El informe Monteverde: la naturalidad de lo natural

El informe Monteverde

El informe Monteverde

 

 

 

Pues sí, ya era hora de que me leyera esta mítica obra de la Ciencia Ficción escrita en español. Han sido varias las ocasiones en las que he oído hablar sobre esta novela corta y siempre me ha generado mucha curiosidad, pero por un motivo o por otro, no terminaba de ponerme con ella. Al final, gracias a la estupenda edición ilustrada por Marina Vidal que ha publicado la editorial Crononauta, he tenido la suerte de poder disfrutar del texto de Lola y, además, mejorado y extendido:

Recuperamos este texto esencial de la ciencia ficción en castellano, ampliado por la autora tras la edición publicada en los Estados Unidos, y acompañado de las ilustraciones de Marina Vidal.

Ilustraciones de Marina Vida

Ilustraciones de Marina Vidal

Lo curioso del asunto es que es de las pocas obras que reseño habiendo escuchado multitud de opiniones sobre ella. En general, es algo que no suele gustarme demasiado, pero en este caso me ha resultado interesante ver cómo la opinión sobre un texto puede llegar a ser tan subjetiva: no sé si debido a los cambios introducidos, al momento de lectura o al criterio del lector.

Es posible que las críticas recibidas por la obra tengan que ver más con lo esperado que con lo leído. Algo parecido a lo que me sucedió con su último texto, El árbol de Sefarad, en el que esperaba algo y me encontré con otra cosa totalmente distinta (nota mental: volver a leerlo). En aquella ocasión, comentaba lo siguiente:

Como no podía ser de otra manera, siendo Lola su autora, la novela está muy bien escrita. Pero tengo que reconocer que esperaba otra cosa. Así que es posible que el problema lo haya tenido yo, no el texto. […] Me da la sensación de que mezcla demasiados conceptos a la hora de hacer crítica social, que está muy bien, pero me ha parecido un poco forzado. 

Por eso me han parecido tan interesantes las críticas que he leído sobre El informe Monteverde: todo el mundo coincide en que es un buen texto, pero la mayoría parece estar de acuerdo en que echan de menos una mayor profundidad en ciertos aspectos, sobre todo por tratarse de Lola Robles. Discrepo.

Lola Robles

Lola Robles

Sinopsis

La poderosa Sociedad para el Estudio de las Lenguas Interestelares encomienda a Rachel Monteverde la investigación sobre el remoto planeta de Aanuk. Allí habitan dos especies que apenas se relacionan entre sí: los aanukiens, nómadas y alegres, y los misteriosos fihdia, cuya ceguera congénita y vida en las cavernas los aísla de sus compañeros de mundo y, a su vez, del resto de especies de la galaxia.

Fragmentos del informe se intercalan aquí con entrevistas y el cuaderno personal de la doctora, cuyas impresiones sobre el planeta, junto a la dificultad al traducir lenguajes y costumbres de estos pueblos, no solamente terminan por transformarla a ella, sino que suponen un ejercicio de exploración en la esencia de los vínculos humanos.

Vale, de acuerdo. Lola es Filóloga y todo apunta a que la novela es un filón para profundizar en temas lingüísticos, distintos puntos de vista en torno a las palabras y percepciones, meterse de lleno en su especialidad y con ello… ¿escribir un ensayo de 1.000 páginas? No creo que sea la intención de la autora y, sobre todo, no creo que sea lo que el lector desea. Así y todo, considero que la profundidad de una novela depende mucho de la capacidad (o la suerte) que tenga el lector para saber dónde buscar y, en este caso, está más a la vista de lo que parece (el doble sentido me ha quedado perfecto).

