La vida desde el punto de vista de un friki trastornado socialmente aceptado.

Soy un Friki Trastornado

Soy un Friki Trastornado

Este no solo es el artículo Origen del blog (aunque no sea el primero cronológicamente), es el artículo Origen de mi vida. Si quiero que alguien entienda lo que escribo, tengo que tener este artículo a mano para enlazarlo, tengo que tener este artículo a mano para que el que lea lo que escribo sepa qué tipo de persona es la que escribe. Así que luego no quiero reclamaciones, no voy a ocultar nada.

Empecemos con la frase que mejor me define desde mi propio punto de vista (y el de mi mujer, que además de ser psicóloga, es la que establece las normas en mi universo):

Soy un friki trastornado socialmente aceptado.

Esa frase, aunque parezca bastante sencilla de interpretar, tiene mucha más miga de la que inicialmente parece que tiene. Así que la voy a ir describiendo por partes, que es como hay que hacer las cosas según mi madre, por partes, primero una y después la otra:

Soy un friki

Pues sí, me considero lo que en la actualidad la gente conoce como friki. Soy informático, me gusta la tecnología, leo sobre astrofísica, seguridad informática y criptografía, estoy domotizando mi casa y conozco detalles sobre una gran cantidad de materias que me hacen parecer culto (aunque si escarbas, no hay mucha profundidad). Me gusta la historia, veo las series que todo friki ve y cualquier meme o gracieta que me mandan por Whatsapp, ya la conocía con anterioridad. Además, cumplo con otra de las facetas necesarias para ser un friki, tal vez la más importante. Ser considerado inteligente por los demás.

Es importante reflexionar sobre esta última frase, ya que me parece que mi vida siempre ha girado en torno a ella. Pues sí, todo el mundo me considera una persona inteligente, incluso los test de inteligencia. Mi mujer como buena psicóloga moderna cree firmemente en este tipo de absurdos e interminables “exámenes” de potencial, incluso sus más ilustres colegas afirman que se podría prescindir de cualquier otro tipo de prueba de selección de personas ya que la inteligencia es el mayor predictor (no confundir con el test de embarazo) de todos.

Pues para mí no tienen sentido. Es más, he realizado varios de ellos y lo primero que me chirría es que cada vez obtengo una mayor puntuación. Tengo un cociente intelectual que ni Einstein, vamos, que soy el futuro creador de una nueva teoría que va a cambiar al mundo. Pues voy un poco tarde…

Creo sinceramente que estas pruebas están muy orientadas a la visión espacial y al razonamiento lógico y matemático. Pero dónde quedan la creatividad, la inteligencia emocional, el arte… En resumen, donde queda la brillantez.

Reconozco que soy una persona muy resolutiva, pero ni soy ni nunca seré brillante. El ejemplo más claro en mi persona es el ejemplo de la música (sí, he estudiado música…). Siempre he sido un magnífico interprete (hasta que hace 18 años dejé de tocar cualquier cosa que emitiera sonidos interrelacionados) pero nunca he sido capaz de crear nada, solo repetía, solo copiaba.

Conclusión, que me voy por las ramas… Soy un friki en toda regla.

Estoy trastornado

Literal, estoy como una cabra. Durante años he pensado que el resto del mundo estaba equivocado en las cosas que me molestaban, pero después de mucho leer y de asesorarme por profesionales (mi mujer entre ellos), he llegado a la conclusión de que rozo la obsesión compulsiva.

Esto tiene muchas desventajas como la ansiedad, la excesiva preocupación por cualquier cosa, incluso la depresión en algunos casos, pero también tiene sus ventajas. Además de valerme de mi obsesión compulsiva para quedar primero en todos y cada uno de los exámenes de mi oposición (si, se me fue la olla) me ha ayudado a realizar innumerables “másteres” (como los llama mi mujer) y que a partir de ahora llamaré Másteres Cuánticos (lo que me recuerda que tengo que hacer un glosario de términos para el blog).

Un Master Cuántico se puede realizar sobre cualquier materia. Educación de los hijos, embarazo, un problema que te surja en el trabajo, la lectura, la compraventa de pisos, etc. Pero es necesario cumplir una serie de requisitos para que te den el título:

  • Tienes que buscar información compulsivamente en Internet y tener no menos de 15 pestañas abiertas cada vez que te pones.
  • La duración del máster puede variar, pero nunca superar un mes.
  • Al final del máster tienes que tener más información sobre la materia que cualquier profesional al que pudieras consultar (por supuesto sin nada de experiencia que es lo que realmente cuenta).
  • Si es sobre temas médicos hay que leer no menos de 7 estudios clínicos, a poder ser en inglés.
  • Si es sobre un tema práctico hay que llevarlo a cabo sin ningún tipo de asesoramiento, aunque tu vida dependa de ello.
  • Por supuesto, no se puede solicitar ayuda.
  • Una vez solucionado el problema que te llevó a hacer el máster, la materia deja de tener interés para ti.

Soy aceptado por la sociedad

Esta es la parte de la frase que da título al artículo, más difícil de comprender. Si habéis leído todo lo anterior, tendréis una visión de mí en vuestra mente ya construida. Una persona marginada en el colegio, sin amigos,  virgen y con bolis en la camisa. Pues ni soy, ni nunca he sido así.

Aunque parezca sorprendente, siempre he tenido muchos conocidos (amigos no tantos), estoy casado con una mujer inteligente y muy atractiva (esto es objetivo porque antes de ser mi novia fuimos compañeros de trabajo varios años y conozco la opinión generalizada del resto de mis homólogos de género sexual), tengo descendencia y visto medianamente bien (en gran parte gracias a mi mujer, pero eso no creo que sea exclusivo de frikis). Hago deporte, me gusta la pesca submarina, el fútbol, a los 20 años ya me había pillado más cogorzas que la mayoría de la gente en toda su vida e incluso es posible que muchos de mis conocidos no sepan mi verdadera condición de friki trastornado.

Eso si, mis verdaderos amigos lo saben. Lo saben y así y todo me aceptan, en las duras y en las maduras. Esa es la mayor ventaja de ser como soy. Si alguien sabe que soy un friki trastornado y no le importa, es que es un amigo de verdad. En caso de que en vez de ser un amigo, sea una pareja… es la mujer de mi vida.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook117Share on Google+1Tweet about this on Twitter7Share on LinkedIn5Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

5 Commentarios

  1. Angel 29 Septiembre, 2016
    • Origen 29 Septiembre, 2016
  2. Aitor Uzcategui 29 Septiembre, 2016
    • Origen 30 Septiembre, 2016
  3. Valdemar. 30 Septiembre, 2016

Deja un comentario