Entrevista a Lluís Salart: «Un cálido escalofrío es un proyecto tremendamente íntimo»

Imagínate que, un día cualquiera, viene un amigo y te propone participar en un proyecto. Tú ya estás convencida porque, en fin, es tu colega y quieres ayudar, pero entonces te cuenta que en el barco también va un autor al que admiras, y con el que trabajarías codo con codo. Aceptarías sin pensártelo, ¿verdad? Pues eso me pasó a mí con Origen Cuántico al enterarme de que Lluis Salart formaba parte del equipo. 

Aunque muchos ya lo conocéis y esta presentación se os puede antojar innecesaria, voy a hacerla igualmente porque quiero enseñároslo a través de mis ojos.

LJ Salart

LJ Salart

Lluís Salart (L’Escala, 1977) es un autor catalán de ciencia ficción y fantasía. Además, es un escritor tenaz, con una voz propia fácil de distinguir, capaz de extraer la magia de los momentos más anodinos y de hacer creíble lo imposible. Os diría que detrás de su capacidad hay algún artefacto oculto, pero la razón de su arte no es más que el trabajo y un rasgo propio de su personalidad que comparte con muchos grandes escritores: la intensidad de sus emociones, que lo impregna todo y nos deja joyas como Un cálido escalofrío, su último libro, que presenta el miércoles 19 a las 19.30 en La Violeta de Gràcia.

Lluís, no te voy a esconder que me resulta un poco difícil hacer una entrevista a un amigo porque ya hemos hablado mucho y de todo. Sin embargo, creo que nunca me has contado qué es lo que para ti resulta ser un buen escritor.

 

Carla, no podemos empezar así que me vas a hacer llorar y ya sabemos todos que soy un intensito.

¿Crees que te queda mucho en tu camino para alcanzar ese ideal de escritor?

Pues diré un topicazo, pero eso no se alcanza nunca. Más en nuestro contexto donde los escritores lo somos a tiempo parcial, robando tiempo al sueño, a la familia y al trabajo que nos paga las facturas (esto último luego lo quitamos de la versión final).

Mi ideal de escritor tiene dos vertientes, la profesional y la técnica. La profesional tiene el olor de la cafetería donde escribiría durante las mañanas después de entrenar (porque seria un autor a lo Murakami): el sueño de la plena dedicación. La técnica es esa capacidad de dar forma, estructura, tono a lo que escriba, capacidad de adaptación, dominio del lenguaje y de las técnicas narrativas. Ambos son inalcanzables, pero me gusta soñar con eso. 

¿Quién es tu estrella polar? Ya sabes, esa autora o autor que te sirve de guía

Pues tengo dos y tienen acento gaditano ambos: David B. Gil y Jesús Cañadas. Por los dos siento una sincera admiración: son autores espectaculares. De Jesús admiro esa capacidad camaleónica de saber dar a cada historia que cuenta el tono que necesita. De David el alma que da a todos sus personajes. En ambos admiro su pasión, su perseverancia, su enorme capacidad de trabajo y sacrificio. Ambos luchan por ese ideal que te comentaba antes, poder ser escritores a tiempo completo, con una técnica literaria que se curran palabra a palabra y verbo a verbo.

Háblanos un poco de por qué escogiste la ciencia ficción para tu primera novela.

Es defecto de fábrica. Soy sociólogo y esto te da una mirada particular, una perspectiva crítica para intentar ponerlo en duda todo, intentando ir más allá de ideologías. Lo que en la carrera llamábamos identificar el problema sociológico tras el problema social. Esa mirada sociológica necesita un formato que te permita ir ese punto más allá que requiere la crítica de las ciencias sociales. Ese más allá, esa capacidad prospectiva o especulativa, solo te la da la ciencia ficción. Porque puedes jugar a modificar solo los aspectos de la sociedad que te rodea para poner en juego esos elementos que quieres poner en debate. Alguien, creo que en tono negativo, dijo que Proyecto Marte era una disertación sociológica; para mi es un piropo. Con la ciencia ficción busco eso: poner en duda la esencia misma de la sociedad y sus individuos.  