Nos encontramos ante una novela corta de escasas 150 páginas y lo que consigue hacer la autora en tan poco espacio es digno de admiración. Desde el principio te das cuenta de que el estilo es 100% Lola Robles: prosa equilibrada y palabras seleccionadas al milímetro que fluyen con tal naturalidad que hace que escribir así parezca simple, cuando realmente es todo lo contrario. Esa sensación de estar leyendo con facilidad, con ganas de avanzar y sin excesivos problemas de comprensión, pero que a la vez te hace reflexionar cada tres páginas, es marca de la casa. Ese es para mí el punto de la novela: Lola no entra a explicar nada a fondo, en cambio, manda pequeñas agujas que se convierten en puñales cuando el cerebro del lector se pone a analizarlas.

El informe Monteverde no es La historia de tu vida. Ni falta que le hace.

El informe Monteverde no es La historia de tu vida. Ni falta que le hace.

Tal vez la cuestión es que muchos/as hayamos leído textos en torno al lenguaje que maravillan no solo por lo que dejan en el aire sino por la especulación extrema, incluso Hard, que hace que su comprensión sea casi más importante que su trama, cuestión que puede hacer que parezcan más profundos y originales de lo que realmente son. O tal vez no. Tal vez esos textos profundicen más en cuestiones relacionadas con el lenguaje y vayan un paso más allá en las posibles diferencias entre civilizaciones y su manera de representar el pensamiento. Pero creo que Lola en ningún momento intenta hacer algo así, cuestión que no tiene por qué chocar con el efecto de “vuelo de pensamiento” que provoca en el lector.

Esta no es una novela de profundización, es una novela de acercamiento y de inducción a la curiosidad. Abarca muchos temas relacionados con el lenguaje, que en algunos casos se nos harán más conocidos —como cuando habla de los colores y las distintas percepciones según culturas— y otros, en cambio, nos resultarán más originales y profundos —como cuando habla de que la palabra que utilizan en el planeta Aanuk para referirse a “tener pesadillas” tiene como traducción literal “soñar con mosquitos” ya que en verano hace calor y los campos se llenan de estos adorables bichitos—. Curiosa es, también, la manera de poner los nombres de los aanukiens, relacionados con la tribu y la familia, o ciertos aspectos de su literatura. Pero, sobre todo, hay dos ejemplos muy ilustrativos de lo que el lenguaje significa para una sociedad: habla de dos planetas, uno en el que no conocen la palabra “yo” —porque no conciben la individualidad en su sociedad tribal— y otro en el que los sirvientes desconocen el significado de la palabra “no”. Interesante ¿verdad?

Pues no contenta con todo esto, Lola consigue ambientar la historia de una manera tan brillante que te transporta a Aanuk y permaneces sentado al lado de la protagonista esperando a que una tanka-la-intu salga a recibiros. Porque este es para mí uno de los mayores aciertos de la novela, los fihdia y todo lo que representan. Una raza que vive en cavernas, totalmente aislada del resto de la sociedad y que tiene una particularidad que me lleva a la siguiente sección del artículo: son completamente ciegos.

Ilustraciones de Marina Vidal

Ilustraciones de Marina Vidal

Personajes no normativos: la naturalidad de lo natural

Pocos textos tiene la capacidad de hacer que te plantees cosas que creías que tenías relativamente claras, como por ejemplo, los personajes no normativos. El informe Monteverde me ha hecho reflexionar sobre muchas cosas, entre ellas la definición de No Normativo y la posible existencia de varios tipos de no normatividad. La verdad es que no me considero un experto en la materia pero sí que intento aprender día a día. Soy de los que cree que todos tenemos nuestra parte de responsabilidad a la hora de visibilizar tanto a autoras/es no normativos como de normalizar la aparición de este tipo de personajes. Como casi siempre, voy a tirar de mi referente en estos temas, Nieves Delgado.

Lo primero que he hecho ha sido releer dos de sus artículos, que considero que son extraordinarios: Cincuenta y La segunda división de la literatura (Nominado a los premios Ignotus 2018) e intentar rascar lo máximo posible. En ellos, Nieves nos habla de que la mayoría de la literatura está escrita por hombres y para hombres, de la resistencia al cambio y de la necesidad de algunos colectivos por mantener sus referentes, estereotipos y esquemas clásicos. Los personajes de mujeres quedan relegados a simples objetos que están siempre en segundo plano, completamente estereotipados: emotivos, blandos y complejos. Y del colectivo LGTBI ni hablamos. Desaparecido.

