Antologías: Axiomático- Relato “El asesino infinito” de Greg Egan.

Axiomático

Axiomático

 

Datos del relato

  • Autor: Greg Egan
  • Año: 1995
  • Lengua: Castellano
  • Antología: Axiomático, AJEC 2006
  • ISBN:  9788496013261
  • Fecha de lectura: Diciembre de 2016

 

 

 

Con esta reseña, empiezo un serie de entradas que irá comentando relatos de varias antologías, para terminar valorando cada una de ellas en su conjunto. Me parece más beneficioso para mi salud mental ir mezclando distintos autores, estilos y temáticas (digo esto más que nada pensando en Greg Egan y el efecto que producen sus textos en mi cerebro).

Después de terminar “Ciudad permutación“, tomé la decisión de no volver a leer a Greg Egan por lo menos en un par de meses. Es de las novelas que más me han gustado desde que me puse en serio con esto de la lectura, pero hay que reconocer que exige un esfuerzo al lector que hace que sea complicado utilizar ese rato de lectura para descansar la mente. Así que no más Egan por lo menos en unos meses… bueno… venga… una más.

Sí amigos, parece ser que esto de la Ciencia Ficción Hard me ha enganchado. No es solo lectura, no es solo pasión, no es solo entretenimiento, es un reto que el autor te pone delante de tus ojos. Un duelo entre escritor y lector, Egan contra mí, la genialidad contra la ignorancia.

El asesino infinito

Si antes de comenzar a leer el relato, Egan me parecía un genio (si leéis mi reseña de “Ciudad permutación”, veréis que sus obras no son solo textos de ficción, hay mucho más detrás de cada idea), una vez terminado este sensacional cuento, me parece además un gran inventor de historias.

Tal vez sea por el formato del texto, que al ser mucho más corto que una novela, no le deja extenderse demasiado en los conceptos técnicos, pero el estilo me ha parecido mucho menos farragoso que en la novela. Para mí, de momento funciona mucho mejor en relato, pues no llega nunca a cansar al lector, pero no por ello se priva de tratar temas complejos y de desarrollar una trama que hace que el cerebro te explote.

Con esto no quiero decir que en este relato vayáis a encontrar un texto cuasi poético con personajes tan profundos que resulta complicado explicarse como el autor es capaz de describirlos tan bien en tan pocas palabras, pero sí que he visto una historia trepidante, ágil y en la que hay más acción que en toda la novela que he tenido la suerte de leer con anterioridad.

Esta vez he optado por no entrar demasiado en los conceptos teóricos que Egan está intentando trasladar al lector. Simplemente he seguido la trama intentando comprender lo que sucede en ella. Me explico, no he tenido la necesidad de establecer la línea entre realidad y especulación, simplemente he tratado de entender la historia y lo que estaba pasando. Y funciona, me ha parecido hasta entretenido y fácil de leer.

Otra cosa es lo que sucede después de terminar el texto, porque aunque no recordaba exactamente de qué, el concepto científico en el que se basa el relato me comenzó a sonar casi desde los primeros párrafos en los que plantea la idea. Así que una vez terminado y medio asimilado el texto y después de que el maestro en uno de sus tweets formulara las palabras mágicas, “polvo de cantor”, me puse a darle todavía más sentido a lo que Egan decía en lo que es el primer relato de la Antología “Axiomático”.

No voy a desarrollar más la idea, creo que es mejor que cada uno elabore su propio camino. Pero si aceptáis el consejo de este humilde lector, para mí ha sido mucho más placentero leer el relato sin demasiadas preguntas, tratando de comprender la trama y sin separar la vista de la historia para recordar teorías. Después podéis hacer lo que os venga en gana, revisar artículos por Internet, preguntar a vuestro cuñao o hacer un doctorado en fractales.

Creo que mi promesa de no volver a leer a Egan en un tiempo va a ser difícil de cumplir. Me ha parecido un texto genial, complejo pero fácil de seguir y que sorprendentemente ha conseguido distraerme más que destruirme las pocas neuronas que me quedan. Esta sensación de felicidad por saber que me quedan varios como este por delante es lo que hace que merezca la pena haber tenido que levantarme hoy con un sueño de mil demonios.

Además me recuerda que es una de las ventajas que tengo respecto a los grandes expertos en la temática. Me queda mucho por leer, mucho por descubrir y mucho por disfrutar.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook10Share on Google+0Tweet about this on Twitter9Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

Deja un comentario