Ojos verdes, negra sombra: una mezcla brillante

Ojos verdes, negra sombra

    • Datos del libro

    • Título: Ojos verdes, negra sombra
    • Autor: Javier Quevedo Puchal
    • Editorial: Dilatando mentes
    • Formato: rústica con solapas
    • Ilustración de portada e interiores: Fernando Villanueva
    • Nº de páginas: 462
    • Idioma: castellano
    • Fecha de lectura: octubre 2018
    • Enlace de compra: web de la editorial, Cyberdark

 

Esta es mi tercera y última reseña de las obras finalistas en la categoría de novela en los Premios Guillermo de Baskerville, organizados por la revista online Libros Prohibidos. La primera fue La moderna Atenea, de Conchi Regueiro, y la segunda Fafner, de Daniel Pérez Navarro.

La novela nos lleva en un viaje al pasado no tan lejano, a la época convulsa que precedió al golpe de estado contra la Segunda República española y a la posterior Guerra Civil, que tantas cicatrices y heridas abiertas ha dejado. La acción comienza en Sevilla en 1935, pero en seguida se traslada a un pueblo de lo más profundo de Galicia. El autor consigue sumergirnos de lleno en el ambiente y en la sociedad rural española de la cuarta década del siglo pasado, dando a toda la novela un innegable aire costumbrista.

Sevilla, 1935. Las tensiones internas del país empiezan a marcar los estertores de la Segunda República. Pero todo eso parece quedar muy lejos del teatro donde Aurelia Vargas, una mujer de turbia naturaleza, debuta como coplista de primer orden. Lo que Aurelia no imagina es que su debut se verá truncado al convertirse en la principal sospechosa de un crimen. Esa misma noche, decide huir con su hermano Liberto al único sitio donde sabe que la Guardia Civil no la buscará: Pobramoura, la aldea gallega donde vive un inconfesable amor del pasado. Un lugar escindido por sus propias tensiones internas, a caballo entre el pasado y el presente, lo mágico y lo racional, el amor y el odio. Una Galicia ancestral donde ambos hermanos, unidos por un lazo de sangre más estrecho que el del mero parentesco, tendrán que enfrentarse a sus propios fantasmas mientras el mundo se desmorona a su alrededor.

Son tantos los aspectos en los que esta novela sobresale, que no sé muy bien por dónde empezar ni cómo hilar unos con otros. Yo diría que los aciertos más destacables serían la fuerza de sus personajes y la ambientación, con ese aire entre costumbrismo y realismo mágico que se respira a lo largo de la historia. El elemento fantástico, por su parte, sobrevuela todo el libro, no de forma demasiado explícita ni evidente, dejando casi siempre lugar para la duda entre explicación racional o sobrenatural, lo cual también me parece algo que aporta valor añadido: esta ambigüedad apela a la complicidad del lector: “¿qué prefieres creer? Decídelo tú”, parece estar diciéndonos el autor.

Aurelia. Fotografía de Fernando Villanueva

Pero vayamos por partes. Ojos verdes… es, sin duda, una novela de personajes y, sobre todo, de personajes femeninos. La protagonista indiscutible de la novela, Aurelia, es una mujer fuerte y ambiciosa, de las que tienen los pies firmemente anclados en el suelo y las ideas muy claras, que lucha con todas las armas a su alcance por mejorar su destino, hasta que este le juega una mala pasada. Tiene su contrapunto en Rosalía Quiroga, mujer alienada primero por su padre y después por su esposo, que asume con resignación el papel que la sociedad le ha adjudicado sin preguntar. Guarda, sin embargo, algunos secretos que la llegada de Aurelia la obligará a desenterrar. Entre las dos, está Clara Quiroga, una especie de enlace o personaje de transición entre la tradición y la modernidad: ha tenido acceso a una educación que la capacita para ejercer una profesión, aunque aún no ha terminado de librarse de las rígidas normas sociales que parecen abocarla a un matrimonio sin amor, como el de su hermana Rosalía.

Pues aunque Rosalía fuera la mayor, o tal vez por eso precisamente, ya desde su juventud había mostrado siempre el semblante serio y abnegado de quien ni siquiera sueña con andar el camino (de desviarse de él ya ni hablemos) a un ritmo distinto del que otros le han marcado.

Los personajes masculinos no carecen tampoco de interés, aunque desempeñen un papel más secundario. Zacarías Vidal, el adinerado esposo de Rosalía, ejerce de cacique, en el pueblo y en su casa. Liberto, ingenuo y enamoradizo, permanece siempre leal y tras la estela de su hermana Aurelia, fracasando en el amor una y otra vez, a pesar de las advertencias y consejos de esta. Barrabás, el arrendatario y sirviente de los Quiroga, es un hombre vencido y atormentado, perseguido por su propia leyenda negra, que terminará teniendo un papel fundamental en la trama.

Cada uno de estos personajes está nítidamente retratado por el autor, con sus rasgos propios, físicos y psicológicos, sus dilemas morales y vitales, enfrentándose a demonios propios y ajenos. Las relaciones entre ellos están llenas de matices y recovecos, de reticencias y revelaciones, de sentimientos a flor de piel. A pesar de no ser una novela de acción y de que pueda parecer que leemos páginas y páginas sin que “pase nada”, el autor tiene la capacidad de engancharnos en ese entramado de relaciones y sentimientos, de diálogos y silencios significativos, de gestos y miradas, de deseos reprimidos y amores prohibidos y, cómo no, de misterios sin resolver y preguntas que exigen una respuesta. El resultado es una historia absorbente, imposible de soltar. Lo describiría como un libro de ritmo lento, pero intenso. No todo el mérito es de los personajes, evidentemente. También la prosa de Quevedo Puchal tiene mucho que ver: tiene un estilo muy depurado, precioso sin ser preciosista, elegante en todo momento, con imágenes muy logradas y diálogos donde los personajes dejan escapar giros coloquiales y vulgarismos, sin caer en el exceso: lo justo para que suene natural al ser leído.

