrió en la adolescencia ni a los 40 años, sino a los 26. En aquel momento todos los pilares que yo creía firmes e inmutables de pronto se vinieron abajo. Me perdí a mi misma, ya no sabía quién era, dudaba de todo: de mis capacidades, de mi familia, de mi amor, de mi sexualidad… La cúpula de cristal que me protegía del mundo se vino abajo y se rompió en mil pedazos. En ese momento quise alejarme de todo y de todos para encontrarme conmigo misma, pero me aconsejaron (creo que acertadamente) que no era ese el camino, sino recomponer todos esos cachitos y pegarlos de nuevo. No tuve que encontrarme, me reconstruí con pedazos rotos. El resultado no fue tan bonito y perfecto, pero sin duda era más realista. Y más fuerte. Toda esa experiencia está en Neimhaim, en la locura que sufre Ailsa en determinado momento. Y en muchas otras cosas. Es curioso cómo todo lo que vives se destila en lo que escribes. Hace dos años sufrí un aborto espontáneo, y creí que lo había superado muy bien. Hasta que leí El azor y los cuervos y me di cuenta de que había sacado todo lo que llevaba dentro de aquella experiencia sin que me diera cuenta. Por eso es tan maravilloso escribir. Como catarsis, no tiene precio.

 

Además, aprovechas Neimhaim para hablar de la diversidad y de la no normatividad: mujeres empoderadas, personajes LGTBI…

De pequeña apenas jugaba con niñas, casi todos mis amigos eran niños. Me pasé toda la infancia tratando de demostrar que podía ser tan fuerte como ellos, que podía saltar un muro tan ágilmente como lo hacían ellos o podía escupir igual de lejos. Eran cosas de críos, lo curioso es que aún siento que estoy en esa competición. La sociedad nos obliga a las mujeres a demostrar constantemente que valemos tanto como los hombres. Y en muchas ocasiones, nos cuesta el doble de esfuerzo y de trabajo llegar a donde ellos han llegado. Por eso, puestos a inventar un mundo fantástico, imaginé una sociedad nórdica en la que hombres y mujeres tienen las mismas capacidades, habilidades, responsabilidades y posición social. Tenía la necesidad de fantasear con que eso era posible. Y lo mismo me ocurre con el colectivo LGTBi. En Neimhaim a nadie le importa si te gustan los hombres, las mujeres o amas a varios hombres y mujeres a la vez. El amor es libre y sin prejuicios. Solo importa la calidad humana y valores como la lealtad, la honradez o el honor. Me gusta plantear todo esto con absoluta normalidad: que sea algo natural y creíble, un elemento más de la vida cotidiana.

Y también hay mucho, mucho, mucho sexo… A Juan Cuadra le interesa lo bien que se lo pasan tus personajes y pregunta: en el mundo de Neimhaim hay una gran presencia de la sexualidad, la violencia y el consumo de alcohol, con una enorme naturalidad. ¿Cuánto de autobiográfico hay en tus obras?

A veces pienso que los lectores de Neimhaim deben creer que vivo en una comuna hippie o algo así (risas). No, en serio. No creo que en Neimhaim haya mucho sexo, me parece que son seis o siete escenas y están todas justificadas; odio las escenas sexuales gratuitas. Lo que pasa es que llaman la atención porque no tengo tabús al respecto, y esto es algo diferente y a mucha gente le sorprende. Siempre he vivido la sexualidad con muchísima naturalidad, para mí no hay pudor ni motivo de vergüenza, es una faceta más de la vida, como dormir, comer o soñar. Y por eso quizás también resulta tan natural en mis historias. Transmitir naturalidad es algo muy importante para mí, y me consta que eso ha ayudado a más de un lector a cambiar su forma de pensar y ampliar sus miras, lo cual me satisface muchísimo. Respecto a la violencia y al alcohol, bueno, esto es algo más propio de la cultura vikinga, en la que me he basado para construir Neimhaim. De eso puedo asegurar que no hay nada autobiográfico: soy muy tranquila, pacífica e incluso conciliadora, y además, ni fumo ni bebo. Jugar al rol es mi único vicio.

