¿Para qué sirve el Celsius?

Vuelvo de Avilés con algo de lo que todos hemos oído hablar antes de ir, pero que no entiendes hasta que vueles: la resaca del Celsius. A David Tejera (gran traductor y mejor persona), a Istel (adóptame, por favor) y Tatiana (un amor) también les pasa (a ellos y a todos, pero me apetecía meter sus tuits):

 

 

 

Todo estamos un poco como Bárbara…

Por suerte para todos, el Celsius 232 ya tiene fechas para 2019

Dejando de un lado todo lo personal que me ha regalado esta semana asturiana, en mi resaca intentaré hablaros de lo que ha representado para mí, como autor, este festival. No haré una crónica al uso, por varios motivos: porque ya hay quien las hace y muy bien; por qué no fui a suficientes charlas como para poder glosároslas (sucumbí a la llamada de las terrazas) y porque no sé hacer crónicas.

¿Para qué me ha servido el Celsius?

El Celsius nos da a todos muchas cosas, los timelines de los asistentes están llenos de palabras bonitas y ganas de más. Un ejemplo, el de Blanca Rodríguez:

 

Mi Celsius puede resumirse en lo que sentí durante la Charla ¿Quo Vadis, Ciencia Ficción?, esta:

 

Y que intenté sintetizar en un tuit:

 

Voy a desarrollarlo. La parte más reivindicativa y visible de la diversidad ha sido la representación de autoras en el festival. Esta foto lo ilustra bien:

Y, entre todas ellas, destacaba la voz de Kameron Hurley, autora de La revolución feminista geek, y Estrellas son legión, y reconocida feminista. No quiero resumiros sus palabras: sus charlas pronto estarán disponibles: Elías, de Sense of wonder, grabó la mayoría de mesas y las colgará en su web. Y junto a Hurley, había muchas otras voces. Ha sido emocionante vivir esto junto a ellas.

La reivindicación feminista no fue la única que vivimos. Hubo más demandas a favor de la no normatividad: de personajes LGTBIQ+, de culturas y etnias distintas, de personas con diversidad funcional… Los que paseamos en redes estamos acostumbrados a tener que afrontar esa lucha, la de la presencia, en batallas contra muros enormes de lectores que «leen lo de siempre porque no hay más», de editoriales que publican «lo que se vende» y de señoros varios… Esas actitudes, que nos parecen mayoritarias, en Avilés no es que fueran pocas, es que, si estaban, no se veían. Y aquí está la magia del Celsius… todos los asistentes nos conjuramos para hacer de la fantasía un género donde la no normatividad y la diversidad sean señas de identidad.

Creo que fue Becky Chambers, en la conferencia antes citada, quien defendió que la ciencia ficción puede y debe marcar a la ciencia el camino (ético) por donde avanzar. Dejad que lo extienda a todo el fantástico, y a toda la sociedad. El fantástico tiene que dibujar el mundo que queremos. Debemos construir utopías y evidenciar injusticias. Somos el género literario perfecto para ello (esta idea se la copio a Pau Varela, que lleva años defendiéndola): somos quienes nos podemos liberar de la cortapisa de la realidad actual. Podemos crear mundos que, por ejemplo, no se estructuren alrededor del heteropatriarcado. Podemos superar consideraciones binarias.

Este regalo que el fantástico nos hace podemos usarlo… si queremos. Cada autor tiene el derecho de seguir reproduciendo los roles sociales que quiera. Pero debe ser consciente de ello. En otra ocasión me extenderé en la responsabilidad social del autor, aquí solo apuntaré que toda obra, seamos conscientes o no, defiende o transmite una determinada ideología. En ese sentido, Hurley defendió la necesidad de superar los tropos que se asocian a las minorías (sea cual sea la minoría). No es que deba haber mujeres, o gays, o negros, o lo que sea… es que estos personajes no deben reproducir, una y otra vez, lo que se espera de ellos según los tópicos sociales que nos rodean.

Yo vuelvo de Avilés con toda esta fuerza, sintiéndome parte de algo. Somos más que cuatro personas defendiendo ideas «locas». Somos un movimiento en marcha que quiere cambiar las cosas. Leí en un tuit, perdonad que no sé de quién fue, que siempre volemos del Celsius creyéndonos capaces de cambiar el mundo. Es cierto, volvemos con ese sueño, ¿qué tal si lo hacemos realidad?

 

Y, por cierto, DISOBEEEEEY!!!

 

 

(Fotografía de Rafa de la Rosa)

Comparte la entrada:

FacebookTwitterGoogleEmail this pagePrint this page

Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.

LJSalart

Escritor de distopias con alma utópica. Creo en Asimov sobre todas las cosas. Público en el astronauta imposible.

Latest posts by LJSalart (see all)

2 Commentarios

  1. Daniel Pérez Castrillón 18 julio, 2018
  2. Archange Maudit 19 julio, 2018

Añade un Comentario

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad