Crónicas del fin y el delirio de Campbell y Cotrina

Crónicas del fin

Crónicas del fin

DATOS DEL LIBRO

 

 

 

Se podría decir que vi el nacimiento de Alethé en directo. Al menos, su nacimiento en redes sociales. Cuando tuitearon cuál iba a ser su lanzamiento y con qué volúmenes, Estación central y Hiddensee, me enamoré nada más ver sus portadas y deseé tener aquellas joyas entre mis manos. Muy poco tiempo después, anunciaron que iban a publicar los cinco tomos que conformaban Crónicas del fin, y pensé que no había mejor binomio para el estreno de una nueva editorial que sacar ediciones bonitas y cuidadas + publicar a dos pesos pesados del género en español. Porque eso son Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina: dos de los escritores que, a cuatro manos, están llenando nuestras librerías a base de una prosa cuidada y unos mundos increíbles, tanto que algunos de ellos parecen sacados de la peor pesadilla de una mente perturbada.

Una apuesta segura

Pero vamos a hablar un poco de Crónicas del fin y de su historia, esa que vivió antes de estar bajo el sello de Alethé. Creo recordar que la primera vez que oí (leí) hablar de este experimento fue en una newsletter de Gabriella (espero que me perdone que la tutee y la llame por su nombre de pila en una reseña después de haberle declarado mi amor en Twitter). Explicaba que José Antonio (si tuteo a una, tuteo al otro) y ella habían decidido hacer un invento o, mejor dicho, actualizar algo tan antiguo como las novelas en folletines, y presentar su último trabajo en diferentes tomos. Algo así, como ellos mismos explican al final de la novela, como una serie de televisión. Pronto disfrutaron de una buena acogida por parte de sus fans aunque muchos esperamos a que estuvieran todos los capítulos publicados para leerlos del tirón.

Gabriella Campbell

José Antonio Cotrina

Por esto mismo no sabía muy bien cómo enfrentar esta reseña: si era mejor hablar de cada libro por separado o por el todo. Y mirad, como estoy a dieta y me han quitado la Coca cola, la Nutella y las patatas fritas, todas esas cosas por las que vale la pena vivir, he decidido pegarme un atracón y hablar de todo.

 

El cielo roto

El cielo roto

Adra, la cazadora.

El primer volumen de Crónicas del fin es, simplemente, espectacular. Lo leí por primera vez cuando aún era una obra indie (¿se le puede llamar así? ¿Llamarlo obra autopublicada sería mejor?) y esta segunda vez no he cambiado de opinión. En especial, esa pequeña joya del prólogo. Es un relato autoconclusivo que asienta las bases de ese delirio en el que se ha transformado el mundo y en el que Adra, su protagonista, intenta sobrevivir junto a su perro Winston. Porque en El cielo roto descubrimos que unos monstruos que pueblan los suplicios de los locos han irrumpido en la tierra, cambiándola a un escenario mortal, casi tanto como Australia.

 

En Australia también hay seres de pesadilla

Australia se merece un tomo en Crónicas del fin.

En esta carta de presentación también conocemos a Gale, un muchacho delgado y frágil que parece demasiado importante para Winston. Adra, que no puede negarle nada a ese galgo que nos roba a todos el corazón, ayuda a Gale y, casi de casualidad, descubre algo sobre el muchacho que le hace recuperar cierta esperanza.  Quizá, y solo quizá, pueden sobrevivir.

 

El dios en las alturas

El dios en las alturas

Gale, el muchacho desamparado.

A partir de este tomo es cuando nos damos cuenta de que cada libro tiene la misma estructura: primero, un prólogo que te muestra un suceso del pasado y, segundo, la historia principal. Me parece una forma brillante de exponer información sin caer en la sobreexplicación, ya sabéis, esa conversaciones forzadas entre personajes que hacen pensar “venga ya, ¿eso se lo contarías así?” o “¿y esto cómo lo sabe si no existe Internet?”. Por otro lado, el narrador no es pesado en cuanto a dar información porque la máxima de mostrar en lugar de contar está tan bien ejecutada que vas absorbiendo la información casi por ósmosis. Con lo difícil que es eso.

 

Testamento

Testamento

Décima. Mi Décima.

En Testamento conocemos a mi personaje favorito: Décima. Es una mujerona cargada de fetiches que demuestra en la decoración de su piso, con un carácter afilado y punzante y cañera, MUY cañera. No sé, el tipo de persona que dices: yo quiero ser así. No os penséis que es una Mary Sue, ¿eh? Se le notan esas debilidades. Sin embargo, brilla y hace brillar al personaje de Adra. Te ayuda a querer un poco más a esa mujer fría y distante de los primeros dos tomos.

 

El ojo de la tormenta

El ojo de la tormenta

Winston, el galgo de Adra.

De los cinco, y únicamente porque el nivel está muy alto, es, en mi opinión, el libro más flojo. Eso no significa que sea malo, solo que a mí se me hizo un poco lento. Sí, se me hizo lento aún siendo un tira y afloja de emociones y de acción. Quizá es, no os engaño, porque lo leí en un momento en el que tenía demasiado sueño. Y hambre.

No penséis, sin embargo, que no tiene puntos memorables, sobre todo con una Décima colosal repartiendo estopa como quien se peina por las mañanas.

 

Réquiem

Réquiem

Las manos de Gabriella y José Antonio aplastando mi corazón.