Un cálido escalofrío es una historia de fantasmas, aunque no sabría si catalogarla como fantasía o realismo mágico. No es que la etiqueta importe demasiado pero, ¿tenías claro qué género querías atacar con ella? ¿Que te hayas alejado de la CIFI es una decisión meditada o accidental?

Ahora me pondré intensito. No sé si todos hemos leído “La verdad del caso Harry Quebert”, si no lo habéis hecho, os lo recomiendo encarecidamente. La novela trata sobre la creación literaria, sobre el miedo al famoso síndrome del escritor, sobre lo que nos hace escritores. Lo concreta con el pánico al segundo libro, cuando el primero ha sido un éxito… mi éxito, relativo (dentro de donde ha llegado), con Proyecto Marte fue del todo inesperado. Encontrarte a gente a la que admiras por su criterio hablando bien de mí, leerte en recomendaciones… Eso es algo que escapa a lo que yo esperaba, y me pilló una crisis. Luego llegó “Un cálido escalofrío”.

“Un cálido escalofrío” nace hace muchos años. Y era un proyecto compartido, algunos de los relatos que contiene los creamos con mis compañeros Sofia Castell y Vicenç Àlvaro, en lo que era una idea de serie de televisión, que quedó en la nada (si me lee un productor: la idea era buenísima, contáctame). En ese momento el planteamiento era de terror, jugar con el miedo, pero creo que se ha ido a otro lugar, y el realismo mágico podría ser una buena etiqueta. 

 “Un cálido escalofrío” fue una vía de escape y una forma (dolorosa pero necesaria) de reconciliarme con mi pasado.

Proyecto Marte

Proyecto Marte

Y lo siguiente que vas a publicar, ¿qué es? ¿Te sientes más cómodo en un género u otro?

Pues no tengo ni idea. Mi “crisis del escritor” sigue viva. Estoy en un momento complejo de mi vida y tengo muchísimas dudas. No sé por dónde voy a seguir, así que he decido darme tiempo. Llevo meses sin escribir, a consciencia. Es duro, porque escribir me salvaba de muchos pozos. Pero es momento de empezar de cero para construir algo que vaya más allá de lo que he hecho. Y para empezar de cero hay que terminar proyectos. Así que estoy dedicando lo que queda de año para cerrar, para empezar 2019 con ese algo nuevo desconocido. He avisado que seria intensito.

Para quien no conozca Un cálido escalofrío, debe saber que se trata de un libro de relatos con un narrador que hace de hilo conductor y que le da apariencia de novela. No solo la estructura es original sino que el formato, la edición, lo es. Por favor, háblanos un poco de qué hizo que surgiera esta idea.

Como te comentaba antes. El núcleo nace del trabajo con Vicenç y Sofia. Después nacieron otros relatos, que iba dejando leer a amigos. En una fase final nació ese narrador al que te refieres. Por ello, en el libro, la maquetación diferencia los relatos, las historias que recoge el narrador, de la propia experiencia del personaje.

“Un cálido escalofrío” es un proyecto tremendamente íntimo, donde cuento demasiadas cosas personales y, a la vez, muy compartido con gente a la que quiero: tiene sus fantasmas y los míos, tiene sus correcciones, tiene las ilustraciones de Ariadna y las fotos de Gil.

Y no podía tener un formato “normal”. Primero queríamos que fuera una carpeta con hojas sueltas dentro, de formatos, texturas, medidas distintas. Pero era demasiada compleja la producción, así que optamos por ese formato cuadrado, particular.

¿Cómo ha sido trabajar con la ilustradora y el fotógrafo?

Llevaba tiempo siguiendo a Gil Garriga por Instagram, y tenía ganas de colaborar con él. Y cuando preparaba la edición de “Un cálido escalofrío” vi la oportunidad y me dio todas las facilidades.