 

Oh, y no olvidemos que en tus presentaciones, vas cargada con Hidromiel Valhalla.

Que una gran multinacional como Penguin Random House publicara mi primer libro fue como si me hubiera tocado la lotería. Sentía una enorme necesidad de compartir esa alegría con todo el mundo, y por eso cada presentación de Neimhaim es una fiesta con música, vikingos y, por supuesto, aguamiel, que era la bebida de los dioses nórdicos. Me ha hecho mucha gracia eso que has dicho de que en las presentaciones, más que pensar lo que voy a decir preparo lo que me tengo que callar, porque es totalmente cierto, me has calado (risas). Es tanta mi impaciencia por transmitir lo mucho que me emocionan los libros de Neimhaim que siempre me tienen que callar para que no cuente demasiado. De hecho, tengo que hacer un verdadero esfuerzo por no soltar spoilers a diestro y siniestro en cada presentación, y no siempre lo consigo. Por eso me encantan los Clubs de Lectura, porque es realmente el momento álgido de disfrute con los lectores y fans, cuando ya puedo hablar de todo libremente y sin tapujos. Me siento tremendamente agradecida con mis lectores, y me conmueve ver lo muchísimo que significan para ellos mis historias: no solo las viven con mi misma pasión, sino que además les ha ayudado a pasar momentos difíciles. Eso es, sin duda alguna, la mayor satisfacción que puede recibir cualquier escritor.

Neimhaim, El azor y los cuervos

 

David B. Gil mira más allá de tus vikingos: ya has dicho que Neimhaim será una saga de varios volúmenes. ¿Intercalarás alguna novela de otra temática entre título y título de tu saga nórdica?

La saga de Neimhaim está concebida como cinco títulos independientes que conforman una novela río. En principio no tengo pensado ningún otro libro a modo de spin-of pero sí que tengo muchas ganas de escribir algunos relatos para llenar “huecos” que siento que se han quedado en el tintero entre una novela y otra. Espero poder sacar alguno de estos relatos pronto. Y cuando termine el quinto libro de Neimhaim… ¿quién sabe?

 

Acabaré pidiéndote algunos consejos… Una de las cosas que más me fascina de ti es tu eterna sonrisa, esa actitud vital positiva que transmites tanto en persona como en redes, esa fascinación y pasión por lo que te gusta. Yo tiendo a ser un dramas intensito, enséñame a ser más como tú.

Ja,ja,ja. ¡Qué bueno, me encanta esta pregunta, es muy original! Yo soy muy intensita también, no te creas. Y muy mala maestra. Hago las cosas que me salen, no puedo evitarlo, y no sabría decir cómo lo hago. Ser tan transparente y natural también acarrea sus problemas, necesito altas dosis de diplomacia. Sufro un enorme complejo de Pollyanna: siempre he tendido a focalizar mis energías en las cosas buenas de la vida, y en ignorar y olvidar las malas. Y creo que todas las cosas malas tienen su lado positivo. Algunos me dicen que soy muy optimista, pero lo que ocurre es que, a estas alturas de la vida, todavía soy muy inocente. Y eso también pasa factura. Espero no perder nunca esa forma de ver la vida, desde los ojos de la niña que todavía soy.

Aranzazu Serrano, la vikinga. Foto de Fernando J. Muñez

Y mi pregunta de escritor a escritor… ¿cómo se trabaja con un libro largo y complejo, con un worldbuilding tan enorme detrás? Yo me pierdo cuando intento componer algo mayor que una novela corta. Regálame algún truco (el “trabajar, trabajar, trabajar” ya me lo sé).