Javier Quevedo Puchal

Todos estos personajes conviven en el Pazo de los Quiroga, en la Galicia más rural y tradicional, donde se viven tiempos de incertidumbre y agitación política, poco después de la represión de la revolución minera asturiana de 1934 y poco antes del golpe de estado e inicio de la Guerra Civil de 1936. Todo este maremagnum político y social se entremezcla con los mitos y leyendas más ancestralmente arraigados en la tradición gallega y con alguno más de la cosecha del autor. El peculiar escenario, espacial y temporal, en que Quevedo Puchal sitúa la acción le da pie a reflejar claroscuros, dualidades y contradicciones: la cultura andaluza de la copla y el mundo del espectáculo sevillano frente a la cultura gallega y el mundo rural de la Santa Compaña; la posición rancia e inmovilista de Zacarías y su entorno frente a los conatos de revolución obrera; la progresiva decandencia de la agricultura y todo lo rural en favor de la industrialización y lo urbano; la renovación sin auténtico cambio de las clases dirigentes, cuando los apellidos familiares de rancio abolengo empiezan a perder poder en favor del dinero sin apellidos… Quedan así enfrentados la tradición y la modernidad, lo realista y lo fantástico, la clase dominante y la de los oprimidos, la represión y la expresión.

En cuanto al ambiente que se respira al leer la novela, es también una mezcla de muchos elementos. Aunque no se me da muy bien, trataré de explicarlo con las referencias que me venían a la cabeza según iba leyendo (que no tienen por qué ser las mismas con las que contaba el autor al escribir): en mi mente el libro empieza como una película española de los años 30, de estilo folclórico,  de esas de mantilla y peineta, y poco a poco va mudando la piel, para terminar pareciéndose a alguna tragedia lorquiana (me venía Yerma a la cabeza, quizás por asociación con el personaje de Rosalía, aunque no desempeñe exactamente el mismo papel). Por el camino hay momentos en que creo ver trazas de Torrente Ballester y Los gozos y las sombras. Todas las mencionadas son referencias contemporáneas a los personajes. Y, sin embargo, el autor habla sin morderse la lengua (y con intención de denuncia) de temas que en aquella época eran poco menos que tabúes, como la violencia machista o la homosexualidad. Podría parecer arriesgado mezclar elementos tan dispares, pero creo que el resultado es, sencillamente, brillante.

En conclusión, Ojos verdes, negra sombra es una gran novela, con grandes contrastes que realzan su valor. Por un lado, consigue crear en el lector la sensación de familiaridad o cercanía, tal como lo haría una novela realista, gracias a la magnífica ambientación de una época que la mayoría no hemos vivido, pero que permanece aún fresca en nuestra memoria histórica. Por otro, flotan en el ambiente, siempre presentes, mitos, leyendas y el misterio acerca de la auténtica naturaleza de algunos personajes, que le dan al libro su toque fantástico. Y son precisamente sus personajes el elemento central de la novela: todo el libro se sustenta en el carisma de Aurelia, la resignación de Rosalía, la tímida rebeldía de Clara… Alrededor de estas mujeres se van tejiendo historias: de amor y de muerte, de esperanza y de resignación, de sacrificio y de persecución de la propia felicidad. Sin duda, una de las mejores novelas que he leído este año.

 

 

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.
Consuelo Abellán

Consuelo Abellán

Lectora compulsiva desde la más tierna infancia. Economista de profesión, investigadora ocasional y docente de vocación. Contacto en: consuelo@origencuantico.com

No hay respuestas

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Helena Lennox se hace mayor en El príncipe de los prodigios

Destaca por la contraposición entre los parajes idílicos de ciudades mágicas...

Entrevista a David B. Gil: “No me interesa una historia sin personajes femeninos fuertes y proactivos.”

Hoy más que entrevistar a un famoso escritor, tengo la sensación...

Libros solidarios

Os traemos tres iniciativas solidarias que tienen que ver con libros...

Novedades Ofertas Premios
Novedad de Dilatando Mentes: Magia del caos (para escépticos)

Un ensayo sobre la magia más transgresora escrito por un cineasta...

Entrevista a Eloi Puig a propósito de la CATCON (Convención Catalana de Ciencia Ficción y Fantasía)

Este próximo fin de semana (24 y 25 de noviembre) se...

Todos los finalistas a los Premios Amaltea

Desde el pasado viernes se conocen los finalistas a los Premios...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
7/10
Territorio de pesadumbre (de Rodolfo Martínez) y el príncipe

Rodolfo Martínez compone una novela muy breve, que no necesita de...

Impresionante portada de Sombra de Mariana Palova
Todas somos Sombra: breve análisis teológico-combativo de la última novela corta de Alicia Pérez Gil

Pero Sombra no es una obra de especulación religiosa sino una...

Hijos del hielo
8.8/10
Hijos del hielo o cómo engancharse a David Jasso

Una buena historia de terror que parece que termina, pero no....

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Tres ojos de bruja: informe de disección
¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Diseccionadores de Novelas.
Diseccionadores de Novelas: Repaso, experiencias y datos del grupo
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...