Caperucita debe morir

Por
Ariadna Sanz – LJ Salart

Caperucita, de Ariadna Sanz

Caperucita, de Ariadna Sanz

Este artículo está escrito a dos voces, en formato de sobremesa, sin mucho control sobre el párrafo siguiente. Aconsejamos leerlo con bebida caliente y amigos.

 

Las últimas semanas hemos hablado bastante de la decisión de una escuela de Barcelona de quitar de su biblioteca algunos títulos clásicos de literatura infantil, el caso más llamativo puede que fuera el de Caperucita Roja. Haciendo justicia, la escuela no eliminó los libros sino que los pasó de la sección de infantil a la de primaria. En este artículo queremos hablar un poco de todo esto para acabar preguntándonos si, de hecho, caperucita debería morir o si somos nosotras las que estamos muertas.

Caperucita Roja, de Gustave Doré

¿Para qué sirven los cuentos?

Transmitir valores

Craik, Dinah Maria Mulock. The Fairy Book. Warwick Goble, illustrator. London: Macmillan & Co., 1913.

Los cuentos infantiles, tanto a nivel oral como escrito, tienen el primer gran objetivo de recoger situaciones complejas del mundo ADULTO, REAL, PELIGROSO, y convertirlas en una fábula, metáfora, espacio reducido que quede al alcance de las mentes ávidas de conocimiento pero faltas de experiencia. [Una nota aparte, ¿la Inteligencia Artificial debería basar el aprendizaje en este formato? Aquí queda la idea para otro artículo o para componer unos “Cuentos para IAs insomnes”]

 

Si nos centramos en esta función, los cuentos deberían estar en constante revisión y actualización, ya que vivimos en un mundo cambiante que, aunque tenga baluartes eternos como el amor, la amistad, la pérdida y la necesidad, poco a poco evoluciona para quitar las ramas que pinchan.

El feminismo, los derechos laborales, la equidad social, el antirracismo, la diversidad sexual, la arquitectura accesible, y otras tantas luchas invisibles para las personas que no se ven afectadas directamente, van abriendo caminos de no retorno.

Y una vez tienes ese camino claro, cada ley, noticia, anuncio, mensaje, chiste y comentario de barra de bar ciego a esas luchas duele tanto como si entráramos en bici y pantalón corto en la maleza espinosa. Solo quieres parar a quien va delante. ¡Es imposible que no vea tanto pincho!

Y aún así, los cuentos no cambian. Se editan y reeditan, se cuentan y releen desde la memoria, sin reflexión. La caperucita roja siempre lleva trenzas y falda corta, el lobo siempre babea, la abuela nunca sospecha, el cazador a veces es leñador, pero sólo sirve para dar el hachazo final.

Así, ¿tenemos argumentos a favor de retirar los libros clásicos? Debemos ser conscientes de qué valores transmiten esos textos clásicos más allá de la moraleja, ese subtexto que los niños incorporan a su forma de pensar sin darse cuenta. Puede que tenga sentido que, en educación infantil (3-5 años), cuando aún son demasiado pequeños como para analizar esos cuentos, los clásicos no tengan un papel relevante. Puede que el acceso a esos contenidos deba ser mediado por docentes y evitar reproducir roles y estereotipos sociales que no ayudan a construir el mundo en el que, al menos las dos voces, creemos. Puede que aún no sea el momento.

En resumen, preferiría que hubiera cuentos para enseñar a no abusar, más que cuentos que enseñan a identificar abusadores. Y si no, como mínimo, que nos enseñen a “dar hachazos” por nosotras mismas.

Dar herramientas

Caperucita Roja, Gustave Doré

Pero vivimos en un mundo muy rápido (tópico pero cierto) donde es muy difícil controlar todas las vías por las que niños y niñas son socializados y culturizados. Quien tenga críos cerca se dará cuenta muchas veces de que el clásico “¿pero eso dónde lo ha aprendido?” (no suelen ser cosas buenas, la verdad) ocurre constantemente.

El entorno no es solo cosa de progenitores y docentes. La influencia de los compañeros de clase, de los “mayores”, es altísima. Pero también todo aquello que reciben a través de los medios de comunicación, ya sea en la tele o la tablet. Los ejemplos que se ven cada día en la calle, sobre el papel, en la caja de cereales. Padres y madres no podemos estar constantemente encima de lo que están recibiendo nuestros hijos, asumámoslo, no podemos.

Ni debemos. Las jaulas nunca han funcionado (me lo contaron en mil cuentos y fábulas). El miedo y el uniforme tienen en la contrabalanza la curiosidad y el deseo. Y esos valores los quiero en mi mochila. Y en la tuya.

