Entrevista a Gabriella Campbell “Siempre digo que vivir solo de vender ficción es dificilísimo y que no entiendo por qué está tan mal visto intentar compaginar eso con la no ficción.”

Prometemos a Gabriella Cambell no preguntarle ni por lo de escribir a cuatro manos ni por la disyuntiva autoedición o publicar con una editorial. Suponemos que adora a José Antonio Cotrina y que sabe mucho del proceso editorial, pero nos han llegado voces de que está algo cansada de responder a esas preguntas. Enfocaremos la entrevista desde una doble óptica: la Gabriella Campbell, escritora, y la Gabriella Literaria, divulgadora del proceso de escritura. Empezamos con la escritora y un repaso de sus novelas.

 

Si jugásemos a poner etiqueta a tu obra, sería la fantasía oscura como denominador común. ¿Qué te atrae de ella?

Me encanta lo raro, pero sobre todo me encanta lo grotesco con estilo. Recuerdo leer a Anne Rice cuando era adolescente y pensar “espera, ¿que lo asqueroso puede ser bonito?”. Casi me salen los sesos por las orejas, ahí mismo. Ahora la Rice me parece una cursi de cuidado, pero tengo que confesar que gracias a ella entendí mejor que me atraían ciertos textos e imágenes que a otras personas les parecían macabras. Me encantan los cuentos de hadas por eso: tienden a presentar acciones desagradables de una manera hermosa. A lo mejor es que leí demasiado a Andersen de pequeña.

También puede que sea una forma de desahogo personal. La violencia me resulta repugnante y me desmayo con la sangre. A lo mejor leer y escribir fantasía oscura es una forma de buscar mi lado oscuro, de seguir cavando y deleitarme cuando aparece alguna pizquita monstruosa que no sabía que tenía. Tal vez es una forma de enfrentarse a las fobias y a lo asqueroso de una manera aceptable para mí, a través de la estética.

Monstruos, magia, humor y especulación, con protagonistas jóvenes en una fantasía urbana, en un mundo más o menos parecido al nuestro. ¿Acierto en el resumen de los mundos que creas?

No sé si lo de “mundo parecido al nuestro” encajaría del todo. La gracia de Crónicas del fin es, precisamente, que el mundo ya no se parece mucho a lo que conocemos (y en El fin de los sueños la cosa también cambia bastante). La edad de los protagonistas varía según el público al que se dirigen los libros, creo. ¡Pero diría que aciertas bastante con lo de monstruos, magia, humor y especulación!

En Lectores aéreos juegas con el lector a la gran pregunta del “¿Qué ocurriría si…?” Si lees el listado de preguntas, o relatos, que componen el libro, parece una suerte de lluvia de ideas loca o reto con amigos con mala leche. ¿Cómo nació ese proyecto?

Reto con amigos con mala leche… eso me gusta. La literatura especulativa se basa sobre todo en el what if, el “¿y si…?”, así que ahí no he inventado nada, claro. Era solo un modo de intentar llamar la atención al lector, una forma de exponer el barullo de ideas que se desarrollan en el compendio.

El proyecto se basa en un año o dos de mi vida en que me dediqué a mandar relatos a concursos como loca. Era una forma de motivarme y ponerme plazos de entrega. No gané ninguno, pero me sirvió para elegir mis favoritos, unirlos a relatos más cortos que había publicado en el blog, y crear un libro. Los reescribí, mejoré y reescribí otra vez, y estoy bastante contenta con el resultado.

Como cada relato es distinto y responde a un momento diferente de mi vida, el what if se convierte en su único nexo de unión.

En El fin de los sueños os adentrabais en el mundo onírico de una realidad ciberpunk (¿puedo decir ciberpunk?). ¿Qué nos pasa a los escritores que los sueños nos atraen tanto?

¡Hasta puedes decir dreampunk si quieres! No puedo hablar por otros autores, pero yo es que pillo un montón de ideas de mis sueños. Tengo unos sueños de lo más extravagantes.

José Antonio y yo no necesitamos excusas para ponernos extravagantes, pero es que el mundo de los sueños nos lo ponía fácil.

El día del dragón os lleva a una aventura juego en la que advertís que hay el peor chiste del mundo, ¿nos lo puedes contar?

¡Por supuesto que no! Hay que comprar el libro para averiguarlo. Eso no puedo soltarlo aquí, sin aviso: hay que leerlo en un ambiente contenido y vigilado. Por salud mental.

