Orwell no escribía Ciencia Ficción.

George Orwell, el maestro

George Orwell, el maestro

 

Tenemos 2 opciones, o estáis de acuerdo con la afirmación que hago en el título, o no lo estáis. Es más, os aseguro que cuando acabéis de leer este artículo, vuestra opinión será exactamente la misma. Ese es el problema de la Ciencia Ficción, es o todo o nada, blanco o negro, estás conmigo o estás en mi contra.

 

Reconozco que estoy bastante desencantado con este mundo, más concretamente con todo lo que lo rodea. Hace 4 meses leía no más de 5 libros al año y me consideraba un amante de la Narrativa Fantástica y sobre todo de la Ciencia Ficción, pero veo que estaba equivocado.

Antes, todo era sencillo, leía una novela y al terminar tenía claro lo que había leído.

—Oye, ¿de qué va la novela?

—Pues es ficción, ya sabes, literatura fantástica, Ciencia-Ficción. Esas frikadas que me gustan.

Y me quedaba más ancho que largo, feliz y con un sentimiento de pertenencia y de rebeldía que me encantaba. Aunque no fuera un gran lector, sentía que pertenecía a algo qué era diferente, algo que no todo el mundo entendía, algo que la gente consideraba extraño, friki, algo que me hacía sentirme bien. Ese algo, que la mayoría consideraba literatura de segunda, estaba además muy relacionado con mi profesión, la informática, que me hacía todavía más friki, más alejado de lo que el mundo considera normal, bello, culto…

Leía artículos en la red, seguía blogs especializados, estaba al tanto de todas las novedades en series, era el máximo exponente del frikismo de género. Sentía un afecto, una cercanía por todo aquel en el que detectaba algo que me recordara a la gente diferente, una camiseta, un libro, un comentario. Todo el mundo en contra de los frikis, 2 bandos.

Ahora en cambio, la historia se ha complicado. Lo que antes leía en 1 año, actualmente no me dura una semana. He descubierto los premios, las opiniones, los expertos, las reseñas y sobre todo he descubierto un mundo que no me gusta nada, un mundo que a pesar de ser denostado por el común de los mortales, está dividido. En vez de hacer piña, reírse de todo y de disfrutar con lo que nos gusta, he encontrado gente que menosprecia las opiniones de los demás, que hace divisiones dentro de su propia comunidad y que me recuerda más a lo que intentaba dejar de lado que a lo que creía que pertenecía.

Es un barco volador Ciencia-Ficción?

¿Es un barco volador Ciencia-Ficción?

El primer problema vino a la hora de categorizar mis reseñas. “¿Es esto Ciencia-Ficción, o es Fantasía?” Una pregunta sencilla en principio, los dragones fantasía y las naves Ciencia-Ficción ¿no? Pues no, hay miles de matices y parece que si tu opinión está en contra de la de uno de los muchos gurús del género, estás equivocado. Fue entonces cuando empecé a recibir insultos y comentarios fuera de tono cada vez que publicaba algo, comentarios que sigo recibiendo a día de hoy y que han hecho que tenga pasarme varios minutos al día borrando tonterías. Por cierto, he vuelto a abrir los comentarios, no quiero perder opiniones importantes por gente que no me interesa.

De aquí es de donde viene el título del artículo, todo esto me recuerda a cuando escucho al listo de turno decir que Orwell no escribía Ciencia-Ficción y que los que lo catalogan como tal, no son más que 4 frikis que quieren darle algo de entidad al género. Pues bien, me da igual.

Me da igual si es Ciencia-Ficción, Ficción especulativa, Narrativa Fantástica, Fantasía cotidiana, Distopía Apocalíptica o Camilo José Cela aspirando líquido por donde la espalda pierde su nombre. Me da igual. Es más, últimamente me pego unas columpiadas con las categorías que hasta yo mismo me sorprendo. Lo que antes suponía un problema, ahora me divierte. No os sorprendáis si veis “Fantasía Cotidiana y Oscura con toques de Ciencia-Ficción cocinada al fuego del terror”. El día que consiga una categoría que supere un párrafo, seré un hombre feliz.

