La Metamorfosis.

La metamorfosis

La metamorfosis

 

DATOS DEL LIBRO

  • Autor: FRANZ KAFKA
  • Año: 1912
  • Edición: ALIANZA EDITORIAL, 2011
  • Nº de páginas: 128 páginas.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Traducción: ANTONIO HERNÁNDEZ GARCÍA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788420651361
  • Fecha de lectura: Octubre de 2016

 

Aclaración:

Esto no es una reseña ni una crítica. No soy crítico literario ni experto en literatura. No voy a escribir sobre el libro, voy a escribir sobre las sensaciones que me produce. Esto no es más que una valoración que me ayuda en mi Camino a recorrer desde la falta de criterioutilizando para ello el Sistema de Valoraciones Origen.

¿Por qué este libro?

Lo leí en su día, pero sin muchas ganas y simplemente por curiosidad, por ver qué era ese libro del que tantas veces había oído hablar, “La metamorfosis de Kafka”. Parece que el autor va unido al título cuando se menciona la novela.

Ahora que soy un lector compulsivo, tengo que elegir bien lo que leo, pero eran las 2 de la mañana (me cuesta dormir, sí), no tenía ninguna novela en mente y esta parecía corta. Me la ventilo y me duermo. ¡Ja!

Lo que hace la ignorancia…

Opinión personal sobre el contenido

Pues qué os voy a contar que no sepáis, es una de las obras más conocidas de la historia de la literatura. Lo sorprendente es que si te la llevas al terreno de la literalidad, no es más que la historia de un señor muy respetable que se convierte en un bicho, contado desde su punto de vista.

Por eso, el otro día se me ocurrió una frase que refleja la sensación que me ha dejado leer a Kafka (en la edición venían otros 2 relatos cortos además de La Metamorfosis):

Kafka se lee en una hora, te deja sin moverte, en el sitio, dos horas y te hace reflexionar diez.

Así es como me he sentido cuando he terminado el libro. Con una sensación de desasosiego, como de no ser lo suficientemente inteligente como para poder interpretar lo que el autor intenta decir. Una sensación de humildad máxima. Esto te supera amigo…

Así que conociendo de antemano las variopintas interpretaciones que hacen los grandes expertos, que si los insectos antes eran los miembros de la familia hasta que Gregorio pasa a serlo de verdad, interpretaciones Marxistas, interpretaciones de vidas deshumanizadas que hacen que al final dejes de ser humano “de verdad”, etc., yo tengo la mía propia.

Probablemente por lo cerca que tengo a personas mayores y enfermas, cada vez me fijo más en los ancianos que veo por la calle. Hay de todo, como en botica, desde el abuelo rodeado de hijos y nietos que ríe feliz, hasta el pobre hombre sentado en su silla de ruedas con la mirada perdida y empujado por un acompañante que no para de toquetear el móvil.

En esa mirada perdida veo yo a Gregorio, en esa mirada veo yo lo que pudo ser esa persona. Una persona brillante, tal vez un profesor de universidad o un deportista famoso, tal vez una persona que vivió mil aventuras y dos mil romances, tal vez simplemente una persona que fue medianamente feliz, que no es poco.

Puede que de él dependieran sus hijos, sus trabajadores, su alumnos, incluso puede que todo esto no sean más que conjeturas y viviera solo y amargado toda su vida. Da igual, siempre fue un ser humano, a lo mejor hasta un individuo y con un poco de suerte una persona (le robo el concepto al señor Bucay). ¿Y qué es ahora? Un insecto, pero no un insecto cualquiera, ahora no es más que un parásito para nuestra sociedad.

Cada vez escucho a más gente decir que si seguimos viviendo tantos años, no va a dar para todos. Que si las pensiones, que si la sanidad, que si la abuela fuma. Pues chico, lo tienes fácil, en cuanto pases de los 65, te tiras de un puente y te llevas contigo a todos tus colegas de discurso.

En fin, que la novela me ha hecho pensar y mucho. Quién iba a decir que Kafka estuviera más vivo que nunca, al menos en mis reflexiones. Además, no puedo dejar de sentirme, aunque solo sea un poco, identificado con el protagonista. Porque para bicho raro, yo mismo.

Opinión personal sobre la manera en la que está escrito

Pues la verdad es que aunque parezca que la frase “voy leer a Kafka” debe de ser de las situaciones más complicadas que uno puede encontrarse en la vida, la realidad es otra. Los textos se leen con una agilidad increíble y el ritmo y estilo de su escritura hacen de esta novela, un relato que uno puede leerse de principio a fin en una sentada.

Otra cosa es ya entrar en interpretaciones, sensaciones que te hace vivir y ese continuo sentimiento de frustración, que por lo menos a mí, me transmite. Genial, eso me ha parecido, simplemente genial. Uno de los más claros Imprescindibles que he leído.

Conclusión

Una obra maestra de un maestro. Un maestro de las letras, pero sobre todo un maestro de las sensaciones, de las metáforas, de hacer pensar al lector.

Además, como los más grandes han intentado interpretar a Kafka y no se han puesto de acuerdo, nos deja la puerta abierta a que nuestra interpretación personal sea la correcta. Si es que realmente pretendía que hubiera un interpretación correcta.

Artículos Relacionados

Comparte el OrigenShare on Facebook179Share on Google+0Tweet about this on Twitter14Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page
The following two tabs change content below.

Origen

Administrador
Informático, friki, padre y lector compulsivo. Espero que mi camino os ayude a realizar el vuestro.

Publicaciones de Origen (Ver Todas)

Deja un comentario