Con Ariadna el proceso fue más largo, estábamos trabajando en otro proyecto compartido, que quedó paralizado. Y, cuando pensaba en la edición del libro, vi que este necesitaba algo más. Además de las fotos, necesitaba páginas manchadas, ilustraciones, garabatos, tinta que transmitiera ese estado emocional que quería transmitir. Así que llamé a Ariadna. Le pedí que me dejara su material, no quería obra nueva, quería fusionar mi yo (en las palabras) con los yos de Ariadna y Gil. No quería que trabajaran para mí, sino unir nuestras obras.

Con Ariadna luego jugamos a componer las páginas, a definir estilos y composiciones. Ella dirá que el trabajo es mío y que ella solo ayudó, pero no, todo lo bonito que tiene el libro en su estética es de un trabajo compartido, que me encantaría volver a repetir.

Seguimos con tu libro de relatos. En él vemos familias de todo tipo que conviven con sus propios fantasmas. Esto me hace preguntarte: ¿qué opinas de la inclusividad en la literatura?  ¿Cómo crees que debemos afrontarla?

Como autores, debemos escribir sobre lo que nos apetezca, y sobre lo que nos motive. La diversidad de mis personajes no suele ser meditada. Tanto en “Proyecto Marte” como en “Un cálido escalofrío” los personajes fueron tomando forma según lo que les apetecía ser, según quién me inspiró… 

Sí que es cierto que, en las revisiones, me pongo las gafas violetas e intento identificar sesgos que no me gustan. Por un lado, los autores debemos ser sinceros con quienes somos y en cómo pensamos, sin escribir por modas o para evitar críticas. Pero también debemos ser conscientes que nuestra obra podrá ser reflejo o referente para mucha gente, que la diversidad de personajes y los roles que les demos serán importantes para quienes nos lean.

En ese sentido, tengo una novela rodando en editoriales cuyo protagonista es un gay de 40 años promiscuo y algo drogata. Ese no es el tópico del chico gay que pueda ser cómodo para gente de la comunidad LGTBI. Pero es tan real ese personaje como otro que sea deportista y monógamo. Mi historia pedía ese personaje, y esa realidad. Y soy consciente de lo que hay detrás. Por cierto, editores… el proyecto tienen Drag Queens, divas pop, Nietszche y tragedia griega… un caramelito.

¿Estamos en el buen camino para la inclusividad?

Creo que sí. Creo que el feminismo, el activismo LGTBIQ+ y de muchas otras minorías están calando. Vemos editoriales que hacen de las causas su bandera, y eso es fantástico. Y, aun mejor, vemos a los grandes grupos empezando a responder a esas peticiones sociales. Pero estamos lejos de una situación normalizada. Más aun, la lucha no debe cesar, no debemos ser complacientes con las victorias, ya que el heteropatriarcado no se va a rendir nunca y querrá ocupar terreno perdido.

Para mi causa, el activismo LGTBIQ+, creo que tenemos una triple misión: uno, ayudar a construir un discurso que ayude a jóvenes a asumir quiénes son ante entornos que los quieren negar; dos, no olvidarnos que en muchos países ser gay lleva a la muerte, que nos siguen apaleando y matando por no sentir como ellos quieren; y tres, asumir la diversidad dentro del colectivo, la diversidad en la diversidad, aprender a respetarnos, que mucha veces no ocurre.

Y ahora, un poco sobre tu experiencia de autopublicado: ¿repetirás? ¿Lo prefieres a trabajar con editorial?

Estudié edición, he colaborado con editoriales y he desarrollado proyectos personales. Así que editarme para mí no era, técnicamente, algo complejo. Pero reconozco que no era consciente de todo el trabajo que implica. Tras escribir, y un largo proceso de betalectores y correcciones, empieza la procesión de la edición del libro (corrección profesional, maquetación, portadista…), luego todo el trabajo de promoción y distribución. Hacer todo eso cuando además tienes un trabajo y familia, te roba tiempo el tiempo. Te lleva a que dejes de ser escritor un tiempo para ser editor.