Así pues, ¿nuestra función es protegerlos de las maldades del mundo o enseñarles a afrontarlas? Somos conscientes de que esta respuesta requiere de muchos matices, y que no nos vale una respuesta dicotómica. Pero si tuviéramos que elegir una, sería enseñarles a afrontar el mundo. Con control del riesgo, con medida, sabiendo a lo que puede enfrentarse en cada edad, mi tarea de padre es enseñar a mi hijo a andar por el mundo, darle confianza en la toma de decisiones, que asuma el coste de las mismas, darle ánimos ante los retos y enseñarle a que no se rinda antes de tiempo. ¿Funciona siempre? No. No siempre tienes la capacidad, la fuerza o las ganas para hacerlo. En esos ratos, directamente los meterías en tu bolsa marsupial.

Pero volvamos a caperucita. Aunque retiremos ese cuento del cole, ese cuento está en casa, en la biblioteca, en la casa de los abuelos o los primos, está en la tele en una y mil versiones… Puede que sea porque es la mía, pero me gusta lo que hace la maestra de mi pequeño monstruo: contar los cuentos clásicos, cantarles las canciones de siempre, pero incorporando variaciones en la narración. A veces la princesa es príncipe, a veces los padres son dos madres, a veces el héroe es heroína, a veces caperucita es caperucito.

Es interesante ver que una misma historia puede explicarse de muchas formas distintas y que un mismo rol pueden asumirlo personas diferentes. Así pues, en vez de retirar a caperucita, ¿no podríamos poner muchas otras caperucitas y caperucitos, con mensajes diferentes?

“Caperucita en Manhattan”, de Carmen Martín Gaite

Y, pensando un poco más allá, educando mentes críticas, que sepan pensar por sí mismas… Si les retiramos los clásicos, les retiramos la posibilidad de entender versiones o evoluciones de ese mismo personaje. Y, cuando sean mayores, no podrán gozar “Caperucita en Manhattan” sin disponer del referente almacenado en sus recuerdos fantásticos de infancia.

Los clásicos no pueden morir, pero deben admitir la erosión. Como los cadáveres de piedra de las ciudades romanas, miembros amputados que hablan en medio de un campo de ruinas. Esa mano antes era una estatua entera que tenía nombre y representaba algo. Ahora sólo me habla de la delicadeza con la que alguien quiso hacerla eterna. No me sé su historia, pero sigue hablándome. Mira, allí hay un pedestal con dos dedos del pie derecho. Parece que llevaba sandalia.

Me gustan esas rocas que hablan. Si tienes un cuerpo sin brazos ni cabeza la mente lo completará fácilmente con una tez de mirada digna, moño imposible de reproducir, manos de pianista. Pero la imaginación… ¡Ah, amiga, la imaginación! Le puede añadir cabeza de águila, brazos como tentáculos, gafas de piloto aeroespacial y un león como compañero.

Añádele unas alas pesadas y un cetro, por favor.

¿Podemos reinventar a Caperucita?

Caperucita zombi

Antigua litografía alemana de Caperucita roja.

El relato más conocido de Caperucita se escribió a mediados del siglo XIX. Caperucita ya creció, la abuela murió (seguramente desatentida en su cabaña en medio del bosque, en serio, que alguien llame a servicios sociales), la niña superó su trauma con el lobo (o no), se hizo institutriz, cuidó de un huerto y también murió, puede que también desatendida en una cabaña del bosque (me gusta creer que es una perversa tradición familiar). Así que tenemos un cadáver en los cuentos, un espectro que revive un pasaje de su vida una y otra vez, una zombi que vuelve a andar sus pasos, al más puro estilo de las películas de muertos vivientes de George A. Romero.

El lobo sigue engañando y comiendo, enseñando caminos llenos de flores a Caperucita mientras le huele el pelo cuando ella no mira. El lobo es capaz de matar a una anciana para poder comerse a una niña. Y todo el pueblo lo sabe. El pueblo, la madre, todos lo saben. Y lo único que hacen es decir muy serios y con voz severa “no vayas por el bosque”, “no hables con extraños”, “no te entretengas”. Y a su vez, con los ojos cerrados y los oídos tapados, cantan a Caperucita lo buena niña que es por AYUDAR a su madre, CUIDAR de su abuela, y ser una niña OBEDIENTE. Sé buena y todo irá bien.

Cuando ya es tarde, cuando se demuestra que la abuelita debería tener vecinos adultos que le llevaran miel y hogazas de pan en vez de niñas que no recuerdan los caminos; cuando al fin todos se dan cuenta de que la madre tiene demasiadas tareas y a lo mejor alguien más debería estar cuidando de una niña y una anciana (como idea loca se me ocurre el padre de la niña, el hijo de la anciana); cuando el bosque se llena de gritos y sangre, entonces, sólo entonces, entra en escena el hombre con manos anchas y el metal que siempre lo arregla todo.