Y llegamos a Crónicas del fin, primero planteado como una serie de novelas cortas de un apocalipsis lovecraftiano, que ahora Alethé presenta en un solo volumen.  ¿No acabas teniendo pesadillas con tanto monstruo?

¡Qué va! Tengo pesadillas con monstruos ajenos, tengo pesadillas con monstruos que salen sin más en mis sueños, pero los míos se portan muy bien conmigo, que a los creadores hay que respetarlos o te hacen desaparecer de un plumazo.

A veces juego con monstruos o situaciones que sé que ponen a otras personas muy nerviosas, pero que a mí no me afectan. Hay lectores que me han dicho que han tenido pesadillas con determinadas escenas de alguna de mis novelas que a mí me parecen hasta graciosas. Pero luego también escribo escenas que me resultan aterradoras y que pasan desapercibidas para otros.

Lo de los miedos es tremendamente personal y depende también de tu bagaje lector: si nunca has leído fantasía oscura te afectarán cosas que a un lector de Palahniuk le parecerán bobadas, por ejemplo.

Más en serio, ¿cómo fue ese proceso de escribir una serie de novelas cortas? ¿Exige mucha planificación (mapa) o fue un proceso más de exploración e improvisación (brújula)?

Exige muchísima planificación. No solo porque se trata de una historia compleja en un mundo complejo, sino porque escribir a cuatro manos exige mucha más documentación, para que no haya incoherencias. Y yo soy tremendamente despistada. Cuanto más hemos aprendido a escribir juntos, más hemos planificado.

Sin preguntarte lo de escribir a cuatro manos, cuéntanos algo bonito de José Antonio Cotrina.

Tengo mucho cuidado de no ponerles voces a los peluches en las tiendas, porque José Antonio se encariña con ellos y entonces tiene que comprarlos para que no se queden allí, sufriendo la ignominia del juguete olvidado.

 

Foto de Gabriella Campbell

Ahora vamos a la otra Gabriella, la Literaria, que es la que yo conocí primero, cuando me puse en serio a esto de escribir. Devoraba sus artículos con pasión, tomaba notas… Aún lo hago, pero con menos intensidad.

Tus artículos son extensos y complejos, llenos de trucos y ayuda a escritores noveles. ¿Cuál es tu objetivo con ellos?

Mi objetivo es compartir lo que he ido aprendiendo en este camino tan complicado, para ayudar a otros. Para que no caigan en las trampas en las que yo caí y para que tengan explicaciones claras sobre algunos de los aspectos más complejos de la escritura.

Pero sobre todo mi objetivo es divertirme. Si tuviera que escribir los mismos artículos sin poder soltar algún taco de vez en cuando o meterme con lo absurda que puede llegar a ser nuestra profesión, no creo que los escribiera.

Entrada en el blog de Gabriella Campbell

Algo que me fascina es tu perfil en redes sociales, es el perfecto ejemplo de perfil profesional, bien llevado, enfocado… En twitter nunca la he visto meterse en ninguna guerra ni meterse en temas que no conciernen a los objetivos de su perfil. ¿Cómo se consigue eso? ¿Tienes una segunda cuenta donde sueltas tu peor versión?

Podría estar días respondiendo a esta pregunta. No es que yo sea un robot insensible sin opiniones ni cabreos. Y cualquier persona que se relacione conmigo a nivel personal lo sabe bien.

A veces otros autores me preguntan cómo puedo llevar adelante tantas cosas. Es porque hubo un momento en mi vida en que tuve que elegir entre pasarme el día enfadada, buscando la respuesta perfecta para demostrarle a alguien en Facebook que se equivocaba, o utilizar ese tiempo para trabajar e intentar aportar algo positivo a mi sector. Elegí lo segundo y te aseguro que vivo mucho más feliz.

Hay gente que dice que las disputas y debates en redes no les afectan, pero yo soy bastante sensible a todo ese estímulo. No quiero ser otra pieza más en el engranaje de ansiedad y negatividad que a mí me producía. No digo que no haya que hablar por las causas importantes o defenderse si alguien te ataca. Pero, como dice mi madre, save it for the important things. Elige tus batallas o vivirás en un estado de tensión permanente.

(Por cierto, no tengo una segunda cuenta, pero tengo algo mucho mejor: una carpeta en el PC repleta de respuestas indignadas y larguísimas que nunca saldrán a la luz).

