Antologías: Verbum – Relato “Ocultos” de José Antonio Cotrina.

Verbum

Verbum: Ocultos.

 

Datos del relato

  • Autor: José Antonio Cotrina
  • Año publicación: 2016,  Fata Libelli
  • Lengua: Castellano
  • AntologíaVerbum
  • ISBN:  9788494415722
  • Fecha de lectura: Noviembre de 2016

 

 

 

Después de la gran alegría que me he llevado hoy por la mañana al ver que Verbum estaba ya disponible para los afortunados suscriptores de Fata  Libelli y de poder disfrutar del primer relato de la antología, “La gótica” de Pilar Pedraza, estaba deseando que mis dos amadas compañeras de piso y de vida (mi mujer y mi hija) se fueran a dormir para poder disfrutar del siguiente relato. Mi mujer ya casi ni me sugiere que me vaya a la cama, mi insomnio ha hecho que simplemente se acerque, me de un beso y se despida con un “no tardes mucho”.

Generalmente suelo leer hasta que mis ojos ya no pueden más, hasta que me es casi imposible enterarme de lo que mis queridos autores, casi siempre del género de Ciencia Ficción quieren trasladarme. Hoy ha sido diferente, el relato de José Antonio Cotrina ha hecho que mi lectura nocturna haya cambiado, tal vez para siempre.

No me considero un lector experto de ninguna de las maneras, pero si que es verdad que debido a la cantidad de novelas que leo y a que generalmente tienen como factor común la Ciencia Ficción, se puede decir que poco a poco voy teniendo ciertos argumentos para hablar sobre los textos que leo. Este relato ha partido por la mitad cualquier argumento que pudiera tener hasta hoy.

No había leído nunca un relato de estas características, el terror en general, nunca me ha interesado demasiado. Pero de nuevo tengo que dar las gracias a esta editorial por llevarme a otros mundos, a otros estilos y a otro tipo de lecturas apasionantes. Mi relación con este género empieza hoy pero sospecho que durará para siempre.

“Ocultos” de José Antonio Cotrina

Como he comentado en el párrafo anterior, si generalmente mis reseñas están escritas desde la falta de criterio y se orientan más a sensaciones y sentimientos que a conocimientos, en este caso, mis carencias quedan más al descubierto porque hasta hoy era virgen en este género. Así que se puede decir que José Antonio Cotrina me ha desvirgado, de una manera que podría describirse como inesperada, impactante, terrorífica pero a su vez apasionante. Buena descripción para una primera vez.

El autor nacido en Vitoria en 1972 estudió Publicidad, pero como puede leerse en su web, su relación con la escritura comenzó muy pronto. Publicó sus primeros relatos en la década de los 90 y su salto a la novela tuvo que esperar hasta 2003, año en el que La Factoría de Ideas publica “Las fuentes perdidas. A partir de ese momento, son varias las obras que ha publicado, entre ellas este fantástico relato que me ha tocado profundamente.

Hasta hace poco, cada vez que comenzaba una reseña, temía el momento de tener que catalogarla. Desde que he comprendido que la opinión de los demás no tiene importancia en mis propias decisiones sobre categorías, es una de mis partes preferidas de las reseñas. En este caso, todavía más por ser un género que casi no conozco.

Creo que este texto es el que me ha hecho comprender realmente lo que significa la Fantasía Oscura. Probablemente mucha gente lo incluiría dentro del género de terror, que puede que sea lo más correcto, pero para mí es una historia que mezcla la Fantasía Cotidiana con Fantasía Oscura. La más oscura que nunca haya imaginado, generando incluso a veces Terror.

Tengo que decir que Vitoria es un pueblo muy especial para mí, trabajé durante 6 años en esta preciosa ciudad y fue allí donde conocí a mi mujer, aunque los 2 hemos nacido en ciudades distintas. Puede decirse que ese año pasé más tiempo en Vitoria que en mi casa y desde entonces guardo un grato recuerdo de todo lo que tenga que ver con ella. Así que al descubrir que el segundo relato de Verbum era de un escritor Vitoriano, no he podido dejar de recordar aquellos tiempos. En pocas páginas el autor ha borrado ese recuerdo amable de la provincia vecina y lo ha cambiado por algo completamente distinto.

Y es que aunque no estoy completamente convencido de que Aginaga sea un pueblo de Álava (tengo que reconocer que tienen un entramado de localidades, pueblos y cuadrillas que siempre me traen problemas en las aplicaciones que desarrollo), creo que lo he podido localizar. Ese ha sido el primer parón que me ha obligado a realizar el autor. Parecía que me estaba dando pistas nombrando calles, plazas e iglesias. Mi curiosidad colocar en el mapa los hechos que me estaban impactando tan profundamente me ha sorprendido hasta a mí.

Tenía que saber si de verdad existían esas calles, esas plazas, esos parques en los que el autor me había hecho integrarme y que hacían que llevara varios minutos con una sensación de desasosiego, de ahogo y de angustia que ningún autor había logrado hasta el momento. Es una historia que te revuelve las entrañas desde el sufrimiento de sus protagonistas y que logra que aparezcan en tu mente imágenes que no sabías que eras capaz de imaginar.

No quiero destripar nada pero hay un momento en el relato que es tan descriptivo que tengo la imagen grabada en mi cerebro. Una imagen tan aterradora, tan angustiante y sobrecogedora que tengo que reconocer que me ha hecho mirar hacia el pasillo esperando no ver nada.

Otro de los momento en los que mi actitud me ha sorprendido a mí mismo, ha sido cuando me he visto mirando imágenes de “El jardín de las delicias” de El bosco durante casi 40 minutos buscando algo que calmara la duda que el autor ha generado en mí. No voy a decir más por no estropearos vuestro momento de locura particular. Procurad encontrar imágenes de alta resolución.

El jardín de las delicias de El Bosco

El jardín de las delicias de El Bosco

Para ir concluyendo, tengo que recomendaros con toda mi alma que leáis este texto, aunque no seáis amantes del género. Es casi con toda seguridad de los 3 relatos que más me han impactado en mi vida, superando grandes clásico de mi querida Ciencia Ficción. No quiero comentar nada sobre mis sospechas acerca de las traducciones y los textos escritos en castellano hasta que termine con la antología, pero sí que puedo adelantaros que la frescura, la crudeza y la sensación de realidad que me han transmitido el autor, son difícilmente superables. No sé si es por su estilo narrativo, por estar escrito en el idioma que utilizo para relacionarme, porque es uno de los mejores autores que jamás haya leído o por una mezcla de los 3, pero este texto marca un antes y un después en mí como lector.

Gracias José Antonio y gracias Fata Libelli.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook71Share on Google+0Tweet about this on Twitter4Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

Deja un comentario