Pues es mi caso yo no diría que no es tanto cuestión de trabajar como de entusiasmo. Si haces lo que te apasiona, nada te cuesta. La pasión es el alimento de los artistas. En el sentido práctico, ese entusiasmo se materializa, en mi caso, en lo que yo llamo “mis frikadas”. En decir: dibujitos de los personajes, árboles genealógicos, mapas, descripción de los protagonistas e incluso detalle de sus habilidades como si fueran un PNJ de rol… Hago diagramas de flujo de las tramas para valorar la acción-reacción y cómo afectan los sucesos a los distintos personajes. Supongo que debería vender todo esto como “proceso de documentación previo” y lo cierto es que lo es, pero como me lo paso también haciendo estas cosas, para mí no es trabajo. Como tampoco me cuesta documentarme leyendo libros sobre esta y otra cultura, para construir con más detalle y realismo los clanes de Neimhaim. Luego gran parte de esto nunca sale a la luz -la teoría del iceberg es totalmente cierta- pero creo que se nota y mucho cuando detrás de un mundo hay un proceso arduo (y apasionado) de Worldbuilding.

 

Termino y haremos, si te parece, un homenaje a Concha, David y Juan que, junto a ti, os habéis prestado a esta especie de entrevista compartida. Dime qué personajes de sus libros te gustaría quedarte para alguna obra tuya.

De Terralinde me llevaría a Dujal, me encanta y me sucede con él algo muy gracioso: siento como si fuera una encarnación de Illzar de Neimhaim (¿será un personaje multiversal como los de Moorcock?).

De la Saga de la Ciudad me quedaría con Sombra, porque a pesar de moverse en la oscuridad más sucia y tenebrosa es un tipo con buen corazón. Me encantan los personajes así.

De ‘El guerrero a la Sombra del Cerezo’ me llevaría sin duda a Yukie Endo, una mujer guerrera en un mundo de hombres, encajaría perfectamente en Neimhaim.  

Hay muchas cosas más de Aranzazu que me gustaría saber, pero eso se lo preguntaré algún día que volvamos a coincidir en el plano terrenal, con mucha hidromiel de por medio.

Te tomo la palabra, y sabes que para los vikingos la palabra dada es sagrada e irrompible, ¿verdad? 😉

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Entrevista a Aranzazu Serano: “Transmitir naturalidad es algo muy importante para mí, y me consta que eso ha ayudado a más de un lector a cambiar su forma de pensar y ampliar sus miras, lo cual me satisface muchísimo.”

En Neimhaim puedes encontrar todo lo que soy, lo que pienso...

Entrevista a Concepción Perea: «Escribir es un desahogo. Para mí no es un trabajo, es una necesidad»

Escribir es un desahogo, porque puedo desconectar de todo e irme...

Edición especial de Un cálido escalofrío.
Entrevista a Lluís Salart: «Un cálido escalofrío es un proyecto tremendamente íntimo»

«Un cálido escalofrío» es un proyecto tremendamente íntimo, donde cuento demasiadas...

Novedades Ofertas Premios
Y los ganadores de los Premios Amaltea son…

El martes 8 de enero se anunciaban los ganadores de los...

En enero Dilatando Mentes nos trae Durmientes, de Juan A. Oliva Ostos

El próximo lunes, 14 de enero, Dilatando Mentes publica la primera...

Novedad de Dilatando Mentes: Magia del caos (para escépticos)

Un ensayo sobre la magia más transgresora escrito por un cineasta...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
9/10
Herederos del tiempo: dos historias, un final

Herederos del tiempo es un libro de ciencia ficción al estilo...

8.8/10
El azor y los cuervos: tómese con moderación, es adictivo

Cuando te enganchas a una serie de televisión y te tragarías...

7.9/10
¿Hogar? o la coherencia de Conchi Regueiro

Cuando la personalidad de una autora trasciende el tema, el tono,...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Informe de disección: Éxodo (o como salvar a la reina) de David Luna
Tres ojos de bruja: informe de disección
¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...