Tus artículos llevan mucho trabajo. Igual que tu libro de “70 trucos para sacarle brillo a tu novela: Corrección básica para escritores”. ¿Compensa todo el trabajo? Alargo la pregunta, eres de esas autoras valientes que intenta vivir de escribir, ¿esa tarea divulgativa es un camino efectivo al reto de poder ser un autor que vive de componer palabras?

Siempre digo que vivir solo de vender ficción es dificilísimo y que no entiendo por qué está tan mal visto intentar compaginar eso con la no ficción. Mi blog es un trabajazo, sí, pero ya no suele servir eso de poner un libro en una estantería y rezar por que alguien lo compre. Y con todos los blogs que hay ahí fuera, más te vale currar a lo bruto si quieres que alguien se fije en el tuyo.

Con esto no digo que cada escritor de fantasía deba salir corriendo a hacerse un blog para escritores, ni de lejos. Ese mercado está ya muy saturado. Pero sí deberíamos considerar las ventajas de la no ficción, en general. Muchos escritores de ficción crean otros contenidos para otros medios: desde el que crea textos para webs como copywriter hasta el que redacta libros por encargo… son otras formas de contar historias. Yo además ofrezco servicios relacionados con mis conocimientos y experiencia, ya que, por muchos artículos que leas, no es lo mismo que tener una atención personalizada y ajustada a tu caso particular (y esa parte de mi tiempo sí exijo que me la paguen, por mucho que todo el mundo la quiera gratis).

Foto de Gabriella Campbell

También es concido cómo te trabajas las presentaciones, los eventos, las dedicatorias… Muchas con un impresionante trabajo de caligrafía.

Creo que es una parte importante de la relación con el lector. A veces los escritores se olvidan de que los lectores son personas individuales, no una masa grande de números de ventas. Quiero que si una persona viene a una conferencia mía o a que le firme un libro se lleve una buena impresión, claro, pero también que se lleve un buen recuerdo. Salimos todos ganando: tú no te aburres como una ostra y yo tal vez consiga que te compres un libro mío.

En ese sentido, acabas de prologar el libro Cómo monetizar tu blog de escritor de Ana González Duque.

Sí. Cuando empecé a tratar temas de escritura y marketing en mi blog, no había muchísimo material ahí fuera en nuestro idioma. Me gusta pensar que Ana y yo hemos aportado un buen granito de arena en ese sentido; siempre he sentido que estábamos en el mismo barco y siempre hemos colaborado en la medida de lo posible. Todo su contenido para escritores me parece utilísimo y ha sido un placer enorme hacer ese prólogo.

Además, así me debe un favor. Me encanta que la gente me deba favores.

(Se frota las palmas de las manos y mira por la ventana. Un gato especialmente peludo ronronea en su regazo. Una sonrisa pérfida se dibuja en su rostro).

 

Consejo a escritores, leed a Gabriella. Tanto en sus novelas como en sus consejos, se aprende mucho de ambas vertientes. Pero sobre todo aprended sobre su actitud ante el proceso de creación.

Artículos Relacionados

3 Comentarios

  1. Ana González Duque 29 octubre, 2018
    • LJ 29 octubre, 2018
      • Ana González Duque 29 octubre, 2018

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Por qué leer ‘Nimbo’, de Neal Shusterman

Este otoño Nocturna nos traía la segunda parte, con una imagen...

Entrevista a Lavie Tidhar: “Mi interés más profundo está en la diferencia entre la realidad y la fantasía, y en cómo construimos narraciones alrededor de la historia”

Mi interés más profundo está en la diferencia entre la realidad...

Sin ganas

Cuento esto simplemente para dejar patente que he pasado casi tanto...

Novedades Ofertas Premios
Todos los finalistas a los Premios Amaltea

Desde el pasado viernes se conocen los finalistas a los Premios...

Premios Ignotus
Ganadores de los premios Ignotus 2018

Ganadores de los premios Ignotus otorgados por la Asociación Española de...

Si escribes, esto te interesa: III Premio Oz de Novela

Oz Editorial convoca su III concurso de novelas, para obras en...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
Ojos verdes, negra sombra: una mezcla brillante

Un libro de ritmo lento, pero intenso

9/10
Los bionautas no lloran

Una novela magnífica, con espacio para alienígenas, amor, secretos familiares, conspiraciones...

8.9/10
Otro tiempo: un libro redondo

Leer Otro tiempo es dejarse llevar por la autora, a través...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Tres ojos de bruja: informe de disección
¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Diseccionadores de Novelas.
Diseccionadores de Novelas: Repaso, experiencias y datos del grupo
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...