Luego empecé a ver cómo incluso los premios más importantes del género estaban corrompidos, podridos, divididos en sectas y gurús. Lo premios Hugo, un lugar de excelencia, un lugar al que siempre recurría para elegir novelas (no tengo criterio, así que en algún sitio tengo que mirar), un lugar que me descubrió a Asimov, a Dan Simmons, a Ann Leckie… Un lugar blanco, puro, lleno de talento, de magia (perdón, de Ficción Científica) convertido en el corral de lucha de 2 gallitos, más fanáticos que fantásticos. Aquí tenéis varios ejemplos de maravillosos artículos de colegas, estos si, de género:

Os hago un resumen por si no os apetece leerlos: 2 grupos, Sad Puppies y los Rabid Puppies, dos bandos distintos pero en el fondo formados por la misma calaña ultraconservadora, homófoba y misógina.

Sad Puppies: Empeñados en que prime la diversión a la moralidad, la Ciencia-Ficción de verdad, Isaac Asimov, Orson Scott Card, gente firme y de bien. Más naves, luchas, disparos y acción y menos reflexión, todo desde el punto de vista de un gurú expropietario de una tienda de armas y miembro de la Asociación Nacional del Rifle reconvertido en novelista. Y que conste que me encantan Asimov y Orson Scott Card, aunque este último sea idiota.

Rabid Puppies: Aquí tenemos al gran Theodore Beale, un erudito de cuya boca salen lindezas como las siguientes (sacadas del artículo Fachas del Espacio) :

Homosexualidad:

No estoy del todo seguro de que los cambios de orientación sean defectos de nacimiento; como la mayoría de las cosas, la homosexualidad es probablemente una combinación de naturaleza y educación. […] la homosexualidad es un defecto de nacimiento desde cualquier punto de vista relevante, ya sea secular, material o sociológico.

Si los alemanes necesitaron algo menos de cuatro años para librarse de seis millones de judíos, muchos de los cuales hablaban alemán y estaban totalmente integrados en la sociedad alemana, no se podría tardar más de ocho años en deportar a 12 millones de inmigrantes ilegales, muchos de los cuáles no hablan inglés y no están integrados en la sociedad americana.

Beale habla sobre las mujeres en general:

No creo que pudiera recomendar esto como una estrategia para la mayoría, pero sí que es educativo saber que violar y matar a una mujer resulta demostrablemente más atractivo que comportarse como un caballero. Mujeres, antes de que comiencen las inevitables exageraciones, tomad nota de que aquí no hay absolutamente nada que discutir. Es un hecho establecido empíricamente.

Muestra su respeto por las escritoras:

Desde luego, Spacebunny y la foca de Nielsen Hayden no parecen pertenecer al mismo filum, no digamos ya a la misma especie, así que tal vez la clave no está en la palabra “mujeres”, sino en “reales” en el sentido de “grotescamente deformes.

Y, cómo no, sobre N.K. Jemisin, ganadora del Hugo de 2016, que además de mujer, es negra:

Al contrario que en el caso de los varones blancos a los que desprecia, no se pueden encontrar pruebas por ningún lado de que una sociedad de NK Jemisinas sea capaz de construir una civilización avanzada, o ni tan siquiera mantener una sin un apoyo significativo por parte de esos varones blancos.

Siendo una medio salvaje, educada pero ignorante, que tiene tan poca idea de lo que se necesita para que “un puñado de viejos americanos barbudos de clase media” construyan una nueva literatura como un igbotu analfabeto de cómo construir el motor de un avión, Jemisin no entiende que su insincera llamada a la “reconciliación” y a una mayor diversidad dentro de la Ciencia Ficción/Fantasía es el equivalente a una reivindicación de su irrelevancia.

Conclusión, varias categorías desiertas en el 2015 y la misma sensación de desconcierto, amaño, corrupción y podredumbre en 2016.

Ahora soy yo el que no quiere pertenecer a este mundo, el que cree que Orwell no escribía Ciencia-Ficción, el que opina que son todos unos frikis. Lo que más me extraña es que se puedan hacer ese tipo de declaraciones y que queden sin castigo. Quiero pensar que si hubieran sido aquí, les hubieran caído “las del pulpo”, pero la verdad es que tampoco estoy seguro del todo.

A partir de hoy, me desmarco de la Ciencia-Ficción, de los Hugo, de los perros rabiosos de este mundo, de los gurús, de los que menosprecian a la gente por su color, raza, condición sexual, género o por sus opiniones.

A partir de hoy este pasa a ser un blog anti Ciencia-Ficción si la Ciencia-Ficción es eso que proclaman estos impresentables.