Y dependiendo de la versión sólo mata al lobo y se lamenta la pérdida de Caperucita al cerrar el libro, en otras aprovecha la siesta del cánido para abrirle la panza y rescatar, nuevamente nacidas, enteras, vírgenes, puras y bienolientes a la anciana y a la niña. El héroe anónimo. Con su hacha. Y sus manos fuertes. En mi cabeza resuena su frase dicha entre dientes mientras mueve la cabeza a lado y lado: «si es que siempre estamos igual, no hay manera que las chiquillas se estén quietas. ¿Qué tendrá el lobo que siempre consigue engañarlas?».

 

Caperucita renacida

Caperucita roja, John Everett Millais

Si tiene un problema la tradición escrita, frente a la oral, es que los textos persisten y difícilmente los podemos hacer evolucionar, a la vez que evoluciona la sociedad. Como decíamos hace un rato, es complejo imbuir la traducción cuentista de esos nuevos valores que definen a nuestra sociedad, o los valores que nosotros queremos transmitir.

Tan difícil como inventar cuentos nuevos. Tenemos la cabeza atiborrada de historias ya contadas, de imágenes que se convirtieron en fotos de familiares lejanos. A veces cuesta dar un salto al vacío, hacer crecer desde la nada. Hagan la prueba, descríbanse a Blancanieves y luego comparen esa descripción con la que ha hecho la persona de al lado.

Con el relato audiovisual la invasión de mensajes descontrolados es apabullante. Además de la trama, tenemos estimulantes auditivos y visuales que transmiten información sin descanso. Cada segundo. Hay que apagar la imaginación, dejarse deslizar por un mundo creado. En audiovisual somos turistas y poco más.

Esa necesidad de reinventar las historias clásicas, con unos mensajes que han dejado de tener sentido, se hace, pues, algo altamente complejo. Pero como padres, como tías, en definitiva como adultos, como sociedad, reclamamos la función de educar a niños y niñas en aquellos principios que creemos válidos para que mañana seamos un poco mejores que hoy.

Puede que no podamos reinventar a Caperucita, puede que debamos dejarla morir. O puede que al abrir la panza del lobo logremos que resurja habillada con unas botas de montaña, una guía para distinguir a Canis lupus de depravados disfrazados, un padre que le pida si quiere acompañarlo a ver a su abuela, una abuela que goza de su vejez en una granja con otros cinco ancianos y tres cuidadores, donde Mamadou le prestará la mecedora y Usha le contará cuentos mientras intentan distinguir el canto de las aves nocturnas.

Añade un columpio que cuelgue de nubes, por favor.

 

Hecho.

 

Ilustraciación de portada de Ariadna Sanz.

 

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.
Avatar

LJSalart

Escritor de distopias con alma utópica. Creo en Asimov sobre todas las cosas. Público en el astronauta imposible.

Una respuesta

  1. Avatar Alejandro de Valentín 2 mayo, 2019

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Guía para empezar a leer Mundodisco de Terry Pratchett según tus gustos

Así que quieres empezar a leer a Terry Pratchett, ¿verdad? De...

Literatura fantástica y autoras en Chile

Es cierto que el medio literario chileno, al menos en lo...

#LeeOrgullo
En Origen Cuántico nos unimos al #LeeOrgullo

#LeeOrgullo es un movimiento de visibilización y normalización del colectivo LGTBI+,...

Novedades Ofertas Premios
Próximas publicaciones de Dilatando Mentes

El 3 de junio publica Mal de cuervos, de Israel Quevedo...

I Certamen «La Madriguera» de novela juvenil y de fantasía

Certamen de novela juvenil y de fantasía que incluye contrato y...

Crononauta publica en junio «Quién teme a la muerte», de Nnedi Okorafor

La primera novela para adultos de Nnedi Okorafor, que será adaptada...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
Ayantek: una primera novela que no lo parece

Una exhibición de técnica narrativa nada frecuente en escritores noveles

8/10
Spiderlight: fantasía clásica y rompedora

Una parodia inteligente y cariñosa de la fantasía más clásica

9/10
El Arcano y el jilguero: grimdark y algo más

El Arcano y el jilguero: un libro donde apreciar a partes...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Un cálido escalofrío.
Un cálido escalofrío: informe de disección
Sobre aprender a leer y acabar descubriendo el amor
Informe de disección: Éxodo (o como salvar a la reina) de David Luna
Tres ojos de bruja: informe de disección
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...