Por supuesto, aparece la famosa frase “es que hay más oferta de libros escritos por hombres que por mujeres” y el argumento del lector de calidad: “yo no me fijas en el sexo del autor porque solo busco calidad”. Ese es el problema, como tú solo buscas calidad y siempre eliges novelas escritas por hombres las editoriales no publican a más mujeres. Dejando de lado el sesgo de la propia editorial, que también existe. Además, cuando alguien se atreve a publicar a mujeres u obras con personajes no normativos se le acusa de cubrir cuotas o de ser “políticamente correcto”. Y es que según ese fandom rancio, algunos y algunas tenemos la piel demasiado fina.

Pero es que quiero ir un paso más allá y para ello necesito partir de la base. En El informe Monteverde Lola trata con total naturalidad la sexualidad de las distintas razas introduciendo distintos tipos de modelos en los que utiliza el lenguaje para hablar de bisexualidad, de géneros (hay un planeta en el que existen cinco palabras para cada uno de los cinco géneros) y de tipos de familias abiertas y no monógamas. Si se eliminan las palabras tabú del lenguaje, este desaparece. Por otro lado, hay personajes femeninos fuertes, de hecho la protagonista lo es, y todo esto lo hace sin que la historia gire sobre ello.

Pero hay otro tipo de personajes no normativos que creo que, de momento, se deben de tratar de otra manera, tal y como lo hace ella en esta estupenda novelita (me encanta que la llame así). Pero como de esto tampoco estoy seguro le voy a preguntar a Nieves directamente y voy a pegar aquí la conversación. Así, a lo loco, sin corregir:

Conversación de barra de bar con Nieves Delgado

La autora, Nieves y yo. Faltan las cervezas.

La autora, Nieves y yo. Faltan las cervezas.

 

—Nieves, ¿qué es un personaje no normativo?

—A ver, te voy a dar una respuesta formal: Un personaje no normativo es, por propia definición, un personaje que no sigue la norma. ¿Y qué norma es esa? Pues la que es invisible en los textos, la que está tan arraigada en nosotros que ni siquiera la identificamos como norma, sino “lo que es y tiene tiene que ser”. La norma, en nuestra sociedad, es ser blanco y cishetero; así, cuando en una narración no se hace mención ninguna a la raza ni a la orientación sexual de un personaje, inconscientemente asumimos que es blanco y cishetero. Cualquier personaje que rompa eso, es no normativo, siempre que su su representación no sea estereotipada (no es “no normativo” incluir a un negro como esclavo, por ejemplo, o como delincuente).

— ¿Y en el caso de las mujeres?

—Las mujeres pueden ser normativas o no. Si tú presentas a una mujer en un rol que no es normativo, entonces el personaje es no normativo. Si es la mujer que estamos acostumbrados a ver en los relatos de ficción y que cuadra por completo con lo que la sociedad le pide que sea a una mujer, entonces es normativa. Una lesbiana, por ejemplo es por definición un personaje no normativo.

—Entonces ¿hay diferencia entre personaje no normativo y colectivo no normativo?

—Tal como yo lo veo, sí. Aunque la mayoría de los personajes no normativos pertenecen a algún colectivo no normativo. Todo esto es desde mi punto de vista, ¿eh? No creo que haya una definición oficial.

—Yo veo dos tipos de personajes no normativos, también desde mi punto de vista: los que necesitan explicación y los que no (y a ver cómo explico esto sin meterme en el barro).

—A ver, XDDD.

—Cuando hablamos de personajes no normativos pensamos en colectivos que han sido históricamente oprimidos (como las mujeres o el colectivo LGTBI) y que, poco a poco, se han ido introduciendo en los textos. Supongo que al principio la historia se basaría en gran parte en justificar la existencia de ese personaje: la mujer fuerte que blande una espada, el personaje homosexual que es general de una tropa intergaláctica… Pero para mí y ahora, un texto no cuenta con personajes no normativos si no se tratan con la naturalidad que corresponde.