Autopublicarse es agotador, en especial cuando quieres hacerlo bien. A mi modo de ver, autopublicar no es publicar lo que sea del modo que sea, sino hacerlo con rigor máximo. Tras dos libros autopublicados, creo que necesito tomar un poco de distancia y enfocarme en escribir y crear. Y hacer un esfuerzo mayor para acercarme a las editoriales.

Cartel de la presentación de Un cálido escalofrío

Desde que fuiste al Celsius y respiraste el aire de un fandom tranquilo y amigable, te prometiste ver la vida literaria de forma más inocente y sin incursiones en debates y peleas estériles. Háblanos un poco de ello, por favor. 

Este próximo verano tú vas a saber de lo que hablo. El Celsius es ese lugar precioso donde todo friki se siente en casa. Yo soy tremendamente tímido, a veces de forma enfermiza, y allí me liberé mucho. Poder sentarse en una terraza con gente que no pasa de saludada, casi “que te suena de vista”. Hay tal buen rollo, hay tanta gente bonita a la que solo puedes ver en vivo allí. Hay tanto de lo que hablar, tanto en lo que ayudarnos. 

Hay amigos, gente del fandom a la que quiero mucho, que me decían hace tiempo que no valía la pena discutir en nada en redes. Y tienen razón, toda la razón. Y no es una actitud cobarde en la vida, al contrario, es una actitud que te lleva a la felicidad, a compartir, a amar. 

En redes sigo opinando, sigo luchando por mis causas, pero no entro en debates estériles. Creo que fue Consuelo, no hace mucho, que me recordaba que en redes la gente no va a debatir, sino a pontificar sus opiniones. Yo los debates los tengo en vivo y con quien creo que puedo aprender. El resto no vale la pena. 

Déjame ir un poco más para allá. Una amiga con una larga trayectoria de lucha feminista se lamentaba hace poco, en una charla privada, que nos peleamos demasiado con los cercanos, mientras el verdadero enemigo sigue campando a sus anchas. Mi lucha seguirá contra quien considero que es mi enemigo, quien quiere destruir lo que soy. Y contra eso no se lucha en debates estériles en redes.

Uno de los puntos clave del método científico es aquel que te exige poner en duda incluso lo que tú crees: debatir tus propias hipótesis, obligarte a demostrarlas. Porque poner en duda nuestra sociedad, nuestro entorno, pasa por tenerte a ti mismo siempre en duda. Cuando discutimos nos olvidamos de eso, y eso es lo más importante.

Y, al final, es tan fácil con quién te quieres relacionar en redes. Hay gente maravillosa que cuenta cosas bonitas, muy interesantes, y que nunca entra en debates absurdos. He decidido estar cerca de estas personas, y alejarme de las que a todo le sacan el conflicto. (Vaya rollo he metido.)

Por último: ¿con qué nos vas a sorprender este 2019?

Cruzo mucho los dedos, espero poder anunciar algo para el 2019 con nombre de editorial. Voy a seguir escribiendo, no sé qué, pero quiero que mi tercer libro tenga una alma LJ que a los lectores les guste encontrar.

También me tomaré las cosas con más calma. Ya anuncié que dejo las entrevistas en Origen Cuántico. No me voy del proyecto, pero llegaré con otros contenidos, más pausados. Seguiré con colaboraciones en medios y publicaciones que me quieran. No tengo ni idea de que haré este 2019, pero espero que sean cosas buenas.