A partir de hoy, OrigenCuántico se declara amante de Ann Leckie, de Nora K. Jemisin, de R.R. Martin, de las escritoras, de los homosexuales, de Cixin Liu, de los dragones, de las naves, de Orwell y de la gente diferente. Gente diferente pero tolerante.

A partir de hoy me declaro admirador, fanático hasta casi lo patológico de gente que me ha demostrado que a pesar de ser, estos si, verdaderos expertos del género y muy conocidos en el mundillo, me respetan. Un respeto desinteresado, amistoso, que acompaña, que ayuda y comprende y que a veces hasta hace reír.

Gente como Marcheto , del blog Cuantos para algernon, que a pesar de llevar varios años en la cresta de la ola (premio Ignotus incluido), comenta mis reseñas desde el primer día y hace que sonría cada vez que recibo uno de sus mensajes sinceros (ella es así, te mete un corte que te deja en el sitio y te saca una sonrisa). Espero que el año que viene varios de sus estupendos relatos tengan el éxito que se merecen.

Gente como Odo, de Sense of Wonder, que recientemente ha ganado otro Ignotus, que se suma a las múltiples nominaciones y premios que ya tenía (incluido mejor artículo 2014). Un tipo que en vez de criticar lo que hago, que seguro que tiene argumentos de sobra para hacerlo, no ha parado de apoyarme, de aconsejarme, de hacerme reír y de ayudarme. ¡Un grande!

Gente como David Olier, de CabalTC, blog que llevo mucho tiempo leyendo y disfrutando. Otra de esas personas que desde el primer día te dan la sensación de que se consideran compañeros. Pero compañeros de los que siempre suman, de los que comentan, de los que opinan respetando y de los que a pesar de escribir artículos que están a años luz de los míos, siempre sacan un ratillo para recomendar los 4 párrafos desordenados que suelo publicar.

Gente como Raquel de Relatos en la Isla Tintero, que me ha convencido para que publique este artículo. Alguien capaz de animar una mañana de domingo contando al mundo sus inquietudes e inseguridades, que la hacen grande. Raquel, seguiremos leyendo tu blog escribas sobre lo que escribas. Literatura, ciencia o desarrollo de la Col de Bruselas en climas subtropicales.

Gente como las chicas y chicos de La nave invisible, que dan un espacio más que merecido a las autoras de género y que animan el timeline de Tweeter con sus artículos.

Gente como Daniel Gonzalo, del que aprendo a diario; Carlex, que siempre saca un rato para recomendarme; Antonio Díaz, que además de escribir estupendas reseñas, escribe estupendos consejos para alguien tan zoquete como yo; Rafael de la Rosa, una de esas personas que te caen bien sin conocerlas, siempre dispuesto a expresar su opinión, siempre interesante; Pablo; Santiago; Carolina; Blog La Caverna; Distópolis; Fantasíascifiy+; Bandinnelli; Cristina Jurado y otros tantos que seguro que me dejo en el tintero, que hacen que siga pensando que la mayoría de las personas me aportan más de lo que nunca seré capaz de devolver.

Gracias a todos/as.

Edito: Y como suele ocurrir, se me ha olvidado alguien importante, Mariano Villarreal, al que podéis leer en su Portal de Literatura Fantástica y Ciencia Ficción. Uno de los grandes de la Ciencia Ficción en nuestro país, que además, es lo suficientemente humilde como para tratar a un recién llegado como si fuera otro más. Gracias a ti también.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook273Share on Google+0Tweet about this on Twitter35Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

19 Commentarios

  1. Yon Salgado 21 noviembre, 2016
    • Origen 21 noviembre, 2016
  2. Dalayn 21 noviembre, 2016
  3. Rafa de la Rosa 21 noviembre, 2016
    • Origen 21 noviembre, 2016
  4. Isla de Gont 21 noviembre, 2016
    • Origen 21 noviembre, 2016
  5. Daniel Val 21 noviembre, 2016
    • Origen 21 noviembre, 2016
  6. David Olier 21 noviembre, 2016
    • Origen 21 noviembre, 2016
  7. Raquel 21 noviembre, 2016
    • Origen 22 noviembre, 2016
  8. Daniel Perez 22 noviembre, 2016
    • Origen 22 noviembre, 2016
  9. Mertonio 22 noviembre, 2016
  10. Arkaitz León Muela 27 diciembre, 2016
    • Origen 27 diciembre, 2016

Deja un comentario