El átomo pacífico

Aquel domingo estaba siendo un poco raro para Nadia. Era el único día de la semana en el que sus padres no trabajaban y ella no tenía escuela, así que solían aprovechar para salir a pasear por el Bulevar Lenin y comer en el Café Prípiat, a orillas del río. Aquella mañana, en cambio, su padre la había despertado ya con el uniforme de bombero y le había pedido que se vistiera rápidamente, pues iba a llevarla a casa de su tía. Él tenía que irse a trabajar a la central, donde estaba su madre desde la noche del viernes.

Nadia, de mayor, quería ser como ella. Se veía a sí misma dejando su cuidad natal para viajar a la capital y estudiar en la misma universidad que sus padres. Sabía que Ingeniería Nuclear no era fácil, y que tendría que trabajar mucho para sacar una matrícula de honor como su madre. Pero ella siempre le decía que era una niña muy lista y que podría hacer lo que quisiera, así que lo conseguiría. Y después… Quizá el gobierno la mandara de vuelta a Prípiat o, para entonces, habría otra ciudad recién fundada que acogiera a jóvenes soviéticos con ganas de trabajar. 

Estaban a punto de empezar a comer cuando sonó el teléfono. Nadia se quedó sentada a la mesa, revolviendo la sopa mientras intentaba escuchar a su tía por si eran sus padres. No pudo distinguir sus palabras, pero sí se fijó en que se ponía rígida de repente y colgaba con un golpe seco antes de encender la radio. Nadia reconoció la voz del locutor, pero no las palabras que repetía una y otra vez.

Más tarde se preguntaría si su tía había llegado a recoger los platos de la mesa antes correr hasta la calle. Bajo el edificio de veinte plantas había una plaza en la que esperaban tres autobuses y decenas de personas ya hacían cola para subir a ellos. Un militar con una máscara muy extraña les preguntó el nombre cuando llegó su turno. Se lo dijeron y el chico, pues por la voz parecía muy joven, hizo subir a su tía y le pidió a Nadia que esperar a su lado. 

—¿Conoce a mi padre, señor? —le preguntó mientras los más rezagados subían al autobús.

—A tu madre —contestó él, y carraspeó como si tuviera algo que le picara en la garganta—. Te pareces mucho a ella.

Nadia se mordisqueó el labio inferior y desvió la mirada. Era verdad que tenía los mismos ojos verdes que su madre, pero su pelo no era tan oscuro y lustroso. A Nadia le encantaba peinarla por las noches. Le hacía trenzas y coletas, y después su madre se las hacía a ella. El recuerdo hizo que deslizara los dedos por su cabello enredado. La noche anterior solo había estado su padre en casa, y anduvo cabizbajo y malhumorado, así que no le había llegado a pedir que la peinara. Se retorció el pelo detrás de la nuca y lo recogió dentro del cuello de la blusa para ocultarlo de la vista del guardia. 

—¿Adónde vamos? —le preguntó. 

—A Kiev.

—¿Y mis padres? ¿Vienen?

El chico la miró con la cabeza ladeada y apoyó una mano en su hombro. Tardó unos segundos en contestar, como si se lo estuviera pensando.

—Sí, ellos también vienen.

Era todo lo que necesitaba saber. Pronto iba a estar con su familia, y le pediría a su madre que le desenredara el pelo y le hiciera una trenza. Quizá conseguiría que le contara un cuento, si es que no la veía muy cansada. Y cuando llegara su padre, podrían ir a dar un paseo por Kiev antes de que tuvieran que volver a casa. Era una aventura, como las de las historias que le contaba su madre. 

Pensó en ella y le hormiguearon los brazos. Se moría de ganas de abrazarla.

Por fin el joven militar la dejó subir al autobús y la colocó al lado de un hombre que vestía muy extraño. Más adelante sabría que se trataba de un traje antirradiación, pero en ese momento le provocó un estremecimiento en la espalda que hizo que se arrebujara en su asiento. El hombre, al oír su nombre de boca del militar, entrecerró los ojos y frunció los labios.

—Nadia, soy el coronel Pavlov. Quiero que sepas que tus padres son un orgullo para la Unión.

 

Nota de la autora: En plena guerra fría, y en contraposición al horror causado por las bombas nucleares, Eisenhower dio un discurso en las Naciones Unidas en el que anunció que la potencia destructiva que todos conocían podía convertirse en una oportunidad de energía limpia y segura. Energía a la que llamaron “el átomo pacífico”.

 

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.
Avatar
Escritora de fantasía. Relaciones públicas. Mi mundo está lleno de gatos y valkirias. Pratchett es mi guía.

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Istel y Dani en el Celsius
Friendo cachopos y enfriando sidra para el Celsius 2019: Hablamos con Istel y Daniel Pérez

Mañana empieza el Celsius 2019, oficialmente. Para mí ya ha empezado....

8.5/10
Saga de los Niños Descarriados, #1 y #2

Cada corazón, un umbral (NIños Descarriados #1) y Ahí abajo, entre...

#LeeOrgullo
El Orgullo del #LeeOrgullo 2019

Abro Twitter y busco la etiqueta #LeeOrgullo para preparar esta entrada...

Novedades Ofertas Premios
“Imaginarias” reúne en un solo volumen a gran parte de la nueva armada femenina chilena.
“Imaginarias” una antología femenina y feminista.

Este viernes 5 de julio, en Santiago de Chile, se cumple...

Premios de la ESFS
Los candidatos españoles a los premios de la ESFS 2019

Aquí están los candidatos españoles a los Premios de la...

Convocatoria Visiones 2019 de la AEFCFT

Abierto el periodo de recepción de relatos para Visiones 2019

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
Nistagmo
7.5/10
Nistagmo, de Bruno Puelles:

Una ficción especulativa acerca de las relaciones laborales y la precarización...

“Imaginarias” reúne en un solo volumen a gran parte de la nueva armada femenina chilena.
“Imaginarias” una antología femenina y feminista.

Este viernes 5 de julio, en Santiago de Chile, se cumple...

Quién teme a la muerte, de Nnedi Okorafor
8/10
Quién teme a la muerte, de Nnedi Okorafor

En resumen, Quién teme a la muerte es un libro impactante...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El átomo pacífico

Un relato de Carla Campos sobre Chernobyl

La verdad está aquí dentro, de José María Maesa

José María Maesa continúa su historia en Origen Cuántico

El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

Un cálido escalofrío.
Un cálido escalofrío: informe de disección
Sobre aprender a leer y acabar descubriendo el amor
Informe de disección: Éxodo (o como salvar a la reina) de David Luna
Tres ojos de bruja: informe de disección
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...