Comparte la entrada:


Artículos Relacionados

The following two tabs change content below.
Avatar
Escritora de fantasía. Relaciones públicas. Mi mundo está lleno de gatos y valkirias. Pratchett es mi guía.
Avatar

Latest posts by Carla Campos (see all)

Deja una respuesta

Responsable Datos: Arkaitz Arteaga Elorriaga
Finalidad: enviarte un correo electrónico con información
Legitimación: tu consentimiento
Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Alojared (proveedor de hosting de origencuantico.com con sede en Madrid) Ver política de Privacidad y en los servidores de Mailchimp en el caso de que te suscribas a la lista de correo (fuera de la UE). Ver política de privacidad de Mailchimp.
Derechos: podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en viando una petición a través del Formulario de contacto de la web
Información adicional: Aviso legal y política de privacidad

Ciencia Ficción

Biopunk CiberPunk Ciencia Ficción Hard Distopía Narrativa Juvenil Poesía Space Opera SteamPunk Ucronía Weird

Narrativa Fantástica

Espada y brujería Fantasía Cotidiana Fantasía Épica Fantasía Histórica Fantasía Oscura GrimDark Narrativa juvenil Realismo Mágico Sword & Planet Weird

Terror

Gótico Horror Narrativa Juvenil Terror Fantástico Terror Realista Thriller Weird

Y más allá del Género

Narrativa Narrativa Histórica Novela Negra
Entrevistas Iniciativas Opinión Recomendaciones
Los tres estigmas de Palmer Eldritch
Philip K. Dick: La Locura del demiurgo o la perturbadora paradoja del creador creado

No me presupongáis cordura ni objetividad tampoco a mí, para eso...

Cartel Luminaria
Sobre Luminaria, el I Encuentro de Narrativa Fantástica de Zaragoza

Pedro Moscatel nos habla sobre el I Festival Luminaria de Zaragoza...

Literatura de género en España
El mejor momento de la literatura de género en España

Puede que estemos viviendo una edad dorada de la literatura de...

Novedades Ofertas Premios
Edolón Zero
Edolón Zero, de Sam G.C., necesita tu ayuda en Verkami

Impresiones Privadas lanza una campaña de Verkami para publicar Edolón Zero,...

Historias del bucle
Roca publica Historias del bucle, de Simon Stalenhag

Historias del bucle, de Simon Stålenhag, una de las 10 mejores...

Agujeros de sol
Dilatando Mentes publicará Agujeros de sol, de Nieves Mories, en 2020

Agujeros de sol es la nueva novela de Nieves Mories y...

Antología Cómic Ensayos Narrativa Ilustrada Novelas Novelas Cortas Relatos Relatos Cortos
Historias del bucle
Roca publica Historias del bucle, de Simon Stalenhag

Historias del bucle, de Simon Stålenhag, una de las 10 mejores...

Agujeros de sol
Dilatando Mentes publicará Agujeros de sol, de Nieves Mories, en 2020

Agujeros de sol es la nueva novela de Nieves Mories y...

Asuntos de muertos
10/10
Terror, Asuntos de muertos y 19 hercios reflejados en capas conductoras

El terror, el miedo, ese instinto tan necesario para la supervivencia...

Ciencia Ficción Narrativa Fantástica Terror Weird
"El silencio de las sirenas” de Eduardo Basualdo
Aliena Terra: Lo que rezuma

"Lo que rezuma" abre una serie de 12 relatos que se...

Un astro en la frente
Un astro en la frente

Un astro en la frente es un relato de José Manuel...

El átomo pacífico

Un relato de Carla Campos sobre Chernobyl

Informe de disección de ¿Hogar? de Conchi Regueiro
Un cálido escalofrío.
Un cálido escalofrío: informe de disección
Sobre aprender a leer y acabar descubriendo el amor
Informe de disección: Éxodo (o como salvar a la reina) de David Luna
Política de Seguridad
Política de privacidad
Origen
Ideario Origen Cuántico
Equipo Cuántico
Política de Cookies
Política de cookies
Editoriales y escritores/as
Editoriales y autores/as

Sois varias las editoriales y autores que os habéis interesado para...

Contacto
Contacto

Si quieres ponerte en contacto con Origen, rellena el formulario.  ...