—Exacto. Tratarlos como personajes interesantes en base a su diferencia, impide que se les incluya en la norma

—En cambio, creo que hay otro tipo de personajes no normativos (de tercera) que todavía necesitan una “justificación” o más bien una explicación a la hora de meterlos en textos. Un buen ejemplo es la raza ciega de El informe Monteverde. No vale con normalizarla: hay que explicar que una persona invidente puede ser igual (o más feliz) que una persona que puede ver a pesar de sus limitaciones. Es más, a veces desarrollan otro tipo de habilidades. En este grupo meto a discapacitados físicos, psíquicos, gente con enfermedades mentales, gente que se sale de cánones de belleza, etc.

—Buen punto.

— ¿Crees que todavía necesitan justificación o explicación? Es decir, ¿verías en una de tus historias a una persona con depresión sin que la enfermedad fuera la característica principal del personaje?

—No veo por qué habría que tratarlos de manera diferente al resto de PNN, la verdad. Yo sí, la vería.

—Me refiero a que creo que hemos llegado a un momento en que no hace falta explicar a la gente que una mujer puede ser fuerte o que un personaje LGTBI no es un castigo divino. En cambio las enfermedades mentales, discapacidades físicas… no sé.

—Bueno, en el caso de enfermedades mentales, igual sí, porque podrían no entenderse algunas de las acciones del personaje. Pero yo no diría explicarlas, sino hacerlas ver. Puede ser una característica definitoria del personaje, pero no de la trama.

—Es una buena solución, algo intermedio. Pero sí que creo que todavía hace falta, por lo menos, hablar algo de la enfermedad.

—O no hacerlo pero poner de manera explícita sus síntomas.

—Otro punto que me parece importante es la diferencia entre estos “tipos” de personajes no normativos. Cuando veo un texto sin una sola mujer que no sea un florero e incluso sin un solo personaje LGTBI, me chirría. Con los personajes de los que te he hablado no ocurriría lo mismo pero sigo pensando que los/las autores/as tenéis la responsabilidad de hacerlos visibles. Y no hablo solo de literatura: hablo de series, películas, televisión…

—Sí, también hay que hacerlo.

—Gracias Nieves.

—;)

Cada lector/a que saque sus propias conclusiones pero una novela corta que hace que reflexiones, te revises, disfrutes, líes a Nieves Delgado y escribas una reseña de 2.500 palabras… es de todo menos poco profunda.

Artículos Relacionados

Valoración
  • 9.5/10
    Valoración - 9.5/10
9.5/10
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Mujeres que nos hicieron amar la escritura y la lectura

El día de las escritoras ha pasado y hemos hecho promesas...

Celebremos el día de las autoras con nuestras escritoras de confianza

Hoy, 15 de octubre, es el día de las autoras y...

El fandom, ese gran desconocido
Ese fandom del que usted me habla

Voy a confesar algo. Hola, soy @JotaCé, y algunos libros me...

Novedades Ofertas Premios
Presentación de Urge 2038: La noche de los mil soles

¡Urge! 2038: La Noche de los Mil Soles se presenta el...

Novedades de octubre: Cazador de ratas

Este mes Cazador de ratas nos trae dos novelas, un bolsilibro...

Adopta un monstruo se presenta en Madrid

Manu Riquelme presenta su libro Adopta un monstruo en Madrid los...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
La moderna Atenea: una brillante novela poco convencional

Una historia que fluye y va creciendo en temas y matices...

7.5/10
Gotterdamerung

La autora, en mi opinión, hace un alarde de imaginación y...

La aritmética del caos
9/10
La aritmética del caos o cómo disfrutar con una experiencia traumática

  Datos del libro Título: La aritmética del caos Autor: Eduardo...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Diseccionadores de Novelas.
Diseccionadores de Novelas: Repaso, experiencias y datos del grupo
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...