Ay. Réquiem. Joder (perdón) con Réquiem. Pudiera ser porque este último libro lo leí del tirónentre biberón y biberón a las dos de la mañana o porque es realmente un colofón fantástico para los cinco libros, pero me mantuvo prácticamente en tensión todo el rato. Es más: cuando se estudia literatura, guión y casi cualquier cosa que tenga que ver con contar historias, te suelen explicar que estas se vertebran alrededor de 2 o más puntos de giro y que, el final, casi invariablemente, tiene un clímax y una escena de relajo en la que se acaba de cerrar la historia.

Entonces, coges Réquiem y, una vez pasado el clímax, las manos fusionadas en una de Gabriella y José Antonio se hunden en tu pecho, te cogen el corazón y lo aprietan con saña hasta que la sangre y los jugos de sus membranas chorrean y resbalan, perezosos, por su brazo. Esto no lo entenderéis quienes no habéis leído el libro (lo vais a hacer, ¿verdad? Necesito gente con quien comentar esto y fangirlear un poco) pero, para quienes sí lo hayáis hecho, he de reconoceros que ese final y el recuerdo que tiene Gale sobre Margo me hicieron llorar.

Menos mal que te dan una esperanza. Una sobre una posible continuación. Una en la que, quizá, sabremos por qué mi querida Décima se llama como un número. ¿Quién llama a su hija como un número?

 

Crónicas del fin

Ahora que os he explicado cómo son cada uno de los libros que componen Crónicas del fin, os voy a hablar del libro en sí con un poquito más de seriedad.

Para empezar, la prosa conjunta de los autores es muy, muy buena. Creo que me he acostumbrado tanto a leerlos a dos manos que no soy consciente de si alguno de los dos se impone sobre el otro. Lo que sí tengo claro es que tienen el don de exponer todo su worldbuilding, uno doloroso y cruel, sin caer en el infodump. Además, como os decía sobre el segundo volumen, no he sentido en ningún momento que me estuvieran contando nada, sino que todo lo veía en mi cabeza. Si algo tiene la prosa de esta pareja es que es visual en extremo, incluso cuando preferirías que no lo fuera.

Los personajes son complejos e intensos como un dolor de muelas y eso, junto a sus traumas personales, hace que su supervivencia en un mundo que quiere matarlos sea muy jugoso. Además, son variados, con diferentes sexualidades y géneros, y eso es algo que siempre lo hace interesante. Aún hace falta más visibilidad.

La estructura de cinco libros, cuatro de ellos con un bonito cliffhanger come uñas, podría haber afectado a la trama y hacerla o demasiado artificial o demasiado larga. Os reconozco que en algunos momentos medito sobre si El ojo de la tormenta podría haberse integrado en otros libros en lugar de dedicarle solo uno. Sin embargo, es lo suficientemente importante como para no desaparecer.

La jugada maestra de Alethé

En definitiva, creo que Alethé tuvo mucho olfato dedicando su tercera publicación a este tomo. Por un lado, el sello de los autores supone un éxito. Por otro, que no me voy a olvidar de ella, Libertad Delgado hizo un trabajo fantástico con las portadas de los cinco libros sueltos y con la del libro final, portada que en la publicación de Alethé difiere ligeramente de la primera versión. Por último, el contenido es original y duro, una entrada con alfombra roja a la literatura fantástica para adultos, un género que la pareja aún no había tocado. Y un género en el que, espero, se sientan a gusto y sigan trabajando. Winston y Décima se lo merecen. Los demás también pero entenderéis que solo haga referencia a ellos: me tienen robado el corazoncito.

Las portadas de la primera versión de Crónicas del fin nos las ha cedido Libertad Delgado para este post. ¡Gracias, Libertad! Os recomendamos encarecidamente que visitéis su Devianart.

Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.
Escritora de fantasía. Relaciones públicas. Mi mundo está lleno de gatos y valkirias. Pratchett es mi guía.

Una respuesta

  1. Daniel Pérez Castrillón 24 octubre, 2018

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Por qué leer ‘Nimbo’, de Neal Shusterman

Este otoño Nocturna nos traía la segunda parte, con una imagen...

Entrevista a Lavie Tidhar: “Mi interés más profundo está en la diferencia entre la realidad y la fantasía, y en cómo construimos narraciones alrededor de la historia”

Mi interés más profundo está en la diferencia entre la realidad...

Sin ganas

Cuento esto simplemente para dejar patente que he pasado casi tanto...

Novedades Ofertas Premios
Todos los finalistas a los Premios Amaltea

Desde el pasado viernes se conocen los finalistas a los Premios...

Premios Ignotus
Ganadores de los premios Ignotus 2018

Ganadores de los premios Ignotus otorgados por la Asociación Española de...

Si escribes, esto te interesa: III Premio Oz de Novela

Oz Editorial convoca su III concurso de novelas, para obras en...

Antología Ensayos Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
Ojos verdes, negra sombra: una mezcla brillante

Un libro de ritmo lento, pero intenso

9/10
Los bionautas no lloran

Una novela magnífica, con espacio para alienígenas, amor, secretos familiares, conspiraciones...

8.9/10
Otro tiempo: un libro redondo

Leer Otro tiempo es dejarse llevar por la autora, a través...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
El último viaje
“El último viaje”, de Mar Goizueta

Sin más, poneos las cálidas capas sobre los hombros, aseguradlas con...

“El nacimiento de un hombre de mar”, de Mar Goizueta

Hay historias que requieren ser contadas de una forma breve para...

Bienvenidos viajeros del tiempo

El profesor Stephen Hawking tiene el placer de invitarle a una...

Tres ojos de bruja: informe de disección
¿Y en verano, qué? Disecciones express
La mirada extraña: informe de disección
Diseccionadores de Novelas.
Diseccionadores de Novelas: Repaso, experiencias y datos del grupo
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...