Relatos cortos: “La segunda muerte del padre” de Cristina Jurado.

La segunda muerte del Padre

La segunda muerte del Padre

Datos del relato

 

Empiezo esta reseña suponiendo que no he sido expulsado (con todo merecimiento) del proyecto Adopta una Autora. No estoy cumpliendo los plazos y creo que son bastante estrictas con ese tema. Si es así, por favor, pasadme los papeles de la readopción, tengo todo preparado y en regla. Pero es que estamos muy cerca de que se den a conocer los Premios Ignotus 2017 y necesito hablar del que yo creo que va a ser el cuento ganador este año (por lo menos debería), “La segunda muerte del padre”, de Cristina Jurado.

Si queréis más información sobre el proyecto AdoptaUnaAutora, podéis echar un vistazo al hashtag de Twitter  o visitar su Blog. Os dejo también el enlace a la entrada de presentación de la autora, que voy actualizando según leo obras de Cristina o escribo sobre ella: Cristina jurado. Mucho más que una autora.

La segunda muerte del padre

Siempre me cuesta mucho reseñar a Cristina, sobre todo porque poco o nada hay que añadir a lo que escribe. Prosa cuidada, historias que siempre sorprenden, mezclas que nadie más se atreve a hacer, finales explosivos, principios impactantes… Además, la considero mi amiga y, claro, hablar sobre el trabajo de una amiga siempre es complicado. Pero lo de este relato es otra historia, algo que eleva de complicado a casi imposible de explicar, el motivo por el que lo considero el mejor cuento del año. Por ello, voy a intentar ser lo más aséptico posible en el que tal vez, sea su texto más personal.

Escrito en tercera persona, tal vez por el intento de la autora de alejarse emocionalmente del cuento para conseguir terminarlo, “La segunda muerte del padre” huele a experiencia vivida, a detalles imposibles de describir si no se han visto y a sentimientos imposibles de expresar si no se han sufrido.

LA CRIATURA APARECIÓ CUANDO MURIÓ SU PADRE Y ELLA SE QUEDÓ huérfana por segunda vez. En realidad, él había muerto muchas veces antes, cada vez que desaparecía. No recordaba cuántas. Su memoria era un contable falible: llevaba las cuentas como quería y tenía tendencia a redondear por lo alto cuando se trataba de ausencias.

Pues no, esta vez tampoco nos libramos del golpecito (mazazo en el páncreas) del primer párrafo. Pero al contrario de lo que sucede con otros relato de Cristina, en este, ese primer párrafo nos da mucha más información de la que estamos acostumbrados/as a recibir. Es a la vez una declaración de intenciones y un grito, no sé si de protesta o de dolor.

Siempre he dicho que aunque me gusta la Literatura de Género en general, lo que de verdad hace que sufra y disfrute, que es de lo que realmente va todo esto, son las historias de Ciencia Ficción Hard bien escrita, es decir, las historias en las que el autor consigue que no veas el punto en el que pasa de ciencia a especulación o incluso de realidad a fantasía. Pues bien, “La segunda muerte del padre” va de eso, de encontrar el punto, si es que existe.

Eso es lo que vais a encontrar en este relato, Fantasía Oscura y Terror, con tramos tirando a Weird, pero siempre con ese toque de dureza, de credibilidad y de dificultad para encontrar cuándo empieza a especular. Una historia en la que no sabes si está contando lo vivido, si parte es realidad y parte ficción o si lo que parece ficción es la realidad y lo que parece realidad es ficción. Una historia que da miedo pero enternece, con la que sientes rabia pero desde la frustración, una historia triste que hace que empatices con la protagonista, con su pena, pero sobre todo con su dolor. Sí, por supuesto que hay parte Fantástica y de Terror, pero personalmente me cuesta diferenciar lo inventado de lo soñado, lo soñado de lo creído ver y lo creído ver, de lo visto.

Por eso este cuento me parece extraordinario, porque en todo momento sientes en tu nuca el peso de esa rabia, ese dolor, esa frustración y esa tristeza de la protagonista, una protagonista que intuyes que tiene más de la propia autora que de algo construido. En este cuento no hay mentira, está escrito con las tripas y es ahí donde lo sientes. Da la sensación de que ni ella misma sabe a dónde quiere llegar, solo escupe la historia. Incluso llegas a notar que por momentos se enfada, sufre, el ritmo cambia, te asfixia, te grita para luego bajar a la pena, al dolor y a la mirada hacia abajo. Es sobrecogedor.

Si no habéis leído el relato, os recomiendo que paréis aquí y que lo leáis antes de continuar con la reseña (En el blog de la autora tenéis un extracto). Creo que es un cuento que es mejor leer partiendo de cero, pero también considero que es interesante conocer el trasfondo del asunto. Por ello voy a mencionar una pregunta que le hicieron en la entrada Entrevista a Cristina Jurado. El Fandom pregunta, que me pareció clave. Y la respuesta… la respuesta da muchas pistas.


 

¿Hay alguna obra de las que has escrito o de las que vayas a escribir, que tenga especial significado para ti? ¿Y por qué (simbología, fin de la narración, argumento, circunstancias personales, etc)? (Pregunta de Gabriel D’Artemius)

Gracias por esta pregunta tan interesante, Aqua. Sí, hay una historia recogida en la antología Cuentos desde el Otro Lado de la editorial Nevsky, editada por Concepción Perea, que se titula “La segunda muerte del padre”. Está basado en hechos reales, concretamente en el fallecimiento de mi padre hace 3 años. Es una historia de fantasmas y cuando la gente la lee, no se da cuenta pero prácticamente todo lo que cuento sucedió de una u otra manera. Es una historia narrada con mucha frialdad y tristeza, es dolorosa y yo no la he vuelto a leer desde que terminé de corregirla. Fue un alivio que Marian Womack y Concepción no me pidieran cambiar aspectos de la historia porque me temo que no hubiera podido. Ahora soy capaz de leer fragmentos sueltos, pero no puedo leerla entera. Tiene que ver con mi no-relación con mi padre, como podrás imaginarte, y contiene símbolos y referencias que solo familiares muy cercanos pueden comprender. Escribir este relato me resultó muy terapéutico pero también muy doloroso.

Y para terminar, me gustaría citar a uno de los escritores que con más crudeza describieron a Cristina en la entrada La importancia de Cristina Jurado para la literatura de Género, Francisco Jota-Pérez. (premio para el o la que encuentre el huevo de pascua)

«La que contiene aún más de lo que envuelve, la amiga, la confesora, la que entrevista a las voces de los muertos absolutamente convencida de que el resto del mundo también merece oír esas nanas y que les digan lo que debe ser dicho, Cristina Jurado, la inspiradora, la que tiende los puentes, la que escarba, la que se enreda en la raíz abstracta y de ella destila aquel veneno que acabase con las hadas y que hoy nos sirve para sublimar lo poquísimo que somos algunos, la presencia, el relato casi perfecto gracias a las muchas tramas necesarias que en él se trenzan, la instigadora, la cómplice, la adversaria del que vino con la intención de derribar cuerpos celestes, la loca, la que no comulga, la viajera, la última nota musical en el eco proyectado por la entraña de la gruta en el acantilado de la Historia, a la vez la que silba en esa gruta, integrante del coro de mujeres entrañadas que han sido las que han horadado la piedra y abierto la boca al mar de sucesos que azota el acantilado, Cristina, doña Jurado, testigo de las cenizas y la que planta semillas bajo la almohada, la que embellece el sentido de las mentiras que nos contamos cuando escribimos sobre el espacio interior y los viajes a galaxias heridas, la que escupe en el trapo y lustra el pomo de una puerta que no está ahí, sindiós, desorden coherente con una voluntad única e incognoscible, la oculta, la ambarina, la dicha, la sugerida, la máscara digital, el pulso analógico, Jurado, el arte, la forma, el sur, el desierto fértil, aquello grabado en el polvo y que se refiere a todos nosotros, la memoria y la clase y la visión de futuro, Cristina, la cosmopolita, la cercana, la local, la que sigue perdida en una canción, la que no se arrodilla junto al lecho del padre, la que poda los jazmines del absurdo, la cisterna, la inercia, la sonrisa, el derecho a conspirar en favor de una misma, la libertad derivada, la descubridora, la aparejadora, la máquina deseante, Cristina Jurado, la aliada.»

Y ahora, a votar por el cuento. Es muy sencillo, le pones un 1 delante y listo.

Podéis adquirir “La segunda muerte del padre” junto con el resto de la antología en el siguiente enlace: Cuentos desde el Otro lado

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook9Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

3 Commentarios

  1. Teresa Mira 9 noviembre, 2017
    • Origen 9 noviembre, 2017
      • Teresa Mira 9 noviembre, 2017

Deja un comentario